¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.

El seguro. Luces y sombras

Artículos sobre seguros, los productos financieros y el consumidor.

Etiqueta "Mediador de seguros": 23 resultados

Impuestos revolucionarios

Dice la Wikipedia que "Impuesto revolucionario, también conocido como vacuna extorsiva, es la denominación que suelen dar determinados grupos terroristas a la extorsión económica."
 
Añade que "La banda armada suele enviar remesas de cartas al grupo de empresarios seleccionados. En ella se le recuerda su "deber" de contribuir a la lucha por la liberación de la patria o de alguna revolución y se le recuerda que de no hacerlo él y sus bienes serán objetivos de atentados terroristas, aunque si el lenguaje está moderado por la situación política se suelen utilizar otros términos."
 
Afortunadamente quedan lejos los tiempos en que esta situación se vivía en España en relación al terror de una banda armada. Pero es necesario concluir, viendo las prácticas comerciales de algunos bancos, que su particular "terror" funciona basado en los mismos métodos.
 
Por ello no queda otra que hablar de impuestos revolucionarios o vacunas extorsivas en la banca.
 
Por otra parte tenemos lo que dice nuestro Código Penal al respecto de la extorsión en su Art. 243: “El que, con ánimo de lucro, obligare a otro, con violencia o intimidación, a realizar u omitir un acto o negocio jurídico en perjuicio de su patrimonio o del de un tercero, será castigado con la pena de prisión de uno a cinco años, sin perjuicio de las que pudieran imponerse por los actos de violencia física realizados”.
 
Nos quedaría por ver qué es "intimidación" pero definir esta es mucho más sencillo: es el acto de hacer que los otros hagan lo que uno quiere a través del miedo.  
 
Otra cuestión interesante es abordar el término "Estafa" que la Wikipedia trata así:"El núcleo del tipo penal de estafa consiste en el engaño. El sujeto activo del delito se hace entregar un bien patrimonial, por medio del engaño; es decir, haciendo creer la existencia de algo que en realidad no existe. Por ejemplo: se solicita la entrega de un anticipo de 500 euros como entrada para la adquisición de una vivienda en un conjunto residencial, inmueble que no existe." Tengamos en cuenta amigo lector, y por si no lo sabías, que los seguros son instrumentos patrimoniales pues o bien protegen bienes y patrimonio (como un seguro de hogar o el de una fábrica) o bien lo crean (como un seguro de ahorro, de vida o de pensiones). 
 
¿Seguimos?
 
Se denomina "fraude bancario" al uso de medios fraudulentos para obtener, dinero, bienes u otras propiedades poseídas o en poder de una institución financiera. ¿Pero qué ocurre si es al reves? Pues que solo faltará un adjetivo pero seguiría siendo fraude si el banco "aprovechándose del error o mediante engaños obtiene de otra persona un beneficio, se hace con una cosa o un lucro."
 
Wow!
 
En este punto necesito tomar algo de aliento. Porque me parece que estoy notando un cierto sofoco, se me están hinchando las venas de las sienes y siento un cierto acaloramiento.
 
Porque estoy cansado de recibir consultas de personas a las que:
 
- se les impide el acceso al crédito para la adquisición de vivienda, un vehículo o financiar la empresa si no contratan seguros del propio banco.
- si no contratan los seguros se les ofrecen condiciones de interés leoninas que no pueden aceptar por lo que acaban cediendo contra su voluntad
- se les dice que el seguro de hogar es obligatorio por Ley cuando solo es obligatorio si se tituliza el préstamo
- se les dice que el seguro de vida es obligatorio cuando no hay ni una sola coma al respecto en ninguna Ley
- se les dice que el seguro de protección de préstamos es obligatorio y, además, se permiten el lujazo de generar comisiones endosándolo a pensionistas, parados, funcionarios, militares o autónomos que no están cubiertos por muchos de esos contratos.
- se les ofrecen productos financieros complejos (swap, floor, ... ) como si fueran seguros cuando no lo son y cuando la palabra "seguros" está prohibida por Ley a todo lo que no sean operaciones no actuariales.
- se les obliga a contratar planes de pensiones para acceder a otros productos. Y si uno echa un vistazo a la rentabilidad de esos planes ¿adivinas quien gana?
- se les oculta que todas las prácticas anteriores están prohibidas por una Directiva Comunitaria pues está prohibido vincular otros productos a préstamos pero también vulneran el art 5º de la Ley 26/2006 pues este prohibe al banco como agente de seguros imponer un solo contrato de seguro. 
 
Por todo ello entiendo que estos "impuestos revolucionarios" o "vacunas extorsivas" se ejercen con "intimidación" lo cual genera miedo, un miedo que conduce a su aceptación y a no denunciar pues se temen represalias. Por ello entiendo que cuando no se dice la verdad y cuando se miente para conseguir un beneficio se produce "estafa" y "fraude".
 
Los más cándidos entre nosotros dirán "Bueno, ¡que cambie de banco!" 
 
Una buena parte de nosotros no puede hacerlo pues no obtendrá crédito donde no cuenta con un historial que ofrecer. Pero la mayoría de las experiencias que conozco, que me consultan, acaban con un mismo comentario: "es que vaya donde vaya me ofrecen lo mismo: o trago con los seguros o no me financian"
 
Y aquí viene otra definición dolorosa: "En economía se denomina cartel o cártel a un acuerdo informal entre empresas del mismo sector, cuyo fin es reducir o eliminar la competencia en un determinado mercado. Los cárteles suelen estar encaminados a desarrollar un control sobre la producción y la distribución de tal manera que mediante la colusión de las empresas que lo forman, estas forman una estructura de mercado monopolística, obteniendo un poder sobre el mercado en el cual obtienen los mayores beneficios posibles en perjuicio de los consumidores."
 
Si el "banco A" fuera el único en jugar este juego rápidamente el mercado le pondría firmes simplemente porque el cliente iría a otro lugar con el clima más saludable. Pero ¿qué sucede si vayas donde vayas hallas la misma respuesta? Para el banco de turno está claro: su cliente "cautivo" no tiene otra que tragar lo cual implica y garantiza esos "mayores beneficios posibles en perjuicio de los consumidores" para el conjunto de actores del mercado, cada cual con los suyos.
 
Lo peor viene cuando a todo esto le sumamos ese mirar hacia otro lado del supervisor, la ausencia de denuncias en Juzgados por los consumidores, aterrorizados y un escenario jurídico enormemente protector que acaba siendo estéril por la acción combinada de ambas partes. 
 
Todo esto podría parecer banal pero no lo es. Los que no se enteran de la misa dirán "¡Vale!, obligan a contratar seguros pero eso total tendría que hacerlo y, además, no perjudica al cliente del banco". Esa frase rezuma ignorancia extrema en materia de seguros.
 
Para empezar porque eso solo sería posible si el seguro que endosa el banco cuesta lo mismo y cubre lo mismo que el que realmente necesita el cliente, su cliente. Pero eso no es así.
 
En el mercado libre, ese exento de cadenas (eso significa etimológicamente "vinculado"), un seguro de vida puede costar hasta un tercio de lo que cuesta en banca, eso sin contar con que los PUF (Primas únicas financiadas) supondrán un esfuerzo añadido al crédito durante toda la vida del préstamo y al pagar interés por esa PUF durante toda la duración llegará a costar cerca del doble, en función del tiempo. Si entramos a valorar que pocos de esos seguros de vida cubren una incapacidad total la diferencia de cobertura pasa a ser astronómica. 
 
El de hogar o el de una indústria son tema aparte donde las diferencias de cobertura se cuentan por decenas o por cientos y en materia de precio puede haber para unas cuantas cenas.
 
Aclaro que a nosotros, los mediadores de seguros, estas prácticas también nos afectan y mucho: tener un cliente que financia una casa, su empresa o un coche hoy día supone que será "secuestrado" mientras dure su deuda con el banco. A veces lo ven como algo natural y otras como una separación forzosa, como quien se despide de la familia porque ingresa en presidio... "Volveré enseguida que me suelten"
 
Y si el "secuestro" dura los 25 o 30 años de un hipotecario ¡imagina! En todo esto no ha dicho ni mú la Comisión Nacional de la Competencia si bien para quienes lo experimentamos es una práctica restrictiva totalmente plausible, obscena y evidente. 
 
¿Que no es cierta? ¿Que no existe? Tomad cualquier periódico, cualquier valla o anuncio de préstamos y leed la letra pequeña que refiere las vinculaciones que condicionan el contrato e intentad hallar una que no las tenga. 
 
¿Cómo resolver este tema?
 
De entrada los supervisores (banca y seguros) deberían hacer cumplir la Ley y, además, poner en marcha la registradora para ingresar las sanciones.
 
Asimismo sería de agradecer que algún fiscal, de oficio, o alguna asociación de consumidores y usuarios cortara el bacalao de las acciones de cesación haciendo que este escenario pseudomafioso pasara a la historia como ha pasado el otro terror que vivimos en este país y cuyo fin tampoco se veía con claridad hace tan solo una década.
 
Según algunas fuentes las ayudas recibidas por bancos y cajas en todas sus formas desde el inicio de la crísis rondan los 225.000 millones de euros. El huracán Katrina causó daños por valor de 108.000 millones de dólares americanos, es decir, nuestra banca ha sido una catástrofe doblemente dañina respecto del peor huracán vivido en los USA. Pero no me consta que el Gobierno haya salvado a una sola Pyme ni autónomo, ni un solo puesto de trabajo o un solo desahucio. Dicho esto mis esperanzas se evaporan.
 
Y sigo dándole vueltas al coco ¿cómo resolver este tema?
 
Tal vez la respuesta, amigo lector, la tenga el ciudadano consciente de qué se hace con él y con sus Derechos: tu.
 
"Un abogado con su maletín puede robar más que cien hombres con sus pistolas" Mario Puzo
 

Es la hora del corporativismo bien entendido

 

Hace poco el periodista  especialista en seguros Miguel Benito nos hablaba desde su Tribuna en el BDS acerca de la necesidad de contar con una brújula para la mediación. ¿Dónde está nuestro norte?

Con toda probabilidad no solo es la mediación quien anda perdida pues está claro que para que existan casi 100.000 mediadores - de entre los cuales menos de un 15% vive profesionalmente del seguro - se exige el concurso de otros actores que no saben cómo alcanzar su destino de un modo más inteligente (la industria) y un supervisor que no se acaba de decidir por poner orden donde debe mientras mide sin cesar a quienes mejor cumplen con quien precisa protección: el consumidor.

Siempre pensé que en materia de distribución de seguros la Ley 26/2006 tenía la última palabra. Por ello imagino sin problemas un mercado libre donde todas las figuras que permite la Ley desarrollan con profesionalidad su negocio, con respeto hacia la libre elección de canal y el derecho a contratar o no por parte del consumidor, con celo respecto de la capacidad profesional basada en el conocimiento que se adquiere con la formación y la experiencia así como con la creatividad e inversión que requiere una oferta de valor que estimule el mercado hacia la excelencia. Todo ello aderezado con el fair-play, porque una cosa es ser competidores y otra muy distinta ser depredadores o simples bucaneros.   Leer más

Por sus hechos los conocerás

La frase que da título a este artículo corresponde al Nuevo Testamento. Dos mil años más tarde esa máxima sigue siendo cierta si bien hay que estar atento a esos hechos para conocer realmente a quien está tras los mismos.

Hoy me llega la siguiente noticia, publicada en ASEGURANZA

 

 

"El Consorcio “tiene un problema en Lorca en los Multirriesgos ligados a hipotecas”

Alejandro Izuzquiza, director de Operaciones del Consorcio de Compensación de Seguros, pidió ayer en la clausura de la XI Convención de AMAEF que la banca colabore para que puedan pagar las indemnizaciones a los asegurados de Lorca, cuyas pólizas de Multirriesgos están ligadas a créditos hipotecarios. Según Izuzquiza, “aquí tenemos un problema, ya que nos vemosimpedidos a agilizar la gestión de los siniestros por el terremoto, porque la actual Ley de Contrato de Seguro dice que necesario para poder indemnizar al afectado el consentimiento de las entidades financieras en el caso de seguros Multirriesgos ligados a hipotecas: Sin este consentimiento no podemos pagar al titular del inmueble”.   Leer más

El Colegio de Mediadores de Valencia nos lo explica