Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
¿Son realmente representativos los índices de referencia?

¿Son realmente representativos los índices de referencia?

Uno de los principales caballos de batalla en el mundo de la inversión es batir al índice. Pero ¿tienes claro qué es en realidad un índice y qué utilidad tiene para ti? Un índice de referencia es un indicador estadístico que permite medir la evolución de un mercado en su conjunto. De este modo, si hablamos de un mercado bursátil, un índice incluiría a grandes rasgos una selección de las principales compañías que cotizan en él.

Esto permite tener una idea general de la evolución del mercado sin tener que analizar todas y cada una de las compañías que lo componen.

En el caso de la bolsa española, el índice de referencia más conocido es el Ibex 35. En Europa destaca el EuroStoxx 50 y en la bolsa estadounidense, el S&P 500.

Más allá de la bolsa, hay índices que representan la evolución de otros tipos de activos, desde la deuda pública, hasta la renta fija privada o las materias primas.

Cómo se construyen los índices de referencia

Las empresas que crean los índices, como FTSE, EuroStoxx o BME, suelen diseñarlos teniendo en cuenta el tamaño de la compañía en términos de capitalización bursátil y la liquidez, es decir, el volumen de negociación que se ha producido en ese valor. De este modo, quedarían fuera las compañías más pequeñas y que generan menos interés entre los inversores.

No todos los índices se construyen igual. Por ejemplo, algunos establecen que todos los valores que lo integran tengan el mismo peso. Otros determinan una ponderación diferente para cada valor, en función de su tamaño, liquidez y free float, que es el porcentaje de la empresa que cotiza libremente en Bolsa (no se encuentra en manos de accionistas de control).

A menudo, estos criterios son públicos, por lo que los analistas pueden realizar cábalas bastante aproximadas sobre qué valores pueden llegar a abandonar un índice, porque han perdido tamaño o porque se negocian menos, y cuáles son candidatos a entrar.

Para ganar exposición a un mercado sólo habría que replicar la composición del índice de referencia. Esta estrategia se denomina gestión pasiva y es la que siguen fondos indexados y ETF.

En contraposición, la gestión activa busca batir al índice, hacerlo mejor. Esto requiere seleccionar las compañías que tengan mejores perspectivas de revalorización, independientemente de que formen o no parte de él. Es un reto complicado, que muchos productos no consiguen superar, aunque la estrategia cuenta con sus propias ventajas.

Representación del mercado

¿Son realmente representativos los índices del mercado bursátil al que están vinculados? ¿Y de la economía en su conjunto? No necesariamente.

Los índices están integrados por las compañías más grandes y más líquidas (en las que se producen más transacciones, más operaciones de compraventa). Por tanto, estas empresas marcarán claramente el sesgo sectorial del índice, que puede corresponderse o no con el del conjunto de compañías que cotiza en ese mercado.

Por otro lado, las empresas que cotizan en bolsa no siempre guardan la misma distribución sectorial que la que caracteriza a la economía de un país. Puede haber sectores que en la economía real estén representados por pymes que no se pueden permitir dar el salto al parqué. O por compañías de gran tamaño que se encuentran en manos privadas (o públicas) y a las que no interesa por el momento buscar financiación en los mercados.

Un ejemplo de ellos es el Ibex 35. El sector financiero tiene un elevado protagonismo en el Ibex (supone casi un tercio de la capitalización bursátil), mucho más elevado que en el conjunto de la economía española.

Otra cuestión que cabe plantearse es por qué los índices son tan difíciles de batir. Aquí hay que tener en cuenta que cada vez hay más productos financieros que buscan imitar el comportamiento del índice. Y para hacerlo deben comprar las compañías que lo integran, lo que implica que estos valores cuentan con un respaldo bursátil cada vez mayor.

En la otra cara de la moneda, las compañías que salen del índice sufren un serio revés. También aquellas que el mercado descontaba que iban a entrar y finalmente no lo hacen.

¡Sé el primero en comentar!
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar