Rankia España
Blog Mejores Opiniones
Las mejores opiniones sobre empresas cotizadas, productos y mercados financieros

"España se escribe con B": la corrupción política en España a través de una serie de documentales online

La entrada en la Unión Europea por parte de España a mitad de los años 80 supuso un paso político y social muy importante para nuestro país y también nos brindó la oportunidad de acceder a un mejor posicionamiento en los mercados internacionales de crédito. Las bajos tipos de interés en el mercado bancario que supuso dicha incorporación y una deuda pública que apenas pagaba intereses (la bajada de la prima de riesgo española a raíz de la entrada en la UE fue notoria) dan fe de ello.

 

España se escribe con B

 

Esto supuso un notable incremento de los recursos disponibles en las arcas públicas (también en las privadas) que dotó de mayores presupuestos al sector público español.

A todo ello hay que añadir la buena marcha de la economía española desde mediados de los años 90, con un amplio acceso al mercado bancario (gracias a los bajos tipos para dicha financiación) que resultó fundamental en cuanto a la considerable reducción de la tasa de paro vivida en apenas diez años (de más del 20% a aproximadamente el 8%), en la conocida época del “boom inmobiliario”. Esto supuso una mayor recaudación de impuestos por parte del sector público (llegando a obtener superávits varios años consecutivos).

Esta gran disponibilidad de recursos en el sector público (tanto por su financiación barata como por las altas recaudaciones impositivas) debería haber sido canalizada hacia la consecución de un modelo productivo que dotara al país de una estructura económica fuerte y sostenible. Debería haber imperado una visión a largo plazo, y no esa adicción política cortoplacista que consistía en sacar provecho personal del gran caudal de dinero que transitaba por toda institución pública. Era la época del todo vale. Los años de grandes inauguraciones y fotos cortando cintas, de infraestructuras megalómanas con altos costes de mantenimiento y apenas rentabilidad económica y social. Y de corrupción, a todos los niveles y sin ningún tipo de miramiento, con una sensación de total impunidad y a la vez creerse dueños del país y tratarlo como si fuera un juguete. Contratos adjudicados a quien más dinero ofreciera por debajo de la mesa, desvíos de fondos públicos hacia destinos individualizados y concretos, tráfico de influencias, y un sinfín de conductas por parte de los que deberían ser nuestros representantes. Sin distinción en cuanto a colores ni ideologías. El único factor en común, el poder en la toma de decisiones sobre el destino del dinero público. Se puede comprobar fácilmente en las distintas regiones donde gobiernan unos u otros, e incluso entre instituciones como los sindicatos, lo que demuestra que todo agente con algún tipo de poder decisorio en algún presupuesto tenía adjudicada su pequeña parte del pastel.

No es casualidad que la corrupción sea el segundo mayor motivo de preocupación entre la ciudadanía española, por detrás del desempleo.

Las instituciones públicas están para servir al ciudadano. A todos, y no sólo a unos pocos privilegiados que se sirven de su poder ejecutorio y la confianza depositada en ellos por los ciudadanos. El sector público cumple una función fundamental al ser el encargado de realizar políticas y proyectos sociales que traten de dar soluciones a los fallos del mercado. Por tanto, resulta imprescindible su intervención con el objetivo de resolver tales ineficiencias. Se trata de una herramienta indispensable para evitar la divergencia, cada vez más acusada,  entre los ciudadanos con más recursos y los más necesitados. Es el encargado de buscar la equidad a través del ofrecimiento de oportunidades a la parte de la población que las merece y no tiene acceso a ellas.

Y más en una época como la actual, en la que la ciudadanía necesita más que nunca el soporte de las instituciones públicas. De un sector público que aporte soluciones y oportunidades, y que no deje a buena parte de sus ciudadanos al borde la exclusión, como desgraciadamente está ocurriendo. Que cada €uro que sale de una institución pública tenga un retorno, tanto económico como social. De proporcionar las bases para dotar al país de una estabilidad a largo plazo.

Por eso cabe la necesidad imperiosa de no caer en los errores del pasado. De ser conscientes de a quién entregamos nuestro dinero y nuestro destino. Para ello, debemos conocer qué ha sucedido, cómo y por qué.  Como dijo Santayana: “Aquellos que no recuerdan su pasado, están condenados a repetirlo”.

Y ahí juegan un papel fundamental los medios de comunicación, aunque es cierto que podrían hacerlo mucho mejor (por lo menos en los medios tradicionales). Se habla de corrupción en las noticias, en las tertulias, en la radio,… pero da la sensación de que se distribuye la información sin apenas tiempo para asimilarla. Muchas veces parece que se endose debido a que no hay más remedio. Gente con un cierto nivel de formación puede que la entienda fácilmente, pero resulta poco probable que buena parte de la población entienda un caso de corrupción explicado en el telediario en apenas minuto y medio, con la única conclusión de que “nos roban” pero sin apenas saber cómo.

En mi opinión, internet ha roto la baraja en este sentido, y a los medios tradicionales se les ha acabado el chollo de poseer el monopolio de la información. El hecho de trasladar información no condicionada bajo línea editorial ha abierto muchas puertas. No es de extrañar que la gente joven cada vez acuda más a la red a la hora de estar informada. Y esto afecta de manera notoria a los casos de corrupción, en la que los medios tradicionales se enfrentan diariamente a un conflicto de intereses que suele acabar resolviéndose siempre de la misma manera, proporcionando la información del modo que más les interesa (salvo muy contadas excepciones).

El hecho de que cada vez sea más la gente que se informa vía web ha proporcionado el surgimiento de un mercado de la información con una demanda muy potencial, por lo que cada vez son más los autores que deciden emprender proyectos independientes que consiguen un buen resultado, e incluso con contenidos audiovisuales que nada tienen que envidiar a los que se consiguen en los medios tradicionales.

Es el caso de una de las últimas novedades en la red, España se escribe con B(el nombre obedece a los distintos pagos y contabilidades en B protagonistas en todo caso de corrupción, y de los que tantas veces hemos oído hablar), una serie documental que abordará de manera minuciosa y exhaustiva la corrupción en España. Para ello, realizarán una serie de documentales en los que darán a conocer los principales casos de corrupción existentes en los diversos territorios de la geografía española. El hecho de no tener ningún amo al que obedecer, hace que se pueda tratar cualquier tema sin ningún tipo de censura.

En concreto, cada documental se centrará en una comunidad autónoma en particular, abordando los mayores casos de corrupción surgidos en dicho territorio.

De hecho, ya está disponible en la web el capítulo piloto (lo podéis ver desde aquí, al final de este párrafo), en el que se puede observar la línea estructural que se seguirá en cada capítulo. En este caso, se ha elegido para el estreno una de la comunidades autónomas que son ejemplo paradigmático de la gran cantidad de corrupción existente en nuestro país, la Comunidad Valenciana. Así, son abordados y detallados diversos casos como Cooperación (desvío de ayudas al Tercer Mundo), Brugal (adjudicaciones fraudulentas en los contratos de basuras), Emarsa (saqueo de una depuradora de agua pública), Gürtel (financiación ilegal del Partido Popular), el expolio a RTVV o las andanzas de Carlos Fabra en la Diputación de Castellón. En su estreno ha contado con la colaboración de diversas personas que han vivido y denunciado de primera mano todos estos casos, que tratan de explicarnos de la forma más clara posible como se ha llevado a cabo cada uno de los casos tratados. También participa un experto en blanqueo de capitales, que nos proporciona los conocimientos necesarios para poder entender el modus operandi de este tipo de delitos realizados por políticos corruptos.

 

 

Para la segunda entrega también se ha escogido otro de los focos más candentes en este aspecto, Andalucía.

Se pretende con ello mostrar de forma detallada los casos de corrupción españoles para informar a la sociedad y denunciar dichas actuaciones inmorales, pero a la vez tienen la pretensión de crear contenido audiovisual de alta calidad. En el caso del primer capítulo la financiación ha corrido a cargo de los propios autores, Eugenio Císcar y Juanma Caurin, (recientemente graduados en el ámbito de la comunicación) junto a la colaboración altruista de diversas personas.

En cuanto al resto de los capítulos documentales, está planteado que su financiación se realice a través de programas de crowfunding. Así, además de seguir denunciando, quieren seguir mejorando el proyecto a través de la creación de buenos productos audiovisuales que puedan hacer consciente a la sociedad respecto de en qué se ha utilizado su dinero. Hay que apuntar que el dinero aportado se dedicará a costear los gastos de producción que sean necesarios para cubrir los costes del segundo capítulo (básicamente serán la estancia y dietas del equipo) y en la mejora del contenido audiovisual.

En caso de que el dinero aportado mediante crowfunding supere el objetivo inicial para cubrir dichos costes, el resto sería destinado a la creación de un sitio web, con la idea de crear un espacio referente donde pueda residir oficialmente el proyecto, y desde donde se puedan seguir las novedades al respecto de los casos tratados, así como los nuevos escándalos de corruptelas que van a seguir saliendo. Por ejemplo, en el primer capítulo se ha quedado en el tintero material muy interesante, que será añadido a la página web.

En fin, una buena iniciativa que demuestra que es la propia ciudadanía la que se suele ocupar se sí misma (en este caso informativamente), demostrando el vacío de funcionalidad que muchas veces brilla por su ausencia en las instituciones públicas dominadas por un espectro político que tan solo atiende a sus propios intereses y los de su red clientelar en la mayoría de las ocasiones.

Para finalizar el artículo me gustaría desear mucha suerte con el proyecto a toda la gente que se está encargando de realizarlo, promoverlo y participar con algún tipo de colaboración.

Esperemos que algún día se pueda acabar con aquello de que “la información pertenece al dueño de la imprenta”.

¿Qué Bróker se adapta mejor a tu perfil?

¿Quieres dar tus primeros pasos en bolsa o cambiar a un bróker que se adapte mejor a tus necesidades? Te ayudamos a encontrar el mejor bróker de acciones y derivados que mejor se adapta a ti en menos de 2 minutos. El estudio es gratuito y sin compromiso.


¡Comenzar búsqueda!
Herramienta gestionada por Rankia S.L.
Lecturas relacionadas
¿Qué cambios económicos necesita España?: Una mejora de los resultados educativos (I)
  1. #3
    Patronetic

    Gran artículo si señor. Brillante exposición de como una herramienta que tendría que estar al servicio del ciudadano se vuelve en su contra endeudándolo por generaciones.

    Libertad constituyente y separación (real) de poderes ya!

    Lo dicho, gran escrito que debería ser leído, y visionado el documental en todos oos institutos

    1 recomendaciones
  2. #2
    Rovertoledo

    Deverian poner estos documentales en todos los canales en hora punta, para avergonzar a los partidos corruptos que aun miran para otro lado, y que los españoles se enteren para lo que sirve un politico.


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar