A qué edad empezar a invertir. Cómo invertir según tu edad

Cada etapa de la vida es distinta y esto también se aplica a las finanzas personales. No tendrás los mismos objetivos, ingresos, ahorros y objetivos a los 20 años que a los 50 años. En este artículo vamos a intentar dar nuestros consejos y puntos de vista sobre cómo invertir en función de la edad, perfil de riesgo y así ayudarte a tomar una decisión final sobre cómo sacar partido a tus ahorros.

Invertir desde los 0 años hasta los 18 años

Cómo señala Warren Buffet: “El mejor momento para invertir es cuando naces, y el segundo mejor es hoy”. Obviamente no depende de uno mismo invertir cuando es un recién nacido o un niño, pero si depende de ti poder invertir por tu hijos, sobrinos, ahijados o nietos. Como ese dinero puede estar generando rentabilidad durante 20 años, tiempo suficiente para que la magia del interés compuesto actúe, el porcentaje dedicado a renta variable puede ser del 100%. Es más importante seleccionar un buen fondo de inversión con comisiones bajas y competitivas: la llamada inversión pasiva puede ser perfecta junto con una parte en gestión activa. 

Invertir desde los 18 años a los 25 años

Todavía eres joven y con mucho tiempo por delante. Además tienes la opción de poder compaginar el trabajar mientras finalizas los estudios. Tus gastos, probablemente, estén prácticamente cubiertos por tus padres y el porcentaje de lo que ganas y no inviertes lo destinarás al ocio. 

Ese dinero que vas acumulando, y si has tenido la suerte de que empezarán por ti en la niñez, lo puedes destinar a un master que te acerque a un puesto bien remunerado, a montar un negocio o a pagar la entrada de tu futura casa. El porcentaje destinado a renta variable puede seguir siendo del 100% salvo que preveas que en unos años vas a necesitar una parte o el total del dinero y puedes ir pasándolo a liquidez y renta fija. Es importante sentirse cómodo con la inversión pero no excederse en ser conservador y no sacar partido a tus ahorros.


Invertir desde los 26 años hasta los 40 años

Es muy probable que en esta etapa los estudios estén finalizados y tengas tu primer contrato. Es una etapa en la que se juntará el empezar a tener un buen sueldo y no uno con el que compaginar tus estudios pero también llegará la época de independizarse y empezar a pagar facturas. Por no hablar de formar una familia y tener hijos. Aunque estés en esta franja de edad y tengas futuros gastos considerables (tu primer coche, la compra de vivienda, los hijos), no es tarde para invertir. De hecho, te puede ayudar a acortar los años que necesitas para alcanzar tu objetivo que si te limitas a ahorrar solo con tu sueldo. 

Sigues siendo joven y la jubilación todavía suena lejana, por lo que el porcentaje de inversión en renta variable puede seguir siendo alta, con una horquilla entre el 70% y el 80% en renta variable y el resto en renta fija.

Invertir desde los 41 hasta los 65 años

A partir de los 40 años hay que empezar a tomarse muy en serio el objetivo de ahorrar para la jubilación. Aunque parezca que queda toda una vida todavía hasta el retiro. De joven podías tener un perfil más enfocado en renta variable pero es el momento de ser cauteloso con tu patrimonio, lleves décadas invirtiendo o te estés acercando por primera vez a la inversión. Por ello, el porcentaje de la cartera en renta variable hay que ir reduciéndolo poco a poco desde la horquilla del 70%-80% hasta el 40%-50% a medida que te acerques a los 65 años. Si has logrado acumular mucho patrimonio, puedes diversificar y no solo estar expuesto a la bolsa sino también a otros activos como el inmobiliario.


Invertir a partir de los 65 años

Es el momento de disfrutar de tu jubilación y, si lo deseas, seguir haciendo crecer tu patrimonio para futuras generaciones o es el momento de sacar parte de las inversiones para complementar tu jubilación y mantener tu poder adquisitivo. Si tu caso es el segundo, hay que reducir el perfil de riego y mantener un 20-30% en renta variable. Pero recuerda que esa bajada de riesgo es siempre que vayas a ir sacando dinero, o lo necesitas a corto plazo.

Todas las horquillas dadas son sólo recomendaciones. Es más importante sentirte cómodo con el porcentaje de ahorros y la forma de invertirlos que seguir al pie de la letra lo que leas en la prensa, te comento un amigo o te digan en el banco.

¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar