Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

Lo importante es detectar a tiempo si un sistema se ha roto: Entrevista a Andrés García

Esta semana hemos entrevistado a Andrés García, quien nos ha contado las ventajas y desventajas del trading automático y ha comentado su visión sobre los sistemas de trading.

Andrés G

Andrés A. García es Doctor en Filosofía, especializado en Lógica y Filosofía de la Ciencia, Doctor en Ciencias de la Educación y Experto en Nuevas Tecnologías. Durante más de 20 años ha compaginado la enseñanza y la operativa por cuenta propia, centrándose en la última década en el desarrollo de algoritmos automáticos de trading en los mercados de futuros estadounidenses y europeos. Es propietario de una de las páginas web más conocidas y visitadas en España sobre trading de sistemas y temas afines: TradingSys.org. También es autor de un libro sobre “Fututos de renta fija y operativa intradiaria” (2009), de numerosos artículos sobre mercados financieros en diversas webs y publicaciones especializadas y ha impartido conferencias en varias universidades. Actualmente es profesor del curso de postgrado: “Sistemas y modelos cuantitativos de  trading algorítmico” organizado por la Universidad Politécnica de Madrid. Desde 2010 es cofundador y socio de la empresa Optimal Quant Management, que ofrece formación online avanzada y de alta calidad sobre trading de sistemas. Así mismo es socio y cofundador de la empresa  ATP-Capital Management LLC  (2013) un CTA (Commodity Trading Advisor) que opera en EE.UU.

 

1.- ¿Qué ventajas y desventajas tiene el trading automático frente al discrecional?

Realmente es un tema sobre el que podríamos estar hablando horas. En mi opinión la principal ventaja es la objetividad; los sistemas pueden ser evaluados en distintos activos y escalas temporales. El principal problema radica en convertir las ideas de trading en un conjunto de reglas discretas que puedan programarse en el lenguaje de una plataforma. Muchas ideas de los operadores discrecionales son intuitivas, no tienen bien definidos los puntos de entrada y cierre de posiciones y por ello resulta muy difícil convertirlas en sistemas. 

Otras ventajas de la operativa sistemática son la precisión en la ejecución de órdenes, la exactitud en la aplicación de las reglas (nada es interpretable) y la ausencia de factores emocionales.

Si vemos las ventajas en el nivel de portfolio, también tenemos que señalar que un trader discrecional a lo sumo puede utilizar simultáneamente uno o dos estilos de inversión. Sin embargo, una cartera sistemática bien diversificada puede combinar multitud de lógicas que responden a estilos muy distintos y poco correlacionados.

2.- ¿Cómo podemos saber cuándo un sistema de trading deja de funcionar?

Esta es una pregunta muy recurrente. Me la han hecho infinidad de veces los lectores de mi web, los alumnos y últimamente cada vez que doy una charla tengo que responderla. Así que ya tengo la respuesta preparada: Lo importante no es cómo saber si un sistema se ha roto, sino poder detectarlo a tiempo. Para ello es preciso disponer de un protocolo de monitorización de la operativa real que nos permita determinar si cada sistema del portfolio está funcionando según lo previsto en el modelo. Los gestores profesionales dedican bastante tiempo a diseñar métodos efectivos de monitorización y criterios de parada. Por ejemplo, en nuestra empresa se emplea una combinación de criterios entre los que podemos citar:

  • Control de gastos de operativa: Se compara el deslizamiento teórico con el deslizamiento real. Es sorprendente la cantidad de sistemas que fracasan porque en las etapas de diseño y evaluación se han simulado unos gastos de operativa poco realistas.
  • Procedimientos estadísticos como el T-Test o la prueba de Chi permiten detectar, en un número no muy grande de operaciones, si la serie de operativa real pertenece a la misma población que las obtenidas al evaluar en backtest la estrategia.
  • Procedimientos estocásticos basados en simulaciones de Montecarlo como el rebasamiento en operativa real del drawdown de Montecarlo, la salida de las bandas de Montecarlo o la superación del CVaR y las curvas de mínimo rendimiento (CMO) que delimitan los escenarios más adversos.

Lo importante es reunir estos y otros criterios en un protocolo de actuación bien definido y cumplirlo rigurosamente. 

3.- ¿Qué prefieres sistemas intradiarios o sistemas que estén varios días dentro de mercado?

Bueno, este es un tema que depende de factores como el estilo inversor, la disponibilidad de tiempo, los recursos técnicos y el tipo de activo que se esté trabajando. Por ejemplo, yo no operaría nunca una cartera de acciones sobre base intradiaria. Sin embargo, casi todos los sistemas que he diseñado para operativa con futuros son de tipo intradiario. 

Los sistemas de intradía tienen una ventaja psicológica; te permiten dormir más tranquilo y otra operativa; por lo general hacen un mayor número de operaciones. Esto implica más granularidad del retorno y, si tienen una clara esperanza positiva, te permiten componer más deprisa. Por el contrario, al hacer más operaciones, también tienes más gastos de operativa. 

4.- ¿Es recomendable entender antes el trading discrecional para empezar a operar trading sistemático?

No, para nada. Lo que sí es imprescindible es conocer a fondo los mercados y productos en los que se va a trabajar. Nuestros alumnos del Programa Formativo OQM realizan fichas de catalogación de mercados donde se combinan los siguientes elementos estáticos y dinámicos de cada activo:

  • Tipo de producto: subyacente, horario, nominal, multiplicador, tamaño del tick, spread, vencimientos, comisiones, garantías, tipo de órdenes permitidas, etc.
  • Análisis de periodos y subperíodos: tendencia de fondo, evolución de la volatilidad, rango efectivo diario.

Si el activo se va a operar en intradía también es recomendable analizar las pautas de actividad intradiaria y la distribución del volumen medio por franjas horarias. 

5.- ¿Cómo podemos saber si un mercado es tendencial o antitendencial?

Este no es un tema que se pueda contestar en un momento. Existen diversas técnicas estadísticas para analizar el grado de tendencialidad de un mercado; la frecuencia y amplitud de sus rachas. Se pueden utilizar estadísticos como el exponente de Hurst o indicadores como el Efficience Ratio de Kaufman para analizar los sesgos tendenciales o de reversión a la media dominantes en cada mercado.

Si algún lector tiene interés por este tipo de estudios, le remito a mi artículo: “La delgada línea roja entre ruido y tendencia” (TradingSys, Dic. 2012) donde explico detalladamente el uso de estas técnicas para determinar la tendencialidad de los mercados y su contexto de utilización. Así mismo encontrarán una clasificación de los principales mercados en función de su tendencialidad.

Es importante tener en cuenta que es el carácter, más fácilmente tendencial o de reversión, de los mercados quien determina el tipo de estrategias que conviene utilizar. En general los mercados muy maduros y líquidos (como el ES o el FESX) tienen un sesgo hacia la reversión, mientras que los menos líquidos como el (FIBEX o el FTI) son de naturaleza más tendencial. Otros mercados, como los de materias primas, energía y productos agrícolas manifiestan pautas estacionales o de calendario en las que se alternan meses muy tendenciales y meses con mayor lateralidad.

6.- ¿Qué método de optimización crees que es el más correcto? ¿Cómo podemos detectar la sobreoptimización?

Vaya por delante la siguiente reflexión: La sobreoptimización no es un problema de combinaciones paramétricas; un sistema puede estar sobreoptimizado aunque no tenga ningún parámetro que optimizar. Quienes han utilizado alguna vez plataformas de programación genética y algoritmos evolutivos para diseñar sistemas sabrán de lo que hablamos: A base de combinar millones de veces reglas, conectores lógicos, indicadores, tipos de órdenes, etc. estas plataformas acaban haciendo un traje a la medida de cualquier mercado. Muchas de estas estrategias mostrarán unas estadísticas fabulosas, pero si no se toman las medidas adecuadas, la mayoría acabarán siendo humo; con resultados desastrosos en operativa real.

En más de una ocasión he dicho que el concepto de optimización está sobrevalorado. Lo importante es desarrollar lógicas inherentemente robustas, con independencia de las combinaciones paramétricas elegidas para operarlas. Precisamente sobre este tema he publicado un artículo hace unos días: “Sobreoptimización y ruptura de sistemas” (TradingSys, Mayo 2016).

En general, para evitar la sobreoptimización debemos tener un protocolo de evaluación de estrategias que separe los tramos del histórico dedicados a la construcción de la lógica, a la determinación de las horquillas paramétricas de la zona robusta y a la evaluación out-sample. Adicionalmente nunca está de más probar la estrategia en otros mercados y time frames. Pero, ya digo, más que jugar a ver con qué parámetros me quedo y pasar aburridas horas probando en la plataforma miles de combinaciones posibles, lo verdaderamente importante es garantizar la robustez de la lógica.    

7.- ¿Qué ratios y aspectos del sistema debemos de mirar para saber si un sistema es robusto?

Empecemos por la idea: Lo primero que tenemos que probar es si el movimiento o ineficiencia (o edge) que hemos detectado en un mercado y queremos atrapar mediante un conjunto de reglas es consistente en sí mismo. Una vez formalizada la estrategia, convendrá analizar la robustez de la lógica: ¿En qué grado nuestro sistema hace lo que debe? Es decir, si realmente captura el movimiento o pauta que hemos detectado y con qué precisión lo hace. Y, por supuesto, también habrá que acreditar la robustez de la lógica en distintas marcoépocas y fases de los mercados. Para esto, el principal ratio a tener en cuenta es el beneficio medio por operación (BMO). Nos interesan sobre todo dos cosas:

  1. Que supere ampliamente los gastos de la operativa (comisiones + deslizamientos). Yo no utilizo ningún sistema cuyo BMO sea de al menos 2 veces gastos.
  2. La evolución histórica del BMO: Es importante que fluctúe lo menos posible. Si apreciamos grandes cambios, o incluso épocas largas con BMO negativo, no debemos utilizar la estrategia, con independencia de lo que digan otras estadísticas.

Cuando se analizan series de operativa real, podemos emplear algunos ratios estandarizados de la industria (CAROR, Sharpe, Sortino, MAR, etc.)  para medir la robustez de un portfolio o programa sistemático y, de paso, la calidad del propio gestor. Los ratios de rentabilidad si no están ajustados por volatilidad no me interesan para nada. Personalmente, de poco me sirve que un programa CTA o un hedge fund obtengan una rentabilidad anual del 25% si para conseguirlo han incurrido en un drawdown del 50%.

8.- ¿Qué aspectos clave hemos que tener en cuenta a la hora de formar una cartera de sistemas de trading?

Para diseñar un portfolio lo primero que hay que tener en cuenta son los condicionantes iniciales: capital disponible, perfil inversor, nivel de aversión al riesgo, horizonte temporal de la inversión, recursos tecnológicos, disponibilidad de tiempo, etc. Teniendo claras estas restricciones podremos determinar qué activos y tipos de sistemas compondrán el portfolio.

No todos los sistemas y mercados valen para cualquier inversor. Por ejemplo, si disponemos de un capital inicial de 30K no parece un enfoque muy acertado meter en nuestra cartera sistemas de base diaria aplicados a un futuro muy grande como el DAX. Llamamos vectores de inversión al binomio sistema/mercado. Cada vector tiene un coste mínimo operativo y una ponderación en el portfolio. El coste está determinado por factores como las garantías exigidas por el broker y el DDm. La ponderación dependerá del total de capital disponible y del criterio de asignación empleado.  

El criterio de asignación para mí es fundamental: Hay gestores que construyen una cartera equiponderada por volatilidad con intención de aplicar posteriormente algún algoritmo de gestión monetaria, mientras que otros asignan en función de criterios como la máxima diversificación o la mínima varianza global y rebalancean periódicamente el portfolio para garantizar una alineación óptima con el criterio elegido. Estas decisiones definen de algún modo el carácter del portfolio.  

En mi opinión, el principio de “no poner todos los huevos en la misma cesta” no ha perdido un ápice de vigencia y es fundamental por muy innovador que sea nuestro estilo gestor. Soy un firme defensor de la máxima diversificación: Considero que una cartera robusta es básicamente una cartera bien diversificada.

9.-  ¿Qué opinas de la aplicación de métodos de gestión monetaria al trading? ¿Tienes un mejor feedback de algún método de gestión monetaria en concreto?

Se trata de una decisión estratégica que no todos los gestores implementan. Como he dicho antes, muchos se limitan a construir el portfolio siguiendo un determinado criterio y hacen rebalanceos periódicos. En cualquier caso, el MM tiene una sólida base matemática y es una opción gestora perfectamente válida. 

En los últimos años he experimentado un cambio de actitud sobre este tema: Hasta mediados de 2012, utilicé en mis carteras variantes de fixed fraction y el fixed ratio. Pero luego me he centrado en un enfoque quizá más conservador que la búsqueda del crecimiento óptimo. Me interesa más la diversificación: Intento que mis portfolios crezcan en horizontal y reinvierto, cuando me es posible, los excedentes de capital en nuevas lógicas y/o nuevos mercados.

10.- Y por último ¿Qué consejo les darías a los usuarios de Rankia que quieren operar con sistemas de trading y qué libro les recomendarías?

Mi consejo es que vayan a los mercados ya llorados… Que escriban en lugar bien visible esta célebre frase de Alexander Elder y no dejen ni un solo día de recordarla:

El mercado no es su madre. Consiste en hombres y mujeres curtidos que buscan el modo de separarle a usted de su dinero, en vez de derramar leche calentita en su boca.

Antes de operar con sistemas de trading hay que formarse. Si alguien se siente autodidacta y quiere aprender por su cuenta tiene suficientes libros e información de calidad en la red como para poder hacerlo. Y si alguien quiere formación de manera más organizada tiene una amplia oferta: Desde el Programa Formativo OQM y el curso de Experto Universitario de la UPM: Sistemas y modelos cuantitativos de trading algorítmico en los que participo como profesor, hasta masters y programas de doctorado completos sobre quantitative finance, organizados por universidades estadounidenses y europeas.

Hay otros muchos cursos, algunos de excelente calidad, pero la mayoría no pasan el nivel de inciación o son directamente una tomadura de pelo. Les diré los que yo no haría en ningún caso: Aquellos que enseñan el método de tal o cual trader famoso o los que se centran en ese sistema “revolucionario” que les hará millonarios en cuatro días. Desde la popularización de las plataformas para Forex y las microcuentas, la oferta en Internet de este tipo de cosas es inagotable. Por desgracia casi todo es basura.

Una sugerencia final: No se conformen con lo último que caiga en sus manos. No paren nunca de innovar e investigar, de buscar nuevas lógicas y de refinar su metodología de trabajo. Los mercados están en permanente proceso de cambio; lo que hoy nos da un resultado magnífico,mañana pude ser una estrategia perdedora. Solo sobreviven en los mercados quienes se adaptan rápidamente a estos cambios.

 

Andrés A. García

Socio-fundador de: Optimal Quanta Management y ATP Capital Management.

  1. #1
    Ufano

    Gracias. Un lujo que hayáis podido entrevistar a uno de los pocos en España que conoce realmente la realidad y todos los entresijos del apasionante mundo de los sistemas de trading.

    1 recomendaciones
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar