1
Este contenido tiene más de 4 años

Los blue chips alemanes alcanzaron máximos históricos en los primeros días de mayo. Fueron seguidos por otros mercados de renta variable, el S&P 500 y el Nasdaq, que cotizaron más alto que anteriormente. Las acciones globales representadas por el Índice Mundial MSCI están en un nivel récord, mientras que el VIX se encuentra bajo mínimos de 24 años.

La volatilidad del FX también está en declive, alcanzando en muchos casos los niveles observados por última vez en 2014. Como resultado, el índice de condiciones financieras de los Estados Unidos apunta actualmente a las condiciones más frágiles en más de dos años.

El mercado se volvió demasiado complaciente antes de la volatilidad potencial que estimulaba los acontecimientos y hay dos amenazas principales que ponen en peligro el mercado alcista en las bolsas de valores europeas. En primer lugar, un descenso en los datos económicos de la Eurozona puede estar en la baraja. En el horizonte más largo, la perspectiva positiva, obviamente, permanece en su lugar. La recuperación continua obligará finalmente al BCE a normalizar su política y, por lo tanto, apoyará al sector bancario y sus resultados financieros.

En el término más cercano sin embargo, hay una alta probabilidad de datos decepcionantes mientras que el índice económico de la sorpresa sobre los datos económicos de la zona euro está en altas cíclicas. También vale la pena señalar que hay datos sólidos sobre una tendencia global que refleja optimismo sobre la confianza del consumidor y confianza en la producción de bienes (que probablemente ya se han superado). Por otro lado, los datos concretos se están quedando atrás y construyen un panorama mucho menos atractivo en lo que respecta a la inversión de las empresas o los gastos de los hogares.

En otras palabras, las expectativas extremadamente altas derivadas de los datos sólidos, influyeron en las expectativas de los inversionistas hacia el ritmo de la recuperación, lo que genera un gran riesgo de decepción y una revisión de la línea temporal para la normalización de políticas del BCE. Además, el alivio que siguió a la primera ronda de la votación en Francia ha quedado atrás, y los diferenciales de los bonos intra-euro-zona no se ajustaron aún más después de la segunda ronda.

El impulso positivo en Grecia debido a las esperanzas de una conclusión a corto plazo del proceso de revisión del programa y el progreso en las negociaciones del alivio de la deuda se ha limitado en gran medida a los bonos griegos. Vimos en Italia una cierta amplitud en el diferencial como sugerencia a que la incertidumbre política podría estar en un aumento, pero probablemente sea demasiado pronto para ello a mayor escala. En consecuencia, se realiza un repunte de socorro en respuesta al resultado de la elección francesa y este factor será incapaz de apoyar las acciones mucho más.

La segunda amenaza está asociada con las preocupaciones sobre China que desencadenaron una severa venta de materias primas. El mes pasado los índices europeos subieron alrededor de 5 pct. Al mismo tiempo índice Shanghai Composite se hundió 6 pct. El hierro en Dalian está experimentando una presión de venta extrema.

Los precios se derrumbaron un tercio en el último par de semanas y este aumento está siendo estimulado por las expectativas de la demanda de metales, que son más fuertes después de la victoria de las elecciones presidenciales de Trump ya ha sido completamente retractada.

Las reservas de mineral de hierro en los puertos chinos están cerca de niveles sin precedentes lo que desilusiona a los inversionistas sobre la fortaleza de la economía china y los mercados emergentes en su conjunto. Cabe destacar la situación técnica de los metales industriales. Los precios del cobre están equilibrando en apoyos y el freno más bajo pavimentará la declinación adicional que se excede en 5 pct.

El índice Shanghai Composite está incluso en una situación peor. La potencial ruptura inferior sugiere entrar en un mercado bajista. Hasta ahora, los inversionistas han sido complacientes con esas amenazas, pero otra ronda de descensos de los mercados de renta variable y de materias primas industriales probablemente afectará a las acciones europeas y estadounidenses, que están extremadamente sobrecompradas y caras en términos de valoraciones.

  1. #1
    15/05/17 13:44

    Entonces lo lógico sería incrementar liquidez y esperar la caída para comprar.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar