¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.

Oscar Cagigas

Gestión del capital, ondas de Elliott y sistemas de trading

Ratios para evaluar los sistemas de trading

A continuación vamos a ver los diferentes ratios que se utilizarán posteriormente para evaluar la bondad de un sistema de trading. Aunque sea una obviedad decirlo uno diseña un sistema de trading para ganar dinero, así que comenzaremos los ratios con el Beneficio Neto.

El Beneficio Neto

En un principio ésta debería ser la medida universal del rendimiento o mejor dicho, de la efectividad de un sistema. Cuanto más beneficio neto, mejor. Sin embargo no es tan sencillo y aunque lo que se acaba de decir tiene su lógica también es cierto que el futuro no es como el pasado y deberíamos intentar asegurarnos de que si escogemos el sistema que gane más deberíamos asegurarnos de que esto va a repetirse en el futuro. Me explico, supongamos un sistema que compró en el mínimo del año 2001, en septiembre. El resto de operaciones son pérdidas pero el sistema genera una ganancia elevada debido principalmente a esta operación.   Leer más

¿Qué es un sistema de trading?

¿Qué es un sistema?

Un sistema de trading es un conjunto de reglas que definen de forma inequívoca la forma de operar uno o varios instrumentos financieros con la finalidad de obtener beneficios. Dicen los expertos que un sistema solo existe si está por escrito, de forma que no debe haber ningún tipo de ambigüedad en la metodología de inversión que se pretende aplicar. Las reglas deben ser coherentes entre sí y no pueden contradecirse.

Porqué de los sistemas, ventajas e inconvenientes

Cuando uno se mete de lleno en el mundo de la inversión en bolsa se da cuenta de que hay muchas formas y métodos para operar. Una primera clasificación de estos métodos que se puede hacer es en lo referente a operar con un conjunto de reglas fijas (un sistema) o no, a través de decisiones individuales del trader u operador, que decide cuándo y qué comprar o vender.   Leer más

La Gestión de Capital

¿Qué es la Gestión de Capital?

La gestión de capital tiene muchos nombres: tamaño de la posición, peso de cada componente de la cartera, ponderación de las posiciones. La gestión de capital es uno de los conceptos más importantes y menos entendidos por los traders u operadores que no triunfan en los mercados. No se trata de control del riesgo ni diversificación ni evitar riesgos ni stoploss.

La gestión de capital nos dice cuantas acciones o contratos comprar y que parte de nuestro capital arriesgar en la siguiente operación.
Cada vez que introducimos una operación hemos tomado dos decisiones. No solamente hemos decidido si comprar o vender (en corto), también hemos decidido la cantidad con la que operar. La mayoría de los inversores ignoran la importancia que tiene esta última decisión acerca de la cantidad. Piensan que es algo arbitrario y que no importa demasiado. Lo que creen que importa es acertar en cuanto a la dirección de la operación. Sin embargo la decisión concerniente a la cantidad a arriesgar en una operación es tan importante como la decisión de comprar o vender.
 
Mientras un sistema de especulación indica que operar y cuando, una estrategia de gestión de capital indica cual es la cantidad adecuada para operar.
 
Manual Gestión Capital
 

¿Porqué es tan importante que la cantidad arriesgada sea la correcta?

Para contestar a esta pregunta vamos a dividirla en dos partes. Primeramente veremos el caso de un sistema que pierde dinero a largo plazo. Evidentemente mientras se opera este sistema no se sabe que pierde dinero a largo plazo porqué en caso contrario no se operaría. La sucesión de pérdidas indica que algo va mal y que el riesgo debería reducirse tras cada nueva operación perdedora para poder preservar capital con el objeto de usarlo cuando vengan las buenas operaciones. Si estas buenas operaciones no llegan entonces el trading debe abandonarse y replantearse la metodología de inversión.
 
El capital restante en este momento será una función directa de la cantidad que se arriesgó cuando se hicieron las operaciones perdedoras. Si se arriesgó demasiado es muy probable que el capital quede reducido a una cantidad inoperable. Incluso con un sistema perdedor deberíamos controlar el riesgo al máximo para podernos permitir una segunda oportunidad.
 
Veamos ahora la segunda opción, que es ver el impacto del cálculo correcto de la posición en un sistema ganador. Un sistema ganador lo es a largo plazo como consecuencia de la suma positiva de negocios con ganancias y pérdidas. Que se sepa no hay sistema que acierte el 100% de las ocasiones. En un sistema ganador si se arriesga más de la cuenta en una operación y esta resulta ser una pérdida estaremos “modificando” el sistema de forma que podemos convertirlo en perdedor por mala Gestión de Capital. Esas son las malas noticias. Las buenas son que si arriesgamos la cantidad correcta en función de nuestros resultados podremos conseguir un crecimiento geométrico de los beneficios.
 
Es posible operar 10.000 dólares hasta 1 millón y hubo alguien que lo hizo en el año1987: Larry Williams. Este señor atribuye su éxito a la gestión de Capital. En sus seminarios siempre dice “el concepto simple más importante que puedo enseñaros es Gestión de Capital”
 

¿Qué es eso de la f óptima?

Para explicarlo lo mejor es un ejemplo. Supongamos que dispone de 10.000 euros para operar en bolsa y que opera con futuros. El resultado de operar siempre con un futuro le ha proporcionado por ejemplo las siguientes operaciones:
 
+600
-400
-400
+1000
 
Es decir que hizo 4 operaciones y ganó 800 euros. Si vd opera de forma que compra o vende un futuro por cada X euros de su capital es posible que se pregunte lo siguiente:
 
Cual es el número optimo de futuros con el que hubiera obtenido el máximo beneficio en estas operaciones?
La respuesta a esa pregunta la proporciona la fracción óptima o f óptima.
 
Primeramente veremos de forma experimental como saber el número óptimo de futuros. Las operaciones del ejemplo son equivalentes a decir
que se ha comprado un futuro por cada 8000 o 9000 euros de capital ya que tras las dos pérdidas seguidas el capital cayó por debajo de 10000.
 
Supongamos ahora que decidimos comprar un futuro por cada 5000 euros de capital. Es decir, arriesgar más. En ese caso en la primera operación compraríamos dos futuros y ganaríamos 600 euros por futuro lo que es 1200 euros en lugar de 600. Es decir que tras la primera operación tenemos un capital de 11200 euros. Eso nos permite comprar 2 futuros para la operación segunda.
 
En la segunda operación tenemos una pérdida de 400 euros por futuro y por tanto 800 euros en total. Nos queda un capital de 10400 euros al terminar la segunda operación. Compraremos 2 futuros para la operación 3.
 
En la tercera operación tenemos de nuevo una pérdida de 400 euros o 800 euros en total. Eso nos deja con un capital de 9600 euros. Estamos por debajo de 10000 y ya no podemos comprar 2 futuros, ahora compramos 1 futuro para la siguiente operación.
 
En la cuarta y última operación tenemos una ganancia de 1000 euros por futuro. Puesto que solo teníamos comprado un futuro la ganancia es de 1000 euros. Eso nos deja con un capital final de 9600+1000 = 10600 euros. Veamos una tabla resumen de las operaciones:
 
f óptima cuadro resumen
 
Veamos ahora que sucede si compramos un futuro por cada 2000 euros de capital. El resultado es el siguiente:
 
f óptima
 
No está nada mal, ahora la ganancia es de 2600 euros!
 
Y que pasaría si compramos un futuro por cada 1000 euros?
 
f óptimo
 
En este caso tenemos menos ganancia por arriesgar demasiado. Existe un número óptimo de futuros. No se gana más por arriesgar más, sino todo lo contrario!
 
Si seguimos haciendo pruebas llegamos a la conclusión de que con estas operaciones lo óptimo es comprar un futuro por cada 1600 euros de capital:
 
 
Con una ganancia neta de 3000 euros.
 
La fracción optima en euros es comprar un futuro por cada 1600 euros de capital.
 

¿Cómo se puede saber la cantidad óptima sin probar todos los valores?

Si asumimos que un inversor opera a un múltiplo de su máxima pérdida entonces se puede incluir este múltiplo en los cálculos y convertirlo en una variable que queremos maximizar.Así:
 
Net = 1+f*op/MP
 
Donde Net es el resultado neto, f la variable que queremos cambiar para conseguir el mejor Net posible, op es la operación que estamos estudiando y MP la máxima pérdida anterior. Y si son dos operaciones:
 
Net = (1+f*op1/MP) * (1+f*op2/MP)
 
Y así sucesivamente. Cuando encontramos el valor de f que hace que el resultado neto sea máximo estamos encontrando la fracción óptima.
 
En este caso en particular sería:
Net = (1+f*600/400) * (1-f*400/400) * (1-f*400/400) * (1+f*1000/400)
 
Hacer los cálculos a mano es algo complicado. Aquí se muestra la salida del programa Sizer tras introducir las operaciones del ejemplo:
 
Sizer f óptima
 
La fracción óptima es 0.24. Para pasarla a euros se divide la máxima pérdida entre este valor. Por tanto: 400/0.24 = 1667 euros. El cálculo dice que lo
óptimo es comprar un futuro por cada 1667 euros de capital.
 
Existe un número óptimo de futuros. No se gana más por arriesgar más, sino todo lo contrario. 
 

¿Realmente importa tanto operar de forma óptima?

Depende de la cantidad de operaciones que haga. Por lo general a partir de la operación número 20 la estrategia de fracción óptima es superior a todas las demás y es cuando se empiezan a notar diferencias abismales en el resultado final. En la gráfica se muestran las operaciones de 4 inversores aplicando diferentes estrategias de Gestión de Capital a las mismas operaciones. La línea roja representa una estrategia óptima y el capital final obtenido es más del doble que con la estrategia de arriesgar siempre un 2% del capital total, algo que muchos recomiendan.
 
Invertir de forma óptima
 
A la hora de invertir en los mercados hay cientos de variables que pueden provocar un resultado negativo. Solo unas pocas de estas variables son controlables por nosotros, como el momento de entrar en el mercado o timing y como arriesgar la cantidad adecuada a nuestro capital y acorde con la estrategia que se esté utilizando. Puesto que el éxito no está asegurado deberíamos por lo menos asegurarnos de que controlamos al máximo las variables que podemos controlar. La cantidad a arriesgar determina el resultado final de una serie de operaciones.
 

¿Puede la Gestión de Capital asegurar una ganancia?

La Gestión de Capital se basa en la premisa de que se parte de un esquema ganador a largo plazo. Es lo mismo que decir que en promedio se gane más de lo que se pierda. Si un inversor no dispone de una aproximación ganadora entonces no hay ninguna estrategia de gestión de capital que le haga ganar dinero. La única forma de ganar dinero con una estrategia perdedora es retirándose a tiempo tras estar en ganancias.
 

¿Son independientes las operaciones bursátiles?

Por dependencia se entiende que el resultado de una operación anterior va a influir en la próxima operación. En general las operaciones bursátiles son independientes entre sí. Existe a veces algo de dependencia entre las variaciones de los precios, pero es algo puntual.
 

¿Se puede ganar en los mercados a “cara o cruz”?

Curiosamente las estrategias seguidoras de tendencia tienen un porcentaje de aciertos en los entornos del 40%. A simple vista parece que si lanzáramos una moneda conseguiríamos mejores resultados. Sin embargo cuando se trata de cuantificar la bondad de un método o aproximación de mercado no solo hay que tener en cuenta el porcentaje de aciertos, sino también lo que se gana cuando se acierta y lo que se pierde cuando se falla. La solución la proporciona la expectativa.
 

¿Qué es la expectativa?

La expectativa es la ganancia esperada por cada unidad que se arriesga. Supongamos un sistema con un 90% de aciertos que en las operaciones
ganadoras obtiene un promedio de 200 euros y en las perdedoras un promedio de 1500 euros. En media ese sistema proporcionaría:
 
0.90*200-0.10*1.500=30 euros por operación
 
Esa es la expectativa del sistema. Como se puede ver no es cuestión de ganar mucho ni de acertar mucho, sino de que la combinación de los dos parámetros resulte positiva. Por ejemplo en un típico sistema seguidor de tendencias (porcentaje de aciertos del 40% y cuando se acierta se gana el triple de lo que se pierde cuando se falla):
 
Exp = 0.40*3-0.60*1=0.6
 
La expectativa es de 60 céntimos por cada euro que se arriesga. Un buen sistema tiene una expectativa de 0.5 o superior.
 
Para poder aplicar Gestión de Capital a un sistema es necesario que este sistema tenga expectativa positiva.
 
 

¿Cuál es la clave para que el capital crezca de forma rápida y constante?

Para que el capital crezca de forma sostenida es muy importante que las disminuciones de la curva de capital o drawdowns sean lo menos profundas posible. El generador de drawdowns son las operaciones perdedoras y por ello es equivalente tener muchas perdidas pequeñas como tener pocas pérdidas pero demasiado elevadas. Por tanto, en sistemas que acierten poco (seguidores de tendencia) buscaremos una diversificación adecuada ya que estos sistemas deben “encontrar” la operación que compense las pérdidas tras un 60% (o más) de operaciones negativas.
 
En los sistemas con alto porcentaje de aciertos no se necesita diversificar tanto ya que lo más probable es que la siguiente operación salga bien, pero hay que tener especial cuidado en que las pocas pérdidas no arruinen un número demasiado elevado de operaciones con ganancias.
 
Cada sistema tiene una Gestión de Capital que sólo sirve para este sistema en particular. 
 

¿Qué es una  estrategia de cobertura de capital?

Se basa en proteger su capital si las operaciones no van bien. Es una buena manera de probar una metodología de inversión sabiendo de antemano el capital restante en el peor de los casos. Supongamos un trader que comienza a operar con 100.000 euros y no quiere que su cartera caiga por debajo de 70.000. Este trader adopta una sencilla estrategia de gestión de capital consistente en operar con la mitad de su riesgo disponible. En este caso arriesgará 0.5 * 30.000 = 15.000 euros en la próxima operación.
 
Si su cartera cae hasta tener una valoración de 80.000 euros este trader solo puede arriesgar ahora 5000 euros (80.000-70.000) * 0.5. De esta forma
estamos “aplanando” la curva de capital y solo se arriesga dinero cuando se tiene y las operaciones van bien. Esta estrategia se basa en que teóricamente nunca llegaríamos al límite de 70.000 euros por tener que asumir un número infinito de divisiones del capital. Es la famosa paradoja de Zenón y la tortuga (Zenon no puede alcanzar la tortuga sin antes haber recorrido la mitad del camino entre ambos, y antes debe recorrer la mitad de la mitad y así sucesivamente....)
 
Si el trader opera correctamente y su cartera alcanza una valoración de 200.000 euros ahora ya puede arriesgar 65.000 y también puede subir el límite inferior para asegurarse que siempre queda en ganancias.
 
Todo inversor quiere saber cuando y que comprar, pero son pocos los que quieren aprender a vender y muchos menos los que quieren saber sobre gestión de capital. No es una casualidad que la mayoría de los inversores pierda dinero de forma constante y sostenida.
 

Oscar CagigasPor Oscar Cagigas

www.onda4.com   Leer más

Las Ondas de Elliott

¿Quién era Elliott?

Elliott nació el 28 de Julio de 1871 en Marysville, Kansas. Durante 25 años mantuvo cargos ejecutivos en compañías de ferrocarril en México y Centroamérica. Después de rescatar numerosas compañías de situaciones financieras inciertas, Elliott ganó una buena reputación como gestor de grandes negocios.

Elliot
 
En 1920 se mudó a Nueva York. En 1924 el departamento de estado de Estados Unidos le seleccionó como jefe financiero para Nicaragua, que estaba bajo el control de los Marines Estadounidenses en aquel momento. Posteriormente Elliott se mudó a Guatemala para asumir el cargo ejecutivo de Auditor General de la compañía de ferrocarriles de Centroamérica.
 
A su vuelta a Estados Unidos, Elliott comenzó a sentir los síntomas de una enfermedad del tracto digestivo que había contraído en Guatemala, una ameba. Esta enfermedad le derivó en una fuerte anemia razón por la cual estuvo casi un año en el hospital.
 
Debido a su enfermedad, Elliott se vió forzado a un retiro involuntario a los 58 años. Varias veces en los siguientes cinco años Elliott estuvo muy cerca de morir, por lo que necesitaba algo en lo que ocupar su mente mientras se recuperaba de los ataques de la enfermedad. Fue en ese momento cuando Elliott comenzó a estudiar las fluctuaciones de los precios en el índice Dow Jones.
 

¿Para que sirven las Ondas de Elliott?

Elliott agrupó sus ideas en lo que consideró su trabajo definitivo “La Ley de la Naturaleza. El Secreto del Universo”. Este monográfico, que Elliott publicó a los 75 años incluye casi todos los razonamientos que tuvo al concebir la teoría de las Ondas. El libro se publicó en junio de 1946 y se vendieron 1000 copias a varios miembros de la comunidad financiera de Nueva York. Solo dos años antes de su muerte, Elliott había puesto su firma en la historia. Como un resultado de su investigación pionera, hoy, miles de gestores de carteras institucionales, especuladores e inversores privados usan el principio de Las Ondas en sus decisiones de inversión. Sin duda Elliott estaría encantado de verlo.
 
Hoy en día conocemos al Principio de Las Ondas como “La Teoría de las Ondas de Elliott” o simplemente “La Teoría de Elliott”. Actualmente la validez de la teoría de las ondas de Elliott ha quedado ampliamente demostrada, sobre todo para identificar extremos de mercado.
 
Seguramente la personalidad más reconocida por su trabajo con las Ondas de Elliott sea el analista americano Robert Pretcher Jr, autor de “Elliott Wave Principle” o El Principio de las Ondas de Elliott, junto con A. J. Frost.
 
La teoría de Elliott ha sufrido un gran desarrollo desde que Pretcher escribió su libro en los años 80. Desde entonces, se han incorporado elementos como el análisis temporal y se ha conseguido indicar de forma inequívoca el final de pautas de impulso y correctivas, entre otras aportaciones.
 

¿Es difícil hacer un recuento de Ondas?

Hacer un recuento de Ondas no es difícil. Sin embargo se requiere experiencia y habilidad para extraer conclusiones correctas de este recuento y obtener continuidad y consistencia en los pronósticos que nos permita estar en el lado correcto del mercado la mayor parte del tiempo.
 

¿Cuales son las reglas de Elliott?

Cuando Elliott enunció sus reglas estaba pensando en un impulso como el de la figura. Las tres reglas de Elliott son:
  • La onda segunda nunca retrocede más allá del comienzo de la primera.
  • La onda tercera nunca es la más corta.
  • La onda cuarta no se solapa con la primera.
Como se puede ver en la figura, a la terminación de un movimiento en cinco ondas 12345 sigue una corrección en tres ondas ABC.
 
Elliott ABC
 

¿Se puede adivinar el futuro con las Ondas de Elliott?

No. Y tampoco es lo que se busca. Mientras muchas veces el analista de Elliott acierta con la forma del siguiente movimiento del mercado, a priori no puede saber el alcance de los impulsos, por lo que suelen fijarse objetivos de precio que si se alcanzan es probable que el mercado se gire en ese punto y si se superan entonces hay bastantes probabilidades de que el mercado siga avanzando hacia el siguiente objetivo. La utilización conjunta de indicadores técnicos incrementa considerablemente la tasa de aciertos del analista. El análisis de Elliott anticipará puntos de giro del mercado con mucha exactitud, y en algunas ocasiones también el momento en que se producirán estos giros, no obstante siempre será una cuestión de probabilidades y no habrá ninguna garantía sobre el resultado.
 

¿Qué son los ratios de Fibonacci?

Elliott fue el primero en relacionar los movimientos de las ondas con la serie Fibonacci, que se forma sumando a cada número su predecesor: 1,2,3,5,8,13,21,34...
Esta serie tiene la particularidad de que el cociente entre un número y su predecesor tienden al ratio 0.618 que aparece con mucha frecuencia en los mercados. De esta forma una corrección a una tendencia que alcanza el 61.8% de retroceso es un punto donde el mercado suele girarse o de lo contrario completará con mucha probabilidad el retroceso completo hasta el 100%.
 

¿Cuántos tipos de Ondas existen?

Se puede afirmar que la Teoría de las Ondas de Elliott es un catálogo de patrones de ondas. Elliott clasificó los movimientos del mercado en impulsivos (5 ondas en dirección de la tendencia principal) y correctivos (movimientos normalmente de 3 ondas en dirección contraria a la tendencia principal). Los movimientos correctivos son más complejos de identificar y más variados.
 

¿Cuál es la relación con la teoría de los fractales?

Un fractal es una figura geométrica que presenta la propiedad de autosimilitud, es decir que tiene la misma forma a diferentes escalas. Los movimientos de los precios en los mercados tienen forma similar e identificable independientemente de la escala temporal escogida. Por ejemplo un movimiento impulsivo de varias décadas presenta la misma forma (en 5 ondas) que un simple movimiento al alza de 5 minutos.
 
Veamos un ejemplo:
En el gráfico siguiente vemos a INDRA trazando cinco ondas a la baja. Elliott remarcó que cuando la onda tercera es la más larga, que es el caso de este ejemplo, las ondas quintas suelen terminar con la misma longitud que la onda primera precedente. Un análisis de Elliott de esta caída habría establecido el nivel de los 9.25 euros como el punto donde Indra podría terminar su caída y girarse al alza.
Ondas Elliott INDRA
 
Lo que ocurrió fue que Indra hizo un mínimo en 9.21 euros y en ese punto se giró. Después de girarse al alza debería corregir la caída dibujando una corrección ABC. Eso fue exactamente lo que pasó. El análisis por Onda de Elliott permite anticipar el giro de Indra. No siempre ocurre con tanta exactitud, pero la teoría de las Ondas de Elliott nos brinda la posibilidad de anticipar los giros del mercado con una precisión asombrosa para el no-iniciado en esta técnica.
Ondas Elliott ejemplo INDRA

¿Y si falla el recuento de ondas?

Cuando falla el recuento el analista tiene una pista muy clara de que sus suposiciones iniciales no son válidas ahora y que es el momento de salirse de las posiciones adoptadas con anterioridad. Se puede decir que un fallo en el recuento activará una señal claramente objetiva de Stop Loss por lo que la Teoría de Elliott puede usarse para aplicar un estricto control del riesgo como vamos a ver a continuación.
 

Las ondas de Elliott como herramienta de control del riesgo

Mientras que un recuento de ondas puede considerarse subjetivo, el mercado proporcionará al analista niveles cercanos de precio cuyo alcance confirmará o invalidará el recuento adoptado. Es precisamente cerca de estos niveles donde el analista estará interesado en efectuar sus operaciones pues haciéndolo así el recorrido del precio será pequeño en caso de que el recuento de ondas no se confirme.
 
Vamos a ver un ejemplo que clarificará este punto:
Supongamos que Telefónica ha subido de 8 a 10 euros en lo que consideramos que es una onda primera al alza. Posteriormente Telefónica corrige la mayor parte de esta subida y en los entornos de los 8.20 euros comienza a subir de nuevo. El analista de Elliott puede querer entrar comprado en Telefónica anticipando una onda tercera al alza que seguramente recorra más longitud de precio que la primera. Si por alguna razón Telefónica cotizara aunque solo fuera durante 1 segundo por debajo de 8 euros el analista de Elliott recibe la señal clara de que su suposición de ondas 1 y 2 al alza no es válida por lo que se saldría de la posición con una pérdida aproximada del 2.4%.
Lo mejor de todo es que el analista sabe por adelantado el máximo riesgo que está dispuesto a asumir en esta operación y si le merece la pena.
 

¿Hay pruebas de que las Ondas de Elliott funcionan?

Los métodos empíricos surgen por observación de un fenómeno. Por definición no es posible demostrar un método empírico. A esto hay que añadir la subjetividad de un recuento de ondas. No obstante como referencia se puede indicar que Robert Precher utilizó la teoría de las Ondas en el cam-peonato de Trading de los Estados Unidos, consiguiendo el primer puesto con un resultado del 444%.
 

¿Cuales son los beneficios de operar de acuerdo a este método?

Seguramente el mayor beneficio que se obtiene es la visibilidad que proporciona al analista el hecho de saber con bastante aproximación el punto en el que se encuentra el mercado a diferentes grados de ondas. Es decir, el analista sabe si es probable que el mercado se mueva lateralmente o en tendencia y conoce con mucho criterio la posición del mercado en el momento. Desde el momento en el que el iniciado hace sus primeros recuentos su forma de ver los movimientos del precio cambia de tal manera que ya nunca verá desorden y movimientos aleatorios de precios sino que será capaz de reconocer pautas y anticipar los próximos movimientos del precio. Ya nunca verá el mercado como antes.
 

¿Se puede aplicar la Teoría de Elliott a otros campos no financieros?

Si. En realidad la Teoría de Elliott se basa en la observación de las fluctuaciones de los precios como resultado de la psicología de la masa de los inversores. Se puede decir que es una representación gráfica de pautas psicológicas por tanto aparece y se puede aplicar en otros fenómenos en los que intervienen decisiones humanas.
 
Por ejemplo, si una persona quiere perder peso tenderá a hacer esfuerzos cuyo resultado si es fructífero provocará en el gráfico de peso ondas descendentes.
 
Esta persona una vez que ha conseguido ver resultados positivos, aunque no completos, se relajará y su peso aumentará ligeramente dibujando unas ondas 2 y 4 contratendencia. Los médicos lo llaman efecto “rebote”. En la figura debajo de estas líneas podemos ver un ejemplo de pérdida de peso de forma gradual
 
 

¿Cual es la relación de las On-das de Elliott con el Análisis Técnico Bursátil?

Las Ondas de Elliott no sustituyen al Análisis Técnico sino que desde el punto de vista de Ondas de Elliott las pautas usadas por los analistas están identificadas en su totalidad. Los triángulos suelen ser ondas cuartas, las banderas y los gallardetes son figuras de continuación que normalmente son ondas pares (2,4 o B). Una figura chartista de Hombro-Cabeza-Hombro se reconoce normalmente como un fallo de quinta onda. La teoría de Elliott es más difícil de asimilar y aplicar que el análisis técnico, no obstante el analista enseguida se ve recompensado por la perspectiva que consigue.
 
La aplicación conjunta de Las Ondas de Elliott y los indicadores técnicos como medias móviles y osciladores proporciona un poder de decisión y criterio incomparable con el uso de estas herramientas por si solas.
 

Oscar CagigasPor Oscar Cagigas

www.onda4.com   Leer más

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar