Tulipomanía, la primera burbuja especulativa de la historia

Este contenido tiene casi 5 años

La crisis de los tulipanes es una de las crisis financieras más desconocidas y es la primera gran burbuja económica de la historia moderna. Se produjo en los Países Bajos en una época de crecimiento para el país que lo llegó a situar como uno de los países emergentes más importantes a nivel mundial. La obsesión por los tulipanes llegó a los Países Bajos en la segunda mitad del siglo XIV, los tulipanes se convirtieron en un símbolo de riqueza que trajo una compra compulsiva de flores durante la época. 

Tulipomania, la crisis de los tulipanes

Como empezó la tulipomanía

Los tulipanes llegaron procedentes de Turquía y se adaptaron rápidamente al clima de los Países Bajos. La calidad de sus tierras provocó que empezaran a florecer tulipanes como nunca se había visto, la gran gama de colores que surgían trajo un aumento de récord en la producción, la gente rica empezó a coleccionarlos y la compra hizo que los precios subieran de forma exponencial. Se llego al punto en el que todo el mundo quería entrar en el mercado hasta el punto de que  muchos cultivos fueron sustituidos por cultivos de tulipanes y mucha gente dejó sus trabajos para dedicarse exclusivamente al cultivo de los tulipanes En 1623 un bulbo de tulipán se podía vender por 1000 florines ( unos 170 euros) siendo el sueldo medio de unos 150 florines, la gente llegaba a vender sus propios bienes con el objetivo de invertir en estas preciadas flores, todo eran beneficios. Estos datos demuestran como se había desatado la locura alrededor del mercado de tulipanes, nadie quería quedarse fuera, hasta el punto que el mercado de los tulipanes entró en la bolsa de valores.

La creación de los futuros financieros

Así el negocio de los tulipanes dejo de ser un producto de temporada y se empezó a vender durante todo el año, debido a que su cultivo duraba 7 años se encontraron con un serio problema, era imposible satisfacer la demanda, así se paso a vender directamente los bulbos y aunque parezca mentira esto supuso el comienzo de uno de los mercados más conocidos en la actualidad, el mercado de futuros financieros. Los productores prometían entregar un bulbo determinado en la época en la que floreciese y los compradores obtenían un derecho de entrega. De esta forma se pasó de la obsesión por poseer el tulipán a un mercado de compra venta de derechos, muchas veces no se llegaba a tener el producto en las manos debido a la sustanciosa rentabilidad adicional. Se afirma que en el verano de 1636 un derecho por un bulbo valía 20 florines,llegando en noviembre a los 50 florines y a final de año alrededor de unos 100 florines.

El desplome de la tulipomanía

Pero como todas las burbujas finalmente en 1637 acabó estallando, debido a una mala cosecha y el temor de perder las garantías para adquirir tulipanes, una copia de lo que ocurrió con la crisis de las hipotecas subprime. El precio de los tulipanes cayó rapidamente nadie queria bulbos y aquellos que los tenían o contaban con algun derecho sobre ellos intentaban deshacerse de ellos lo antes posible, las órdenes de venta se multiplicaron. Los acuerdos no se respetaron lo que trajo la ruina a miles de inversores y ahorradores que perdieron todo aquello invertido en el mercado.

Caida precio de los tulipanes

A pesar de los efectos negativos que trajo a Holanda la tulipomanía consiguió convertir al país en uno de los mayores exportadores de flores a nivel mundial. Esta crisis golpeó fuerte a la economía holandesa y tal y como afirma Caixabank en su articulo "Como una flor causó la primera crisis financiera de la historia" la tulipomanía creo un antes y un después en la historia económica mundial, ya que muchos conceptos que se utilizan y estudian en la actualidad aparecieron a partir de esta. Una crisis que ha sido considerada como la primera burbuja especulativa, cuyos patrones se han ido repitiendo en sucesivas crisis financieras.

 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar