Subidos a hombros de gigantes: Alexander Elder, Perdedores Anónimos (Y II).

En la entrada anterior comentamos el parecido que se establece entre un alcohólico incapaz de abordar su problema y un operador que reincide en las pérdidas una y otra vez sin que sea capaz tampoco de corregir su situación.

Lo realmente problemático era que es un proceso que se retroalimenta entrando en una espiral negativa que lleva directamente a la ruina al operador y al desastre al bebedor.

 

Así planteado se diría que esto hay que verlo de forma teórica puesto que no es nuestro caso. Pero lo cierto es que en mayor o menor medida esta tendencia autodestructiva está presente en cada de nosotros como operadores.

 

No me refiero a que vayamos a hundir nuestro porfolio de golpe pero si que una racha de pérdidas nos dejen en una muy mala situación para afrontar el resto del año, no sólo por los número rojos sino también por la posibilidad de perder el control de nuestras estrategias.

 

Eso es lo que me gustaría comentar: cómo identificar cuando vamos entrando en este vértice peligroso y cómo resolver la situación lo antes posible.

 

 

 

En la entrada anterior vimos cuatro rasgos que definen al perdedor compulsivo. Veamos cuales son y como abordarlos:

  • Es incapaz de reconocer su estado. Es fácil pensar que sólo ha sido una mala racha de la que nos vamos a recuperar con unas fuertes ganancias. La manera de distinguir una mala racha, que tarde o temprano cae, a un anticipo de ruina es una documentación de ganancias y pérdidas. Sobre todo teniendo en cuenta cual es la pérdida máxima que vamos a tolerar en el periodo antes de echar el freno y re-examinar toda la operativa.

  • Ignora las pérdidas. El mercado te pone la realidad delante. No vale pensar que es culpa de la mala suerte y que en realidad los resultados deberían haber sido otros. Para evitar ignorar la realidad no hay más que asumir los datos tal como salen de la cuenta, comisiones y pérdida debidas al cambio de moneda incluídas.

  • Deberán tocar fondo para que su visión falsa de la realidad se haga insostenible y reconozca como se encuentran. No podemos llegar a este punto. Como comentaba en el punto primero, hay que saber cual es la cifra más alta de pérdidas admisible y respetarla. Si se llega a un cierto porcentaje hay que olvidarse de recuperar con el sistema de trading actual, sencillamente porque ha dejado de funcionar. Habrá que analizar cada una de las pérdidas y encontrar un patrón que nos permita tapar el agujero.

  • No querrá pedir ayuda. Entre otras cosas porque pedir ayuda implica aceptar que se ha equivocado. En este punto lo importante es el entorno. Siempre he visto la operación en bolsa como un trabajo en equipo. La responsabilidad de tus estrategias es tuya, así como las ganancias y las pérdida. Pero eso no quita para que compartas tus resultados y opiniones, así como lo que has aprendido, con otros operadores. Si tienes gente a tu lado te será más fácil pedir ayuda. No es sencillo reconocer las operaciones perdedoras pero la verdad es que el único operador que no pierde es el que opera en paper trade.

 

Trabajar en equipo, documentar, planificar la estrategia a medio y largo plazo... No hay novedad en todo esto pero no resulta raro que se realice de forma incompleta o sencillamente no se realice.

Parece que no es parte de la operativa. Y sin embargo puede ser lo que nos permita seguir en el mercado.

 

Hasta la próxima.

 
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar