La semana pasada conocimos una sentencia que declaraba abusivas las hipotecas con cláusulas de suelo, dichas cláusulas impiden a los clientes de estas hipotecas beneficiarse de los periodos de tipos de interés bajos, marcando un tope mínimo, por debajo del cual la hipoteca no varía su tipo de interés aún cuando los tipos estén por debajo de ese mínimo.

De todos es sabido, que contratar una hipoteca afectará al resto de nuestras vidas o al menos un período de tiempo considerable de ellas, por eso mismo hay que prestar mucha atención a la hora de estudiar que modalidad de hipoteca vamos a contratar.

En mi opinión, a parte de las hipotecas con cláusulas de suelo, existen otras modalidades de hipoteca que no deberíamos firmar, estas modalidades son las siguientes :

  • Hipotecas crecientes - dispone de un precio convencional, euríbor + un diferencial que se revisa cada año, con sus respectivas subidas o bajadas. Pero por otro, y es lo que le da el carácter creciente, también se revisan año a año las cuotas de esta hipoteca para añadirles un 2 por ciento. Así , año tras año. No se establece un límite a partir del cual deja de aplicarse ese 2 por ciento.
  • Hipotecas que financian más del 100% del valor de tasación del inmueble con la idea de cubrir la compra de otros bienes. El que contrate este tipo de hipoteca se va a pasar 30 años pagando dicho bien de consumo, como podría ser amueblar el piso o comprarse un coche, que evidentemente se amortizan en mucho menos tiempo.
  • Hipotecas con carencia de pagos durante un determinado periodo de tiempo. Estas hipotecas generan falsas expectativas, ya que las cuotas se ven reducidas debido a que se pagan únicamente intereses y no se amortiza capital, algo que no eximirá al cliente de pagar lo que quede pendiente tras esa etapa de carencia. Dicha etapa de carencia suele ser de dos o tres años.

También hay que tener en cuenta que cuando nos ofrecen una hipoteca a interés variable (que suelen ser las más comunes ) sujeto a la variación del euríbor + un diferencial especialmente bajo (entre un 0,25 y un 0,35 ), vamos a estar sujetos a una serie de condiciones como pueden ser domiciliación de nómina, compras anuales con tarjeta de crédito por 3000 euros, contratación de planes de pensiones o aportaciones si ya los tenemos contratados con la entidad, contratación de seguros de créditos o del hogar, etc.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar