Rankia España Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder
¡Bienvenido a Rankia España! Volver a Rankia USA

EXANTE. Perspectivas macro

Por Renée Friedman, PhD

La semana en resumen:


Bienvenidos a Macro Insights #23. Esta semana los mercados han estado en vilo, ya que la renta variable y la renta fija han sufrido su peor venta mensual en más de una década, mientras que todas las miradas se han centrado en la decisión de la Reserva Federal de EE. UU. (Fed) de subir los tipos de interés. La preocupación por la ralentización del crecimiento económico y la capacidad de la Reserva Federal para lograr un aterrizaje "suave", las ganancias mixtas de algunas grandes compañías en crecimiento, la continuación de la crisis en Ucrania, la posible prohibición de la UE de la energía rusa y el impacto que esto tendrá en las perspectivas de crecimiento e inflación de esas economías de la UE, y los problemas de la cadena de suministro que continúan debido a los confinamientos relacionados con la pandemia en China, han provocado un aumento de la volatilidad del mercado durante la semana pasada.

VIX de 3 meses. Fuente: Refinitiv
VIX de 3 meses. Fuente: Refinitiv

El pasado miércoles, la Fed, en una decisión unánime, fijó su tipo de interés objetivo de los fondos federales en un rango entre el 0,75% y el 1%, y su presidente, Jerome Powell, declaró que estaban barajando nuevas subidas de 50 puntos básicos para las dos próximas reuniones. El balance de la Fed, que se disparó hasta cerca de los 9 billones de dólares durante la pandemia de la covid-19, podrá reducirse en 47.500 millones de dólares al mes en junio, julio y agosto, y la reducción podría aumentar hasta los 95.000 millones de dólares al mes en septiembre. De acuerdo con Refinitiv, los futuros de los tipos de interés siguieron reflejando las apuestas de que la Reserva Federal subirá su tipo de interés oficial hasta el rango del 3% al 3,25% a finales de año. El crecimiento de los salarios nominales ha sido elevado durante los últimos meses, especialmente en el caso de los salarios en los percentiles más bajos, con un crecimiento salarial medio superior al 5% durante el primer trimestre de 2022. Sin embargo, el crecimiento de los salarios reales no sigue el ritmo de la inflación, lo que se refleja en las recientes cifras de confianza de los consumidores: el índice de confianza de los consumidores de la Universidad de Michigan se revisó a la baja, hasta 65,2 en abril, frente a 64 en marzo, mientras que el índice de confianza de los consumidores de The Conference Board bajó hasta 107,3 en abril, frente a 107,6 ligeramente revisado al alza en marzo. 

En el Reino Unido, el Comité de Política Monetaria (MPC, por sus siglas en inglés) del Banco de Inglaterra (BoE, por sus siglas en inglés) decidió subir los tipos por cuarta vez, del 0,75% al 1,0%. El banco central dijo que la mayoría de los responsables de la política monetaria creían que "un cierto grado de endurecimiento de la política monetaria podría ser apropiado en los próximos meses". La votación fue de 6-3 a favor de la subida de un cuarto de punto desde el 0,75%. Los tres que votaron en contra de la subida de 25 puntos porcentuales pidieron un aumento mayor, hasta el 1,25%, con el fin de eliminar el riesgo de que el aumento de la inflación se incruste en la economía. Se trata de la cuarta subida consecutiva de los tipos del Banco de Inglaterra desde diciembre, lo que supone el aumento más rápido de los costes de los préstamos en 25 años. El Banco de Inglaterra dijo que la mayoría de los responsables de la política monetaria creen que "un cierto grado de endurecimiento de la política monetaria podría ser apropiado en los próximos meses". El banco también revisó al alza sus previsiones de crecimiento de los precios para que alcancen un máximo del 10% en el cuarto trimestre. Este afirmó que la inflación en el Reino Unido alcanzaría su punto máximo más tarde que en otras grandes economías avanzadas, debido a la limitación de las tarifas energéticas de los hogares, que subieron un 54% en abril y probablemente aumentarán otro 40% en octubre. Se prevé que la renta real disponible de los hogares después de impuestos - una medida del nivel de vida - caiga un 1,75% este año. A pesar de que el banco predice que el Reino Unido evitará una recesión técnica, este dijo que la producción se desplomará cerca de un 1% en el último trimestre del año. El banco mantuvo su previsión de crecimiento económico para este año en el 3,75%, pero para 2023 se espera que el PIB anual se reduzca un 0,25%. En 2024 solo se espera que crezca un 0,25%. Las nuevas previsiones también contemplan un crecimiento salarial del 5,75%, y que el desempleo siga bajando este año, pero que aumente hasta el 5,5% en 2025. El Banco de Inglaterra también dijo que estudiaría la posibilidad de iniciar el proceso de venta activa de los bonos adquiridos en el marco de la flexibilización cuantitativa, convirtiéndose en el primer gran banco central en hacerlo.

En Europa, la situación sigue siendo muy diferente a la de EE. UU. El crecimiento salarial en Europa sigue siendo apenas visible, pero las presiones subyacentes están ahí, tal y como vimos esta semana pasada cuando un gran sindicato influyente, IG Metall, en la mayor economía de Europa, Alemania, presentó una demanda de aumento salarial del 8,2%. Muchos analistas sugieren que el Banco Central Europeo (BCE) podría haber dejado que sea demasiado tarde para detener el crecimiento salarial que alimenta la inflación. Isabel Schnabel, miembro del consejo del BCE, declaró en una entrevista al periódico alemán Handelsblatt que "los datos son retrospectivos y tenemos que aplicar una política monetaria prospectiva, por lo que no podemos permitirnos esperar a que se produzca una espiral de precios salariales para responder". El desempleo se encuentra en un mínimo histórico del 6,8% en toda la UE y el empleo, con casi 162 millones, es más alto que nunca. Sin embargo, el desempleo estructural, sobre todo el que afecta a los jóvenes, sigue siendo un problema en Europa, algo que no sucede en Estados Unidos o el Reino Unido. Sin embargo, cada vez es más probable que el BCE se vea obligado a actuar. Tal y como señaló el economista jefe del BCE, Philip Lane, el jueves en una conferencia en el centro de estudios Bruegel, con sede en Bruselas, "creo que está claro que en algún momento vamos a mover los tipos, no solo una vez, sino a lo largo del tiempo, en una secuencia". Sin embargo, este subrayó que todo el proceso de normalización y el nivel del tipo de interés oficial neutral es una cuestión más importante que la fecha del despegue.

Los precios de la energía reaccionaron a la propuesta de la Unión Europea de eliminar el petróleo ruso este año, una medida que podría impulsar la demanda de gas natural y carbón. Sin embargo, esto depende del acuerdo de los 27 Estados miembros de la UE, mientras que los países de Europa del Este ya han dicho que les resultaría especialmente difícil adaptarse en el plazo sugerido; el plan, si es acordado por los Estados miembros, entraría en vigor en seis meses para el crudo y en ocho meses para el gasóleo y otros productos petrolíferos. A pesar de que todos los Estados acepten la prohibición, la UE podría no poder ponerla en práctica, dada la compleja red de distribución europea y los problemas de seguimiento del crudo una vez mezclado o refinado. Además, la OPEP+ acordó el jueves mantener sus planes de aumento gradual de la producción de petróleo, que ascenderá hasta los 432.000 barriles diarios en junio. En resumen, no cabe esperar un verdadero alivio en los precios de la energía a corto plazo. 

Cosas que hay que tener en cuenta la semana que viene


  • En Europa, el viernes se publicarán los datos de la producción industrial alemana, la producción industrial española y las ventas minoristas italianas. El martes se publicarán los datos de la producción industrial italiana. También se publicará la encuesta de sentimiento económico del ZEW de la eurozona, la encuesta de situación actual del ZEW alemán y la encuesta de sentimiento económico del ZEW alemán. El miércoles se publicará el IPC alemán y el índice de precios al consumo armonizado alemán. La Comisión Europea (CE) también publicará el miércoles sus últimas previsiones de crecimiento económico. 

  • En Estados Unidos, el viernes se publicarán los ingresos medios por hora, las nóminas no agrícolas, la participación de la población activa, la tasa de subempleo y los datos de la tasa de desempleo. El miércoles se publicarán los datos del IPC y del IPC sin alimentos y energía, así como los datos de variación de las existencias de crudo de la AIE. En Estados Unidos, el jueves se publicarán las solicitudes iniciales y continuas de subsidio de desempleo. El IPP y el IPP sin alimentos y energía. 

  • En el Reino Unido, el martes se publicarán los datos de las ventas minoristas del British Retail Consortium (BRC). El jueves se darán a conocer los datos del PIB así como de la producción industrial y de la producción manufacturera. 

También el lunes se publicarán los datos de importación, exportación y balanza comercial de China. El miércoles se publican el IPC y el IPP chinos. El Banco Popular de China (PBoC), el banco central chino, ha intentado activamente apoyar la economía mediante una serie de recortes de los tipos. Desde mediados de abril, el yuan ha caído bruscamente frente al dólar, alrededor de un 4%. 

¿Sigue teniendo hambre?


Los precios de los alimentos y el coste de la agricultura están subiendo. De acuerdo con el Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias, la recuperación de la demanda mundial ha sido uno de los principales impulsores del aumento de los precios internacionales de los productos básicos agrícolas, más que las interrupciones de la cadena de suministro relacionadas con la covid-19. Los mercados mundiales se han tensado como resultado de una demanda más fuerte de lo habitual de piensos y productos agrícolas para uso industrial, con una gran influencia de la demanda de China. Y, por supuesto, los precios siguen viéndose impulsados por el aumento de los precios de la energía, el incremento de los salarios, la subida de los costes de transporte y el aumento de los precios de los fertilizantes. 

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) ha revelado que los precios de los alimentos alcanzaron en marzo de este año los niveles más altos de su historia. El índice de precios de los alimentos de la FAO *(FFPI) alcanzó una media de 159,3 puntos en marzo, lo que supone un aumento de 17,9 puntos (12,6%) respecto a febrero, dando un gran salto hasta alcanzar un nuevo nivel máximo desde la creación del índice en 1990. El último aumento refleja nuevos máximos históricos en los subíndices de aceites vegetales, cereales y carne, mientras que los del azúcar y los productos lácteos también subieron de forma significativa.

El Banco Mundial estima que la pandemia ha provocado 97 millones más de personas extremadamente pobres en comparación con las previsiones anteriores a la pandemia. El aumento de los precios de los alimentos podría llevar a muchos a necesitar ayuda alimentaria. El hecho es que la inflación de los precios de los alimentos tiene un impacto directo mucho mayor en la vida de las personas. También refleja causas más complejas, y para abordarla de forma eficaz son necesarias un conjunto de estrategias completamente diferentes al de limitarse a endurecer la política monetaria para combatir la inflación. A los responsables políticos les preocupa que el aumento de los precios de los alimentos pueda crear conflictos en otros lugares. Según un informe de la Red Mundial Contra las Crisis Alimentarias (GNAFC, por sus siglas en inglés), el principal factor que empuja a 139 millones de personas de 24 países/territorios a la inseguridad alimentaria aguda es el conflicto en curso, seguido de las condiciones meteorológicas extremas, y las perturbaciones económicas debidas principalmente a las secuelas de la pandemia de la covid-19.

Y, aunque esto pueda parecer más un problema para las economías en desarrollo y emergentes, los efectos también se están sintiendo en Europa y el Reino Unido. Los mercados de productos agrícolas están sufriendo las consecuencias de la crisis ruso-ucraniana, particularmente en la subida de los precios de los fertilizantes y la posible escasez en los mercados de cereales. El Secretario General de la ONU, António Guterres, declaró el miércoles que el problema de la seguridad alimentaria mundial no podrá resolverse sin que se restablezca la producción agrícola ucraniana y la producción rusa de alimentos y fertilizantes en el mercado mundial. Dado que la crisis ruso-ucraniana no parece que vaya a resolverse a corto plazo, ¿qué significa esto para los consumidores, los agricultores, las empresas de producción y distribución de alimentos y para los mercados de productos básicos en general? 

Esto significa que podríamos ver cómo los gobiernos imponen nuevas restricciones comerciales, como ya está ocurriendo en los casos de Rusia (trigo), Argentina (carne de vacuno), Indonesia (aceite de palma) y China (fertilizantes), con el consiguiente efecto de que los precios de estas materias primas se mantendrán altos en los mercados mundiales, reducirán los márgenes de las empresas de producción y distribución de alimentos y aumentarán las tensiones geopolíticas. También significa que los gobiernos pueden verse más tentados a intervenir y proporcionar subsidios directos u otras ayudas. La UE (y EE. UU.) han aumentado sus propias subvenciones agrícolas nacionales; en el caso de la UE el aumento se refleja en un paquete de ayudas acordado en marzo de 500 millones de euros para los agricultores más afectados por el aumento de los costes de los insumos y el cierre de los mercados de exportación (los países de la UE pueden complementar esta ayuda hasta un 200% con fondos nacionales). La UE también ha concedido (de forma temporal) a las explotaciones el derecho a producir cultivos en tierras retiradas de la producción dentro de la UE, al tiempo que mantiene la totalidad de los pagos por ecologismo para los agricultores. Esto afectará a los objetivos de biodiversidad establecidos en el Pacto Verde de la UE y, por lo tanto, preparará a la UE para una lucha interna en los próximos años. También puede afectar al desarrollo de la producción de biocombustibles en la UE, lo que, inadvertidamente, mantendría a la UE más dependiente de las fuentes de energía importadas. Así que los gobiernos (relativamente) ricos de la UE, pueden enfrentarse a la misma situación que muchos pobres, ¿calentarse o comer?

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD: Aunque se han hecho todos los esfuerzos posibles para verificar la exactitud de esta información, EXT Ltd. (en adelante, "EXANTE") no se hace responsable de la confianza que cualquier persona pueda depositar en esta publicación o en cualquier información, opinión o conclusión contenida en ella. Las conclusiones y opiniones expresadas en esta publicación no reflejan necesariamente la opinión de EXANTE. Cualquier acción realizada sobre la base de la información contenida en esta publicación es estrictamente bajo su propio riesgo. EXANTE no se hará responsable de ninguna pérdida o daño relacionado con esta publicación.

  • Perspectivas macroeconómicas
  • Exante
Lecturas relacionadas
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar