Frenazo en seco de los planes de pensiones

Frenazo en seco de los planes de pensiones

Solamente se salva uno

Sólo existe un único plan de pensiones del sistema individual de renta variable (el que corresponde a las aportaciones realizadas por el propio ahorrador), que presenta una rentabilidad positiva en los últimos doces meses. Caser Nuevas Oportunidades puede presumir de ello entre nada más y nada menos que 246 planes de pensiones, además con una rentabilidad que alcanza el 11,31%, según los datos de la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco).

Pero la cosa no queda ahí: apenas un par de planes de renta variable mixta han logrado remar a contracorriente en el último año entre un total de 179. Mientras que sólo cinco de estos vehículos de ahorro de renta fija mixta han sorteado la crisis de los 265 que forman parte de su categoría.

El panorama es desolador si se tiene en cuenta el último año. Claro que conviene recordar que a un plan de pensiones no hay que mirarle a corto plazo –de uno a tres años– sino a un plazo mucho mayor, incluso superior a los 15 años. De hecho, las seis categorías que dan vida a los más de 3.200 planes de pensiones que circulan por España presentan rentabilidades positivas en los tres últimos lustros, según Inverco.

Claves

Plan de pensiones
Se trata de un contrato mediante el cual uno se compromete a realizar unas aportaciones a ese plan

Fondo de pensiones
Es el que gestiona el dinero del partícipe invirtiéndolo en determinados tipos de activos

Tipos de planes
Sistema individual (lo puede hacer cualquier persona), sistema de empleo (una empresa en favor de sus trabajadores) y sistema asociado (determinados colectivos como policías, abogados, economistas, arquitectos...)

Activos donde invierte
Pueden invertir el dinero de los ahorradores en diferentes activos como acciones, deuda, divisas...

Aportaciones
Se pueden realizar aportaciones de forma periódica, pero también se puede dejar de aportar

Planes garantizados

Los planes que mejor están salvando la crisis son los más conservadores, como son los garantizados. Buena prueba de ello es que 27 de los 30 planes que mayor rentabilidad han obtenido en los últimos doce meses –con datos al cierre del pasado 30 de noviembre–, son garantizados. Se trata de productos que garantizan el capital aportado al plan en un periodo determinado, más una rentabilidad. Están muy enfocados a inversores con aversión al riesgo o que tienen muy cercana la fecha de la jubilación. “No son recomendables para una persona joven porque la bolsa ha demostrado empíricamente que ofrece mayores rentabilidades en periodos largos, que los que pueden ofrecer los planes de pensiones aunque sean de renta variable pura”, advierte un gestor de una caja local.

El pésimo comportamiento de los mercados en los últimos meses y la falta de incentivos fiscales son los factores que están detrás del mal tono de los planes de pensiones. Un negativo comportamiento que se resume en tres pérdidas fundamentales: patrimonio, partícipes y rentabilidad. Cada vez son más los tenedores de un plan de pensiones que se están viendo obligados a deshacerse de ellos ante el recrudecimiento de la situación económica. Porque no hay que olvidar que uno de los factores que estipula la ley para poder rescatar un plan de pensiones es el desempleo de larga duración. Entendiéndose como tal que una persona se halle inscrita en las oficinas del INEM durante al menos 12 meses consecutivos, sin cobrar las prestaciones por paro.

Hasta el último segundo

Llegados a este momento del año muchos son los partícipes que se animan a realizar aportaciones a un plan de pensiones o, caso de no tenerlo, a contratar uno. ¿Por qué en estos momentos? “Hay que aprovechar hasta el último día del ejercicio para reducir la factura fiscal de cara a la cita con Hacienda del próximo año”, señala el mismo gestor valenciano.

Bancos y cajas lo saben bien, por lo que aprovechan la recta final del año para sacar un amplio abanico de productos, que además vienen acompañados de jugosos regalos. Una práctica habitual por estas fechas. Ahí está el caso de Bancaja, que sorteará el coste en 2009 de 40 hipotecas de la caja (con un límite máximo de 9.600 euros brutos por hipotecas); o de regalar un MP4 a los clientes que realicen una aportación de entre 3.000 y 10.000 euros; o el de realizar abonos en cuenta e incrementar el porcentaje en planes de ahorro en cuenta para los tramos más elevados, por citar algunos ejemplos. O el caso de la CAM, que ofrece la opción de un regalo –principalmente artículos de menaje y electrónica–, o recibir el abono de un 2% de las aportaciones netas. O también el del Banco de Valencia, cuya gestión de planes recae en Aseval –filial de Bancaja–, que sortea 10 hipotecas (también con un límite anual de 9.600 euros brutos), además de regalar MP4, Ipod, ordenadores portátiles o realizar abonos, según la cantidad que se aporte.

Pero con regalos o sin regalos, este 2008 se va a convertir en el primer ejercicio desde que se crearon en España allá por 1991 en perder patrimonio. Así, al cierre del tercer trimestre, el patrimonio que movían los 3.249 planes de pensiones (de los tres sistemas: individual, empleo y asociado) era de 80.334 millones de euros frente a los 86.561 millones que tenía ahorrados a 31 de diciembre de 2007. Una cifra que representa un caída de prácticamente el 7%. Precisamente los fondos de pensiones del sistema individual han sido los menos afectados con la caída, dado que el sistema de empleo –las aportaciones son realizadas por la empresa a favor del partícipe–, registra una caída del patrimonio de casi un 15% en los nueve primeros meses del año, mientras que el sistema asociado –planes diseñados para determinados colectivos–, acumula un descenso del ahorro por encima del 10%.

Asimismo, el número de nuevos planes se ha reducido considerablemente, al pasar de los 60 del pasado año hasta los 26 de finales de noviembre, según los datos que maneja VDOS Stochactics.

Fuera del ‘top ten’

Actualmente son 85 grupos los que gestionan los planes de pensiones en España, pero el mayor peso recae sobre BBVA, La Caixa, Santander, Fonditel (la gestora del Grupo Telefónica) e Ibercaja. Entre los cinco concentran el ahorro de casi un 55% del patrimonio total, según los datos de Inverco al cierre del tercer trimestre del año.

Por su parte, las dos grandes cajas valencianas permanecían fuera del top ten. Bancaja, a través de su gestora Aseval, contaba a esa fecha con un patrimonio de 1.924 millones de euros y 95 planes, lo que le situaba en el undécimo puesto. Un patrimonio que se verá incrementado por la reciente adjudicación del plan de pensiones de los empleados de la Universitat de València a la caja de Pintor Sorolla, del que se van a beneficiar más de 5.200 personas.

Por su parte, la CAM, cuya gestión recae en su filial Mediterráneo Vida –la empresa del grupo que engloba las pensiones, seguros y riesgos–, tenía al 31 de septiembre pasado un patrimonio de 1.193 millones de euros, que estaba repartido entre 93 planes de pensiones, ocupando el puesto número 14 del ranking.   

¿En quién vamos a confiar en el sistema financiero? 

Un trader junior de Societe Generale provocó en enero pasado un descomunal agujero en la entidad. Más tarde fueron las agencias de rating las que no sólo no avisaron de lo que se estaba cociendo en las entrañas de la banca de inversión americana sino que las calificaron con buena nota. Y ahora va y salta por los aires el affaire Madoff, un curioso personaje que llegó a ser el responsable del Nasdaq y sobre el que ya en los últimos años se había investigado. Sus números no dejaban lugar a dudas: nunca en los últimos 40 años había ofrecido una rentabilidad inferior al 10%.

La palabra “pérdida” no figuraba en su diccionario. Lo sorprendente es que en esta ocasión han sido las grandes fortunas las afectadas por este presunto fraude piramidal y no precisamente los pequeños inversores. Esos que suelen dejarse llevar por los cantos de sirena que ofrecen duros a cuatro pesetas. Gestoras de reconocido prestigio junto con sus talentosos profesionales habían cargado las carteras de sus clientes con productos de Madoff. La rentabilidad estaba asegurada. Incluso ejecutivos de firmas financieras de primer orden mundial habían estado recientemente durante las últimas semanas en el edificio Lopstick de Manhattan, la sede central del imperio Madoff. A saber que papeles les enseñó este gurú para que volvieran tan contentos y, sobre todo, tan tranquilos sabiendo que sus inversiones estaban “a buen recaudo”.

Madoff era una especie de proveedor a gran escala de hedge funds o fondos de alto riesgo. Esos fondos que siguen estando prácticamente al margen de la ley. Nadie los regula, ni los supervisa. Una especie de activos intocables hasta que una presunta estafa tan añeja como es el fraude piramidal se ha llevado por delante un buen puñado de miles de millones. Ni la propia SEC ni las auditoras han evitado este presunto fraude multimillonario. Y hablamos de organismos reguladores y supervisores de la primera economía del planeta.

Tampoco, por lo visto, han colaborado los intermediarios financieros. Si esto sucede en EE UU, ¿qué no estará pasando en otros países? Es la pregunta que se hacen muchos inversores. Los mismos que deben tener claro que en el mundo de la inversión –como en la vida misma– nadie da duros a cuatro pesetas.

La supervisión y la regulación son las principales bazas con las que cuenta cualquier sistema financiero que se precie. Claro que si ambos mecanismos también fallan como antes lo hicieron las agencias de rating, ¿en quién vamos a confiar? 

CLAVES PARA SUSCRIBIR UN PLAN DE PENSIONES 

Aportación

Lo primero que hay que tener claro a la ahora de hacer un plan de pensiones es la cantidad de ahorro que se va a aportar, así como la edad en el que se va a aportar el plan. Las aportaciones se puede realizar mensual, trimestral, semestral o anualmente, dependiendo del plan, incluso se pueden aumentar o suspender temporalmente.

Límites

La aportación máxima a partir de 50 años no puede exceder de 10.000 euros al año o el 30% de la suma de los rendimientos netos de trabajo y de actividades económicas percibidas en cada año. Las personas mayores de 50 años pueden deducirse hasta los 12.500 euros o el 50% de los rendimientos netos del trabajo, es decir, lo que se ha ganado en el ejercicio menos los gastos legalmente deducibles de tales ingresos.

Por cuenta propia o ajena

Atendiendo a quien realiza las aportaciones hay tres tipos de planes de pensiones: sistema individual, que corresponde a las aportaciones realizadas por el propio ahorrador; sistema de empleo donde las aportaciones son realizadas por la empresa a favor del partícipe; y sistema asociado, que son planes diseñados para determinados colectivos.

Diversificación

Hay seis categorías de planes de pensiones: renta fija a corto plazo, renta fija a largo plazo, renta fija mixta, renta variable, renta variable mixta y garantizados. Una amplia gama que contempla desde inversiones orientadas a perfiles de menos riesgo o conservadores como es la renta fija, hasta perfiles de más riesgo como es la inversión en renta variable.

Comisiones

Conviene analizar bien la cuantía de las comisiones que le van a cobrar porque una diferencia de apenas un 1% le puede suponer varios miles de euros a la pensión a lo largo del tiempo. Las comisiones que suelen aplicar las entidades financieras oscilan entre el 0,75% y el 2,50%, que es el máximo permitido por la ley. Cualquier titular de un plan de pensiones puede cambiar y/o traspasar el mismo las veces que quiera, sin ningún tipo de coste fiscal ni de gestión.

Rescate

La Ley contempla la posibilidad de rescatar el dinero invertido en los casos de enfermedad grave del partícipe, de su cónyuge o de alguno de sus ascendientes y descendientes de prime grado, invalidez, incapacidad permanente absoluta para todo trabajo o incapacidad total y permanente para trabajo habitual del partícipe.

Forma de cobro

Llegada la jubilación, se puede elegir entre percibir la prestación en forma de capital, a través de un único pago; en forma de renta, mediante pagos periódicos durante cierto número de años, o mientras viva el beneficiario, y en forma mixta, una parte como capital y otra como renta.

Artículo publicado en El Boletín

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar