4

 

El comportamiento y la psicología de los mercados financieros han sido interpretados y teorizados de diversas maneras a lo largo de la historia. Una larga lista de autores y profesionales del sector defienden la falta de racionalidad. Entre los autores que consideran el movimiento de los mercados como algo totalmente aleatorio, está el doctor Burton Gordon Malkiel. El profesor de la universidad de Princeton publicó en 1973 ”Un paseo aleatorio por Wall Street“, en el que defendía que un mono con los ojos vendados tendría más éxito en sus inversiones que los expertos de Wall Street. ¿Un puñal a los asesores financieros, o una verdadera teoría sobre la aleatoriedad de los mercados? La única forma de comprobarlo era poniendo en práctica la teoría.

Malkiel comparó a los profesionales de la inversión con un mono ciego

La metáfora de esta selección fortuita consistía en imaginar un mono con los ojos vendados lanzando dardos a la página con la lista de acciones de The Wall Street Journal. Luego se compararían los rendimientos de las carteras de ambos contendientes, profesionales y mono. Como se consideró que un mono lanzando dardos con los ojos vendados era bastante peligroso, el experimento lo llevaron a cabo empleados del periódico.

Cuando se comparó el comportamiento anual de la cartera de valores elegida tirando dardos con la cartera profesional (fondos de inversión referenciados al mercado estadounidense) la cartera “del mono” había superado al 85% de los fondos, además de haber superado al comportamiento de los principales índices estadounidenses.

El diario quería seguir con el experimento, así que durante casi 15 años su staff se batió con los ojos vendados contra los mercados y los expertos. Tras este largo performance, los resultados eran favorables a los “pros” (61% – 39% en porcentaje de victorias). En cualquier caso, haber sido vencidos en 4 de cada 10 inversiones por un grupo de “ciegos” tirando dardos sin duda tuvo que herir el orgullo de los expertos.

Pero lo peor para los analistas de Wall Street no era esto; En 15 años apenas habían batido al Dow Jones Industrial Average por un punto (51%-49%). El Journal destacaba que simplemente con un seguimiento pasivo del Dow Jones se habría podido batir a los expertos en el 49% de las ocasiones.

On October 7, 1998 the Journal presented the results of the 100th dartboard contest. So who won the most contests and by how much? The pros won 61 of the 100 contests versus the darts. That’s better than the 50% that would be expected in an efficient market. On the other hand, the pros losing 39% of the time to a bunch of darts certainly could be viewed as somewhat of an embarrassment for the pros. Additionally, the performance of the pros versus the Dow Jones Industrial Average was less impressive. The pros barely edged the DJIA by a margin of 51 to 49 contests. In other words, simply investing passively in the Dow, an investor would have beaten the picks of the pros in roughly half the contests (that is, without even considering transactions costs or taxes for taxable investors).

The pro’s picks look more impressive when the actual returns of their stocks are compared with the dartboard and DJIA returns. The pros average gain was 10.8% versus 4.5% for the darts and 6.8% for the DJIA.

 

En 2002 se volvieron a publicar datos sobre este controvertido experimento. En esta ocasión los pros superaban en 5.6 puntos al “mono”. Aún así, se criticó que la elección de los gurús era publicitada en las páginas del periódico y por tanto podía influir en los movimientos del mercado.

El profesor Malkiel, fiel defensor de su teoría, calculó las ganancias con el precio del día anterior de la publicación de esta elección que hacían los profesionales, y demostró unempate técnico entre “el mono” y los expertos.

Dos décadas después, los expertos no han podido batir con contundencia a una elección totalmente aleatoria de las carteras. Con los hechos sobre la mesa, la pregunta a lanzar es evidente. ¿Son los mercados un juego de azar? ¿Cuál es el valor del análisis, del plano técnico, fundamental, de la realidad social y empresarial? La especulación fue puesta en tela de juicio hace casi treinta años por Malkiel. No son pocos los que siguen estas teorías, ni los detractores, como el célebre Warren Buffet, uno de los inversores con mayores rendimientos de la historia.

Cada uno tendrá su teoría. Hasta que se demuestre lo contrario, todas tienen algo de cierto.

Cortal Consors

  1. en respuesta a BNP Paribas PI
    #4
    21/07/11 19:09

    No, si a largo plazo, pagar, lo pagarán. Yo no he dicho lo contrario. Lo que ocurre es que se despide al gestor, se pone a otro en su lugar, y a empezar de nuevo sin que al final, y en lo que se refiere a la honradez del gestor, nada haya cambiado. La gestión de patrimonios es una actividad muy lucrativa, pero con una altísima mortalidad, y hay poderosas fuerzas que se oponen a la conversión de los gestores a la honradez. Yo no creo que la calidad humana media de los gestores haya mejorado lo más mínimo a lo largo de los últimos años de evolución.

  2. en respuesta a Kunks
    #3
    21/07/11 10:12

    Es cuantiosa la corriente de inversores que opina lo mismo que tú, Kunks.
    Por suerte, normalmente los agentes que anteponen la búsqueda de su máximo beneficio personal - o el de sus socios - a la calidad del asesoramiento y el profit de sus clientes, lo acaban pagando a medio/largo plazo con un deterioro difícilmente reparable.

  3. #2
    20/07/11 18:33

    La verdad, a mi me parece esencialmente imposible que una elección aleatoria de acciones pueda superar una elección hecha por un insider. Para mi el problema, más que con la "ciencia" y la naturaleza aleatoria de los mercados, tiene que ver con la honradez de los agentes implicados. Lo que hay es mucho engaño y mucha mentira interesada, y los gestores no dudan en sacrificar unas décimas la rentabilidad del fondo en aras a llevarse una comisioncilla o a favorecer los resultados de algún cliente importante o algún socio de la sociedad gestora.

    Seguro que los resultados de las operaciones de los bancos con fondos propios superan ampliamente el rendimiento de las operaciones de los gestores de sus fondos de inversión y, por supuesto, del mono.

  4. #1
    19/07/11 18:14

    Una bonita variante (en realidad, "de moda" en aquel momento por los "descubrimientos" de Mandelbrot et alt.) de la MPT de Markowitz, no más.

    Y eso sí: una cierta apología (con perdón) de los fondos indexados ;)

    Buen artículo, e indirectamente una interesante reseña del clásico, para quien no lo conozca, editado en español por Alianza.

    S2

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar