Carta Anual 2015 accionistas True Value F.I.

2
 
True Value ha cerrado el año 2015 con una rentabilidad del 12,19%, cumpliendo por segundo año consecutivo, con nuestro objetivo de rendimientos de doble dígito asumiendo bajos riesgos.
True Value ha crecido en tamaño y en popularidad durante este 2015. A principios de año contábamos con 100 partícipes en el fondo, a final de año ya somos más de 900. El patrimonio gestionado ha pasado de 4,2 millones de euros a 11 millones de euros. 
 
Aprovechamos esta carta, para agradecer la confianza depositada en el fondo, y para dar la bienvenida a los nuevos partícipes. Inversores particulares que apoyan proyectos nuevos y frescos, como el de True Value hacen grande a la industria de fondos.
 
 
El fondo ha superado ampliamente el rendimiento de sus principales índices de referencia como son el Russell 2000, MSCI North América o el S&P 500. Estos índices han retornado entre un 0% y (-5%) en 2015. Como ya habíamos comentado en anteriores ocasiones esta diferencia de rendimiento con los índices se debe a nuestro énfasis en invertir en empresas de calidad, bien dirigidas, con sólidos balances y con una capacidad de generar beneficios en los entornos más difíciles. Durante el 2015, índices como el Dow jones o el Eurostoxx 50 han sufrido correcciones de entre el 15% y el 20%, mientras que el fondo solo ha
sufrido una corrección del 6,8%, estando invertido al 80% de media.

 

¿Y si la seguridad estuviera en el riesgo?

 
El ciudadano de a pie piensa que su dinero está más seguro en su banco o en la renta fija, pero nada más lejos de la realidad. Existe algo que se llama inflación. La subida de precios es el asesino silencioso de cualquier capital, de hecho el verdadero riesgo es no invertir. Otro riesgo es la posibilidad de quiebra del bancos / gobiernos, esto parecía impensable hace 8 años pero la caída de Lehman Brothers lo cambió todo. El gobierno aumentó fondo de garantía de depósitos desde importes de 20.000 euros hasta importes iguales ó inferiores a 100.000 euros, lo cual sobre el papel es buena idea, pero en caso de un colapso general del sistema financiero español esto no sirve de nada.
 
Es más, el tándem Gobierno-Bancos le dirán lo contrario, y es verdad. Usted siempre recuperará su dinero. En el caso de un colapso grave, se imprimiría dinero de forma masiva y a usted le devolverían sus 100.000 euros pero esta impresión de dinero generaría una inflación muy elevada y el poder real de compra, que es lo que importa, sería nulo o muy bajo.
 
La adicción de los gobiernos a imprimir dinero de forma descontrolada es evidente. Casi todos los países del mundo desarrollado han adoptado medidas tipo QE. Hace 10 años, un escenario de hiperinflación parecía difícil en Venezuela, pero acabó sucediendo y la inflación alcanzó cotas record del 150% en el 2015, la más alta del mundo, a día de hoy. Esto significa que el poder real de compra de 100.000 bolívares pasó a ser de 40.000. ¿Cómo se explica entonces que el mercado bursátil de Venezuela se haya multiplicado por 3x en 2015? La respuesta es que la bolsa es un activo real. Las empresas producen bienes que necesita la sociedad. Si los salarios y materias primas suben de precio debido a la inflación, las empresas suben sus precios. De esta forma los beneficios nominales aumentan, aunque los beneficios reales (ajustados por la inflación) suban más despacio.
 
Supongamos que una empresa de supermercados tiene ventas anuales de 1.000 bolívares con unos costes de materiales y personal de 900 bolívares. El beneficio antes de impuestos es de 100 bolívares. Si aparece una inflación del 150% en un año, los salarios y los costes de materias primas suben a 2250. Como la gente sigue necesitando comida y bienes básicos la empresa sube los precios en la misma proporción que los bienes y los salarios. Las ventas aumentan a 2.500 bolívares. De esta forma el beneficio antes de impuestos es de 250 bolívares. Las acciones cotizan a un múltiple sobre beneficios. Si asumimos múltiplos contantes el precio de la acción debería subir un 150%. El Índice venezolano de hecho ha subido más, un 200%. ( este ejemplo es solo valido en empresas con bajo componente en importaciones ).
Sin embargo las personas que poseen bonos no reciben más intereses anuales cuando sube la inflación.
 
La persona que invirtió 100.000 bolívares en la bolsa de Venezuela en 2015 tiene ahora 300.000, pero le afecta de igual forma la inflación, por este efecto, su poder real de compra rondaría los 120.000 bolívares. Sin duda, esto es mucho mejor que, el inversor “prudente” que ha visto como su patrimonio solo compra un 40% de la cantidad inicial.

True Value Seguimiento
 
Desde España se sigue con especial interés todo lo que sucede en Argentina y el lector seguro que ha oído hablar del “corralito” argentino. Este término tan curioso, no es más que otra devaluación masiva de la moneda con el objetivo de salvar el sistema financiero. Los depositantes de bancos y tenedores de renta fija, lo perdieron casi todo. Sin embargo, el inversor prudente de activos reales, corrió diferente suerte.
 
En los primeros compases de la crisis argentina, la Bolsa (índice Merval) bajó de un nivel de 400 puntos a la zona de los 200 puntos (este movimiento se demostró que no era fruto del riesgo, sino de la volatilidad), desde el corralito del 2001 el índice Merval ha escalado hasta los 10.000 puntos. Multiplicando por 50x desde el fatídico corralito. Durante estos años la inflación ha promediado el 10% anual.
 
Seguimiento True Value
 
Los bancos suelen pagar en los plazos fijos un interés igual o inferior a la inflación. Una persona que haya dejado 100.000 pesos en un banco Argentino incluso después de la crisis de 2001, como mucho ha preservado el poder de compra si asumimos como verdaderas las cifras del gobierno respecto a la inflación. Si la persona fue más “prudente” y no invirtió en nada, gracias a la inflación esos 100.000 pesos tendrían hoy en día un poder de compra de tan solo 22.800 pesos.
 
El inversor que tenía bolsa ha multiplicado por 25x su inversión, habiendo tenido que sufrir entre medias, la caída del 50%+ en el corralito. El rendimiento medio de la bolsa argentina ha sido del 25% anual en estos 15 años, pero el efecto de la subida de precios resta un 10% anual, el valor real de 100.000 pesos invertidos en bolsa es de unos 700.000 pesos y su valor nominal sería de 2,5 millones de pesos. La diferencia es abismal.
 
¿Pero a qué viene preocuparse ahora por la inflación si todo el mundo habla de deflación? Es cierto que será difícil que en el mundo desarrollado veamos semejantes niveles de inflación como los citados anteriormente, pero todo es posible con los continuos experimentos monetarios. El único escenario muy desfavorable para las acciones es la deflación de la que tanto se habla. Pensamos que es poco probable dada la afición que tienen los gobiernes de usar las imprentas de moneda y timbre. La economía está estructurada para favorecer la inflación. Es un impuesto al que se es muy difícil de renunciar.

 

Situación actual en los mercados

 
Los mercados alcistas nacen en el pesimismo, crecen en el escepticismo, maduran en el optimismo y mueren en la euforia"
 
El momento de escribir estas líneas los mercados han experimentado su peor arranque en casi 100 años. Seguimos siendo optimistas y creemos que la razón fundamental de las caídas son los vendedores forzados que hay en el sistema, según comentamos en la carta anterior.
 
Si EE.UU. o Europa entrasen en recesión, por el deterioro de estas economías emergentes, empezaríamos a ser más cautelosos. De momento no está siendo así. En True Value vemos el mundo como centro y periferia. El centro son aquellos países con monedas solidas y economía estables (EE.UU., Canadá, UK, Japón…). La periferia son aquellos países en vías de desarrollo o aquellos países sin control sobre sus monedas. Grecia por ejemplo es una economía desarrollada, pero que no tiene ningún control sobre el euro. Sin embargo un país como Alemania si tiene control sobre el euro. Esto hace que una crisis sea muy diferente en Alemania que en Grecia.
 
La historia también nos dice que las crisis que se producen en la periferia son mucho más manejables que cuando se producen en el centro del sistema. Las crisis graves cuando se producen el centro del sistema pueden provocar caídas del 40% al 60%. Sin embargo cuando se producen en la periferia el efecto sobre los índices del centro son moderados del 10% al 20%. En la historia reciente tenemos los siguientes casos:
 
  • Crisis emergentes de 1982 : corrección del 20%
  • Crisis emergentes de 1994: corrección del 10%
  • Crisis emergentes de 1997: corrección del 10%
 
En el momento de escribir esta carta, los índices europeos han corregido más de un 20%, el Dow jones un 15% y el Russell 2000 un 23%.
 

Nuestra cartera

 
Después de las recientes caídas estamos encontrando negocios de buena calidad a precios interesantes, cosa que no podíamos decir hace 9 meses. Dentro de las entradas en cartera destacan por su peso Jones Lang Lasalle, Boyd Group y Premium Brands. Son negocios de alta calidad y con un crecimiento superior a la media y que cotizan a un múltiplo inferior al del mercado.
 
Hemos vendido nuestra posición en Hormel Foods por su subida de precio. También hemos reducido la posición de Enghouse por la subida tras la presentación de unos excelentes resultados. También hemos reducido la exposición a las aerolíneas Flybe y Air Canada. Este movimiento es por precaución ante una posible recesión. Si no se materializa en los próximos meses volveremos a construir posiciones en estas acciones cíclicas, dado que su valoración sigue siendo atractiva.
 
Seguimos posicionados un 65% en Norte América, un 28% Europa y un 7% en liquidez.
 

Entradas en cartera - Premium Brands

 
Premium Brands (PB) posee muchas de las características que nos gustan en True Value. Es defensivo, tiene crecimiento, está bien dirigido y cotiza a un precio razonable. PB fabrica y comercializa comida procesada. Sus productos se caracterizan por estar en nichos de mercado altamente demandados. PB además posee una línea de negocio “foodservice”, esto es un servicio de comida preparada para hospitales, hoteles, residencias… Este es un sector maduro, con menor crecimiento, pero con flujos de caja más estables. Esta línea de negocio ha evolucionado y PB ha descubierto que puede servir a restaurantes de comida rápida comida semi-preparada con un alto nivel de calidad. PB se ha convertido en uno de los principales proveedores de comida preparada de Starbucks. Las cadenas de comida rápida se están dando cuenta de que si el producto viene semi-preparado se reducen sus costes, aumenta la calidad y se reduce el tiempo de espera con el cliente.
 
Premium Brands
 
PB posee un crecimiento orgánico del 6%-8%. Esto es remarcable en un sector muy maduro como es el de la comida, que crece de media al 1%-3%. Cuando una empresa crece a un ritmo muy superior a la media de su sector, indica algún tipo de ventaja competitiva.
 
PB ha crecido históricamente al 22%, durante más de 12 años. Este crecimiento orgánico ha sido complementado con adquisiciones en nichos de mercado. Es un sector donde existen muchas sinergias en las adquisiciones. A nivel de proveedores, canales de venta y costes de fabricación.
 
La bajada de las materias primas también beneficia a su negocio. La carne, el pescado o los cereales han bajado significativamente. La bajada de los costes energéticos tambien ayudan en la fabricación.
PB no parece barata a simple vista. Esto hace que no sea atractiva para muchos inversores. Hay que entender el negocio para comprender cuánto dinero puede ganar. En el negocio de la fabricación de comida si quieres crecer tienes que construir nuevas plantas, esto requiere una inversión muy elevada, pero la duración de esas plantas es muy larga. También sucede que cuando abres una planta nueva la cadena de producción no está afinada al 100%. En este negocio se trabaja con márgenes bajos, por eso las plantas generan perdidas en los primeros 12-18 meses hasta que afinan los procesos. Esto tiene dos problemas.
 
Por un lado le generación de caja es baja por las altas inversiones en construir nuevas plantas y por lado la cuenta de Pérdidas y Ganancias tampoco refleja el verdadero beneficio normalizado, hasta que las plantas maduran. Para más inri PB tiene un alto componente de adquisiciones. Para realizar las sinergias ha de despedir empleados, relocalizar la producción e invertir en mejores procesos. Esto son gastos que se anotan en la cuenta de Pérdidas y Ganancias, pero que al igual que las plantas no son recurrentes. El año 2014 PB invirtió 45M en capex con unas ventas anuales de 1.000 millones. Sin embargo una empresa algo más madura como Hormel Foods invierte 140M para generar unas ventas de 9.000 millones. Esto nos hace pensar que el capex normalizado es en torno al 1% sobre ventas. El management nos ha guiado a similares cifras de Capex normalizado.
 
grafica True Value
 
En el sector de PB la escala importa mucho. A medida que PB vaya ganando tamaño sus márgenes se expandirán. Las empresas más grandes del sector tienen márgenes EBITDA del 10-12%. Estas empresas facturan 5x-7x veces más que PB. Hace 4 años PB estaba en el entorno del 6%. En los últimos trimestres ha progresado hasta el 8,5%. Estimamos que en 3 o 4 años PB va a generar un EBITDA de 200M. Esto equivale a un
FCF normalizado de 120m-140m. Si la empresa continúa con su crecimiento explosivo, puede que haya algo de dilución. Aunque el número de acciones creciese a 30m esto da un beneficio por acción de 4$-4,50$. En True Value compramos nuestras acciones a 32$. Las empresas comprables del sector cotizan sobre 16x-25x, y ninguna de ellas tiene el crecimiento orgánico de PB. Las transacciones recientes dentro del sector se han realizado a más de 20 veces beneficios y 13x EV/EBITDA. La estructura fiscal que posee PB por estar en Canadá puede ser interesante para un posible comprador. Su negocio podría encajar muy bien en empresas como Hormel o Conagra Foods. Estas empresas han estado muy activas en el terreno de las adquisiciones.
 
La elevada TIR que ofrece la inversión, combinado con un margen de seguridad alto, nos hizo convertir a PB en una de nuestras principales posiciones a 32$. La única parte que no nos gusta es la deuda que algo elevada, pero es muy manejable en un sector tan estable como es el de la comida. La empresa pasó de vender 300M a 456M entre los años 2007 y 2009, para que sirva de ejemplo. La empresa además está muy bien diversificada a nivel de materias primas, de clientes, productos y geografías. Esto reduce el riesgo, y nos hace sentir cómodos.
 
El equipo directivo ha realizado un trabajo excelente desde que cogió las riendas del negocio hace más de 10 años. Transformó una compañía aburrida y madura, en una apisonadora de crecimiento e innovación. Entienden bien la gestión del capital y cuidan al accionista.
 

Conclusiones

 
Seguimos siendo optimistas con el futuro de nuestras empresas. La bolsa podrá subir o bajar, pero nuestra guía seguirá siendo los buenos negocios, dirigidos por excelentes managers, resistentes a la crisis y con crecimientos superiores a la media.
 
Un saludo y Feliz 2016.
 
Asesores de True Value FI: Alejandro Estebaranz Martín y José Luis Benito Corres.
  1. en respuesta a Xman6020
    #2
    31/01/16 18:03

    Pues muy atractiva, sino hay una recesion global/canadá.

    Ha bajado otro 20% desde que reducimos casi a cero. Cotiza a per 2x, lo cual es ridiculo. Empresas similares como IAG o American airlines cotizan a 5x-8x.

    Un saludo

  2. #1
    31/01/16 16:52

    Buenas tardes.
    como veis air canada tras la correcion de los últimos meses?

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar