Este contenido tiene más de 4 años

La semana pasada no fue buena para el dólar. Tras las revelaciones del Presidente Trump, el ex jefe del FBI Comey y con Rusia en el fondo, el riesgo político ha alcanzado un nuevo máximo. El llamado comercio Trump (política fiscal ambiciosa se suponía que fortalecería la economía estadounidense, lo que impulsaría a la Fed a subir más tasas y hacer subir al Dolar), se ha convertido en un recuerdo distante.

 

La pregunta ahora es, ¿como de grande podría ser el debilitamiento adicional del dólar? Los medios de comunicación ciertamente no dejarán de lado un tema tan interesante. Al mismo tiempo, es muy posible que los inversores acaben acostumbrándose a esta noticia, de modo que la presión negativa alrededor del USD retroceda. Sin embargo, no se puede descartar que en algún momento el mercado se sorprenderá con todo este asunto tomando un giro inesperado con consecuencias desastrosas para Trump. Como de costumbre, es difícil evaluar la escala de la influencia de un factor político, especialmente cuando la situación está en constante evolución.

Independientemente del futuro político deTrump, no se puede eignorar el hecho de que la salud de la economía de los EE.UU. es muy buena y la expansión sucede sin ayuda de la política fiscal. El débil crecimiento del PIB en el primer trimestre (0,7%) se ha convertido en nada más que el patrón estacional y la Fed ya ha declarado que analizará este debilitamiento. En otros datos, el crecimiento de la inversión sigue siendo fuerte, el sentimiento de los consumidores sigue siendo elevado y el mercado de trabajo sigue mostrando mejoría con la tasa de desempleo más baja desde 2007 (4,4%). Sólo sobre esta base (sin tener en cuenta el impacto de la política fiscal) la Fed tiene la intención de elevar las tasas de interés dos veces este año (estamos esperando en junio y septiembre). También es posible que antes del final del año, el proceso de reducción del balance de la Fed comience - otro elemento de ajuste de las políticas.

Mientras tanto, el mercado apenas ve una oportunidad para una tercera subida este año (después de marzo y junio), por lo que la revisión de estas expectativas debería fortalecer el dólar. Además, si la política fiscal continúa independientemente de las investigaciones de Trump, la economía podría contar con un estímulo adicional, dando a la Fed más razones para elevar las tasas. Esto está en el mejor interés de Trump, pues mientras su administración muestre que trabaja, menos probabilidad tendrá de que los estadounidenses se alejen de Trump, lo que lo protegerá de la destitución (se requiere votos republicanos en el Congreso que probablemente no votarán en contra de la voluntad de sus votantes).

El dólar es como un avión que tiene unos motores potentes y un montón de combustible para llegar a su aeropuerto de destino. Sin embargo, en este momento, el avión ha encontrado con algunas trumbulencias y nadie a bordo se siente completamente a salvo.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar