De las historias de un inversor demasiado madrugador...

4

Dice el refrán que "A quien madruga Dios le ayuda" y esto debería cumplirse incluso más los viernes, ya que llegamos agotados de la dura semana. Sin embargo, nunca deberemos aplicar este refrán cuando operemos en el mercado de Warrants y Turbos.

Esta mañana un inversor nos ha llamado porque había enviado una orden de venta de un Warrant de Telefónica a 0.51 Euros a primera hora de la mañana a través de nuestra plataforma de trading. La orden parecía haberse ejecutado con normalidad y, sin embargo, consultando en la página del emisor veía que ese Warrant se pagaba a 0.57 Euros... "¿Qué ha pasado?" nos preguntaba...  

Una de las ventajas de los Warrants y Turbos la encontramos en su regulación (CNMV) y cotización en un mercado oficial (la Bolsa), es decir, no firmamos ningún acuerdo con el emisor de los mismos sino que nos basta con acceder al mercado a través de nuestra cuenta en Cortal Consors, mercado cuyas reglas están establecidas y son comunes para cualquier inversor o emisor que allí se encuentren. Como en acciones, estas reglas indican que las órdenes se colocan en Bolsa con un sistema de preferencias por precio (los mejores precios serán los primeros) y, a igualdad de precios, por orden de llegada.  

Así, este inversor tan madrugador, fue el primero en introducir su órden en el citado Warrant por lo que, cuando el emisor entró comprando a 0.57 euros, la operación se cruzó al mejor precio que ya estaba en el mercado. De haber llegado el inversor después, se hubiera cruzado a 0.57 Euros pero al llegar antes, su orden fue la que marcó el precio de cruce.

Moraleja: en el mercado de Warrants y Turbos merece la pena esperar a ver el precio del emisor en mercado antes de lanzar nuestra orden.  

Recuerde que en Cortal Consors tenemos una tarifa especial para los Warrants y Turbos de BNP Paribas que nos permite operar por 3,75 Euros sea cual sea el importe de nuestra orden.

Tomás V García-Purriños García
Asesor Financiero

  1. en respuesta a Joseant
    -
    #4
    25/02/10 17:59

    Reiteramos que no se perjudica ni beneficia a nadie, el funcionamiento de las "órdenes limitadas" establecido en las normas de Bolsa es el mismo para todo el mundo.

    Si después de que el inversor A hubiese introducido en mercado una orden de venta a 0.51 EUR otro inversor B hubiese introducido una orden de compra a 0.51 EUR, la operación se hubiese ejecutado a 0.51 EUR. Es más, si el inversor B entrase comprando a 0.60 EUR, la operación se ejecutaría también a 0.51 EUR.

    Si el inversor A introduce una orden de venta a 0.51 EUR pero ya hay otra orden en mercado de compra a 0.56 EUR, entonces la operación se ejecutaría a 0.56 EUR, ya que ya había una orden previa marcando precio (es irrelevante de quien sean las órdenes, inversor o emisor).

    En Bolsa imperan criterios de mejor precio y anterioridad en el tiempo. Exactamente igual que para el caso de las acciones.
    A continuación se adjunta un resumen explicativo del funcionamiento y prioridades de las órdenes al llegar a mercado tomado de la web oficial de la Bolsa y válido para cualquier instrumento de renta variable que allí cotice:

    MERCADO ABIERTO. REGLAS BASICAS DE NEGOCIACION.
    En mercado abierto, rigen varios criterios básicos que se resumen en los siguientes puntos:
    - Prioridad precio-tiempo de las órdenes:
    las órdenes se situan en el libro atendiendo a esta prioridad que consiste en que las órdenes que tienen mejor precio (más alto en compras y más bajo en ventas) se situan en primer lugar. A igualdad de precio, las órdenes que se situan en primer lugar (y, por tanto, tienen prioridad), son aquellas que se han introducido primero (más antiguas).
    - Mejor precio del lado contrario:
    las órdenes entrantes en el sistema se ejecutan al mejor precio del lado contrario, esto es, si es una orden de compra susceptible de ser negociada, se negociará al precio de las primeras órdenes que estén situadas en el lado de las ventas del libro de órdenes. Igualmente, si una orden de venta se introduce en el sistema y es susceptible de ser negociada en ese momento, se realizara la operación al precio de las primeras órdenes que estén situadas en el lado de las compras del libro.

  2. en respuesta a BNP Paribas PI
    -
    #3
    25/02/10 14:42

    En este caso, si hubiese una orden de compra, puesta inmediatamente después, de otro inversor a 0,51, ¿se llegaría a cruzar?
    Las normas pueden estar así escritas, pero perjudican al inversos contra el emisor, es más justo el cruce de órdenes que se da en acciones y futuros.

  3. en respuesta a Joseant
    -
    #2
    25/02/10 11:51

    Las normas de Bolsa son compartidas para todos los instrumentos (como usted menciona, para los ETF, dado que cotizan en Bolsa, también).
    Lo más fácil es preguntarnos cómo solucionar este caso... ¿cómo podemos hacer que se ejecuten las órdenes?, ¿hacemos que el precio del emisor prevalezca sobre el de los inversores?, ¿entonces cómo nos sentará que queriendo vender o comprar a un precio más ventajoso para nosotros nunca se cruce nuestra orden porque primero se cruce siempre la del emisor?, ¿hacemos que el mercado no sea ciego para que pueda identificar qué orden es del emisor y qué orden es de un cliente?, ¿cúanto tiempo se perdería en hacer esa comprobación (ojo que en Bolsa se habla de nanosegundos...)??. .. La Bolsa (el mercado) ha solucionado todo esto por nosotros: órdenes limitadas y criterios de mejor precio y preferencia de órdenes según su entrada en el sistema son las normas comunes fijadas para todos y para todos los instrumentos que allí coticen, para que todos los inversores las cumplan, sepan a qué atenerse, y estén protegidos, favoreciendo precisamente la transparencia de mercado.

    Las únicas órdenes que admite la Bolsa en este segmento son las "órdenes limitadas", es decir, aquellas en las que el inversor que introduce la orden en el sistema especifica claramente precio y cantidad.

    Expliquemos su funcionamiento con este ejemplo.
    En este caso concreto, si lanzamos una orden de venta a 0.51 estamos lanzando una orden que se va ejecutar a un precio "mayor o igual" a 0.51 siempre y cuando encuentre contrapartida en mercado.
    Si no existiese en ese momento en mercado ninguna orden de compra a un precio mayor o igual a 0.51 EUR, entonces nuestra orden de venta a 0.51 se quedará posicionada en el mercado a la espera de que alguien (quienquiera que sea) quiera comprar a nuestro precio marcado, es decir, 0.51. Por lo tanto, nuestra orden será la que marque el precio dado que ha sido la primera en entrar en el sistema a ese precio.

    Si alguien, cualquiera (no tiene por qué ser el emisor, recordemos que el mercado es ciego) introduce una orden limitada de compra a 0.60, por la propia definición que la Bolsa hace de la orden limitada, dicha orden de compra a 0.60 entrará en mercado comprando a un precio "igual o menor" a 0.60. En este caso, atacaría a nuestra orden de venta a 0.51 que ya está posicionada en mercado marcando precio y esperando ser atacada (es decir, estamos diciendo que queremos vender a 0.51!!, si no fuese así, no habríamos puesto esa orden en mercado!!).
    Nosotros, que queríamos vender a 0.51 diremos, ¿y por qué no a 0.60?. El comprador dirá ¿y por qué no a 0.51 (como marca la propia definición de "orden limitada")?... ¿Cómo se soluciona esto? Con la regla de preferencia de introducción de órdenes: el primero que muestra precio, marca precio. Y el que ha lanzado una orden pidiendo vender a 0.51 Euros nunca debería quejarse por conseguir lo que estaba pidiendo.

    Si enviamos un precio concreto es porque estamos seguros de lo que hacemos. Si no estamos seguros acerca del precio adecuado para nuestra venta, lo mejor será esperar a que otros inversores marquen precio (el emisor o cualquier otro inversor particular), y después decidir si ese precio nos parece atractivo y atacarlo. Porque lo que lancemos a Bolsa va a Misa.

  4. #1
    22/02/10 16:57

    Lo más justo es que el emisor cruzase la operación a 0,57, el precio fijado para ese warrants en la apertura. Esto mismo sucede con algunos ETFs, y no favorece a la reputación ni a la transparencia de los emisores y creadores de mercado. Habrán ganado 6 céntimos, pero pueden haber perdido un cliente.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar