Has de pagar si quieres algo bueno

Tiempo de lectura: 4 minutos

¿Te apetece ir al cine? --> No, para esa película me la bajo.
Mira esta aplicación que te permite editar cualquier Word --> Mmm, muy cara. Voy a buscarla por los torrents y a bajármela que tengo la tarde libre.
Vamos a comprar esta lavadora --> Mejor la otra, que no tendrá centrifugado ni secadora incluida, pero cuesta 100€ menos.

Tengo muchos amigos, sobre todo universitarios, que quieren todo gratis. Es más, si no es gratis se enfadan y lo copian o lo ignoran. Da igual que sea buen material. Da igual que esa lavadora que cuesta 100€ más te vaya a durar 10 años y la otra 2. La mayor parte de las personas jóvenes somos muy sensibles al componente precio, sobre todo, los universitarios o aquellos que acaban de empezar a trabajar. Sin embargo, conforme tenemos nuestro propio dinero, empezamos a trabajar y a tener menos tiempo libre, lo empezamos a valorar más. Y es entonces cuando empezamos a valorar más lo cómodo que lo "gratis". Pero, en general, a los jóvenes nos sigue faltando algo; pagar por CALIDAD y por VALOR. Nos falta lo que nuestros padres y abuelos ya saben: que, normalmente, tienes lo que pagas. Y que si unas playeras cuestan 10€ en el mercadillo, no esperes que duren tanto como unas Nike. Cuando invertimos en nuestra educación, ocurre lo mismo. Aunque en España muchas universidades muy buenas son públicas, nadie duda del valor que tiene estudiar en Harvard (mucho más de los 200.000$ que cuesta un MBA, y que puedes subvencionar con becas). De la misma manera, hay muchas otras opciones para mejorar nuestra educación y nuestros conocimientos. Nuestra educación no se acaba con la universidad, como muchos piensan. Algunos profesionales, como los médicos o los asesores fiscales, saben que tienen que actualizarse o morir, pero, generalmente esta no es la norma. Y no es que educarse hoy día sea imposiblemente caro. Es más, muchos de estos recursos son gratuitos (mirar mi Blogroll y este mismo blog), pero muchos otros cuestan dinero, y algunos mucho dinero. La cuestión entonces es, ¿Merece la pena? ¿Recuperaré mi inversión? Algunos ejemplos de recursos no gratuitos y que pueden merecer la pena son:

  • Libros: Aunque hay que saber separar la paja, los libros son una fuente increíble de conocimiento a precios más que razonables. En los libros, un experto, se dedica a sintetizar todos sus conocimientos de forma ordenada y sistemática para que cualquiera pueda acceder a ellos por unos 15€. ¡Y eso que, normalmente, ese experto puede estar cobrando miles de € por hacer conferencias o dar sesiones privadas!
  • Cursos: Muchos cursos, ya sean sobre cómo invertir en bolsa o como mejorar en tu trabajo, pueden ser extremadamente útiles si utilizas lo aprendido. Afortunadamente, en España no son muy caros.
  • Ayuda profesional: Abogados, fontaneros... ¿A que no te pones a tocar la instalación eléctrica de tu casa? ¿Te han introducido alguna clausula en la hipoteca y no te enteraste? Muchas veces ahorramos en estos servicios y luego... pasa lo que pasa. Muchas cosas puede que sepamos hacer nosotros (o con ayuda de internet), pero ante la duda... Llama.

Pero entonces, ¿Como saber si recuperaré mi inversión? Cuando son desembolsos muy grandes, yo utilizo un sistema muy concreto que me permite saber si el material es bueno o no:

  • Buscar Reviews en Internet: Si es un libro, utiliza Amazon. Si es un curso o un problema que necesita ayuda profesional, o un curso; busca opiniones en foros. Céntrate en gente que haya hecho el curso; los demás solamente están quejándose sin saber.
  • Lee su material gratuito: Tanto si es un libro como si es un abogado o un blogger que vende algo; tendrán una página web o un blog. No te fijes demasiado en el diseño que tenga la página (aunque un buen diseño puede indicar que la persona se preocupa por los detalles, y eso es bueno), sino en el contenido. ¿Es bueno? ¿Resuena contigo? ¿Te convence?
  • Haz una lista con lo que quieres sacar del libro/curso y compáralo con lo que el curso ofrece.

¿Esto te parece demasiado complicado? Lo es. Y, normalmente, para un libro o para un servicio básico no haría más que el primer paso. Pero cuando hablamos de gastar 500€-2.000€ en un curso o en un buen servicio, esta investigación previa puede ayudarte inmensamente y darte la perspectiva suficiente para saber si este curso/charla/loquesea puede aportarte valor o no. Y recuerda, "Obtienes lo que pagas".

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar