Rankia España
blog Si hablamos de dinero

Asesores, Brokers, Bancos y chiringuitos, Capítulo VI Pequeño Manual de Bolsa

Empecemos por los últimos. Probablemente no te llamarán nunca y si lo hacen nunca sabrás cómo han conseguido tu número personal. Te hablarán de una oportunidad única y urgente sobre un valor del que nunca has oído hablar, te invitarán a abrir la cuenta por teléfono y que hagas la transferencia ya mismo porque la ganancia va a ser fabulosa. Les dirás que no y textualmente te dirán: “Ud. es realmente muy tonto” Mire mañana el periódico. Y pobre de ti, verás que ha subido un 50% en unas horas. Te volverán a llamar y ya les harás más caso, te volverán a hacer la misma oferta o similar y te darán argumentos de peso. Si les haces caso, ganarás un 50% sobre la marcha, muy posiblemente pero como realmente no eres tonto querrás vender, recoger beneficios. Y ahí, o te dejarán hacerlo o te darán mil argumentos para que no lo hagas. Si te dejan es para que te enganches y si no te dejan simplemente el final es más rápido. Ellos han hinchado el valor con tu dinero mientras vendían títulos comprados por un céntimo, porque la empresa no vale nada. En resumen: Tu dinero ha desaparecido, todos los argumentos eran falsos y su flamante sede social está vacía cuando llega la policía. Aunque te parezca mentira su objetivo son médicos, empresarios, profesionales liberales, catedráticos. Y pican muchos.

Vamos con los bancos: Si tuviera que definir la profesión de un empleado de banca, tendría que decir que es una “profesión triste” : arengas mañaneras, generalmente impartidas por un pobre hombre que se cree importante, para colocar al que entre por la puerta el producto que le interesa al banco. Da igual que vayas a preguntar por el dólar o porque te interesa la sartén que regalan con el plazo fijo. Siempre aparecerá una oferta, por ejemplo, de bonos híbridos o un seguro u obligaciones subordinadas, que el empleado ni te sabe explicar bien y si te parece interesante el ofrecimiento se convierte instantáneamente en tu solicitud fehaciente de que exiges ese producto. A esa venta forzada, sumas la carga administrativa que soporta el empleado más el triple de llamadas a realizar por cada persona que entra por la puerta y el control continuo del ¿pobre hombre? por la cifra recaudada cada media hora, sus amenazas de “más”, “más” “con el pan de mis hijos no se juega” y estarás de acuerdo en que es un trabajo enormemente triste.

Brokers: Bueno, están especializados en bolsa y mercados financieros. No tocan otros productos. Un buen sitio para ir a hablar de bolsa y finanzas. Además, les interesa que te vaya bien y se esforzarán en darte muy buen servicio y atención. Ahora bien, si eres un inversor que compra un valor y vuelve a los seis meses, pues no eres interesante para su negocio. Si operas con mediana agilidad, nada que objetar. Seguirán intentando que te vaya lo mejor posible.

Asesores , Agentes bancarios y EAFIS: Independientes o cuasi independientes. No tienen ningún interés en colocarte nada. Como un buen empleado de banca, que los hay y, bastantes todavía, se interesarán por tu actividad profesional, por tus intereses de ocio, lucrativos y familiares para planificar contigo una estrategia a seguir, en un sentido o en otro pero siempre de acuerdo contigo. O así debería ser.


¿Con quién decides trabajar? Lógicamente con la persona y entidad que mejor te atienda y te demuestre resultados. Es cómo elegir tu médico de familia. Cambiarás hasta que encuentres al que te comprende y te mime.
Da igual que sea un banco, un bróker o un asesor: cuando tú estés cómodo lo sabrás.

Ten presente que todos queremos gestionar tu dinero. Tú mandas.

20 tipos de profesionales  a evitar:

1. Las personas que no quieren o no pueden admitir sus limitaciones.

2. Las personas que son consumidas por creencias ideológicas o políticas al tomar decisiones de inversión.

3. Las personas que no están dispuestas a decir "no sé".

4. Las personas que no aprenden de sus errores.

5. Las personas que culpan a fuerzas externas por sus fracasos.

6. Las personas que son incapaces de comunicarse de manera efectiva.

7. Las personas que te dan garantías sobre el futuro del mercado.

8. Las personas que están más interesadas en vender un producto que crear una relación con el cliente beneficiosa y duradera.

9. Las personas que intentan invertir en los mercados como ellos creen que deberían ser, en vez de como realmente son.

10. Las personas que están más preocupadas por lo que otros están haciendo en lugar de centrarse en su propio proceso y objetivos.

11. Las personas que se toman a los mercados de forma personal y permiten que sus emociones conduzcan sus decisiones.

12. Las personas que asumen que la expresión “confía en mí, yo conozco esto”, es suficientemente para explicar su estrategia operativa.

13. Las personas que creen en teorías de la conspiración y piensan que el sistema va en contra de ellos.

14. Las personas que están más preocupados por sonar inteligente que realmente hacer dinero.

15. Las personas que se obsesionan con los movimientos de corto plazo del mercado.

16. Las personas que prefieren llevarle al golf que ayudarle a resolver sus problemas.

17. Las personas que te hacen sentir como si te estuvieran haciendo un favor al dejar que inviertas su dinero con ellos.

18. Las personas que tratan de deslumbrarte recitando 200 páginas de libros financieros.

19. Las personas que están más preocupadas por la recolección de los futuros clientes que de cuidar los actuales.

20. Las personas que te dicen lo que quieres escuchar en lugar de lo que necesitas oír.

 

  1. #1
    Gelsa

    La Guardia Civil detiene a 10 personas por estafar con acciones alemanas

    http://cincodias.com/cincodias/2016/08/12/mercados/1470984651_388921.html

Autor del blog
  • Gelsa

    Mi objetivo es compartir mis pequeños conocimientos con el pequeño inversor. Me preocupan, especialmente, dos colectivos: la juventud y los jubilados. Los primeros, se incorporan al mercado laboral con ganas de cambiar el mundo, como es su obligación. Los jubilados, despues de una trayectoria dura e intensa, se han ganado el derecho a disfrutar. Pero....a ambos colectivos les espera un mundo feroz si desean rentabilizar su dinero. Desde aquí intentaré orientarles con comentarios sencillos

Envía tu consulta

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar