Rankia España
Acceder
¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog Mejores Opiniones
Las mejores opiniones sobre empresas cotizadas, productos y mercados financieros

Argentina, o como tropezar con la misma piedra 100 veces

Estas son algunas reflexiones que he extraído de la conversación con un buen amigo argentino. Como dijo un famoso gaucho argentino:

Argentina es tan rica, tan rica, que Dios puso a los argentinos en esta tierra tan fértil.

Muchos argentinos están acostumbrados a ahorrar en dólares, porque las quiebras se suceden periodicamente. Una vez devaluados sus activos los compran y cuando se revalorizan, los venden y guardan el efectivo en dólares esperando la próxima. ¿Se puede salir así de la crisis?

Argentina está nuevamente en las noticias de las catástrofes financieras estos días por una fuerte devaluación de su moneda, el peso argentino. Esta devaluación, al parecer de varios medios especializados, es la culpable de las caídas en la Bolsa Española de los últimos días, nada más equivocado.

devaluacion peso argentina
Argentina es tan sólo una de las piezas de un dominó que está en caída libre desde hace unos meses y que se llama “mercados emergentes”. El verdadero culpable de los fuertes movimientos en las bolsas y divisas de estos países hay que buscarlas en el retiro paulatino de las medidas de estímulo de la Reserva Federal de USA y en los temores a una posible burbuja financiera en China. China es fundamental para entender lo que está pasando en el mundo emergente, es para varios de estos países el principal inversor, socio comercial e importador de sus materias primas y cualquier problema en el crecimiento chino tiene repercusiones en el precio de las materias primas y por ende en las cuentas corrientes de estos países.
 
 
Argentina, en concreto, ha prosperado en los últimos años gracias a la pujanza de su sector exportador agrícola, uno de los más productivos del mundo, que se ha beneficiado de precios históricamente altos para las materias primas agrícolas, en especial la soja que China demanda en cantidades industriales. Nuevas técnicas de cultivo, nuevas variedades de semillas transgénicas  y la ampliación del área cultivable han permitido a Argentina multiplicar por tres las cosechas de granos y en varias veces más sus ingresos por exportaciones producto de precios más elevados. Este era un bocadillo demasiado tentador para un gobierno ávido de ingresos para poder financiar todo tipo de iniciativas populistas que les permita sujetarse al poder.
 
En la última década el gobierno argentino ha cobrado aproximadamente un 20% de impuestos a las VENTAS exteriores de sus materias primas agrícolas, no es un impuesto sobre las ganancias como podría ser en cualquier otro país del mundo, no, es un impuesto sobre las VENTAS sin importar los costes de producción. En definitiva, un sector altamente productivo ha subsidiado al resto de la economía, este era un modelo viable siempre y cuando los precios de las materias primas permanecieran altos, pero que pasaría cuando los precios internacionales empezaran a bajar? O cuando la inflación interna, empujara los costes de producción a niveles que ya no fuera rentable producir?
 
A los pocos años de iniciado este modelo, la inflación empezó a subir con fuerza producto de un déficit estatal que se monetizaba y producto de la ausencia de un sistema financiero sólido y confiable que pudiera canalizar el ahorro de la población. Recordar que Argentina ha vivido en los últimos 40 años procesos de hiperinflación, devaluaciones, dos procesos de confiscación de depósitos bancarios (en 1991 y a finales del 2001), varios cambios de moneda, etc. En definitiva, casi nadie cree en el sistema financiero, en la capacidad del gobierno de mantener los precios estables y mucho menos en la solidez de su moneda. Con los golpes, el argentino ha aprendido que la manera de proteger sus ahorros es comprando dólares y atesorándolos donde pudieran. Los ricos en bancas privadas en Miami y Suiza, la clase media en cajas de seguridad y la baja, debajo del colchón.
 
Cuando la inflación empezó a subir con fuerza, en un arrebato de lucidez estratégica y visión de futuro (esto con gran sarcasmo) el gobierno de los Kirchner decidió intervenir el Instituto de Estadísticas INDEC, colocar a un fiel colaborador y empezar a publicar datos de inflación que no se los creía nadie. Esta decisión, a la postre, ha sido fatídica para el gobierno argentino. Sin la brújula fiable del INDEC, los indicadores de precios quedaron a la merced de casas independientes y a la “sensación térmica” de cada uno. De repente, los precios se dispararon para cubrirse, sabe “por si acaso…”. En poco tiempo, las negociaciones salariales y el aumento del costo de vida, mermaron la competitividad de las exportaciones argentinas, lo que forzó al gobierno a ceder con la devaluación del dólar para recuperar competitividad y ahí es donde se vuelve a tropezar Argentina con la misma piedra milenaria. Una vez suelto el genio de la botella no hay forma de volverlo a meter dentro.
 
La demanda de dólares por particulares y empresas se disparó y las reservas internacionales empezaron a bajar con asiduidad, como además Argentina nunca terminó de negociar con los tenedores de bonos del default del 2002, Argentina no tenía acceso a los mercados financieros internacionales para conseguir financiación. Todas las divisas debían provenir del superavit comercial. Para que la economía no se enfríe impusieron tipos de intereses bancarios por debajo de la inflación, lo cual tiene el efecto de alimentar aún más la demanda de dólares con fines de ahorro. Al final, en el 2013, el gobierno decidió poner un cepo cambiario en el que controlaba y permitía quién compraba y por que importe dólares. Esto tuvo el efecto inmediato de generar un mercado negro para el dólar con un tipo de cambio muy superior al oficial. Esto último es de primer curso de económicas!!!!
 
El final del camino es la noticia acaecida en los medios esta última semana, básicamente el gobierno cede a la presión del dólar y abre el camino para que se pueda devaluar más rápidamente y de esa manera proteger las reservas internacionales que se han reducido a la mitad desde máximos. 
 
El final es más que previsible, la demanda por dólares continuará, las reservas internacionales seguirán cayendo, la inflación seguirá subiendo en un proceso que los argentinos han vivido varias veces en el pasado. 
 
El efecto en los mercados financieros de otra crisis en Argentina es muy limitado, ya que el país tiene muy poco peso específico y sus deudas las tiene principalmente con el Banco Central Argentino y la Seguridad Social. El problema se quedará en casa.
 
A ver si la próxima vez no tropiezan con la misma piedra.
 

¿Qué Bróker se adapta mejor a tu perfil?

¿Quieres dar tus primeros pasos en bolsa o cambiar a un bróker que se adapte mejor a tus necesidades? Te ayudamos a encontrar el mejor bróker de acciones y derivados que mejor se adapta a ti en menos de 2 minutos. El estudio es gratuito y sin compromiso.


¡Comenzar búsqueda!
Herramienta gestionada por Rankia S.L.

Los usuarios también visitaron

  1. #1

    Merowingio

    A ver si la próxima vez no tropiezan con la misma piedra.............................

    Lo dudo, son argentinos.

  2. #2

    Gaspar

    jeje lo cómico es que por aquí en Rankia había algunos que mostraban esperanzas y hasta defendieron en el inicio el "experimento" argentino. La única verdad es que el populismo disfrazado de "lucha por los que menos tienen" pero que enriquece a los amigos del gobierno al final cae por su propio peso, aunque algunos se confundan.

    Saludos

  3. #3

    bahhiano

    Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices pero añadiría algo mas. La entrada de dolares en el país vía inversión extranjera se volvió casi nula después de la confiscación de YPF a Repsol en 2012, esto acelero aun mas la caída de reservas del banco central. Saludos

  4. #4

    Encogu

    pero seguro que para Kirchner lo más importante es que siguen siendo energéticamente independientes...

  5. #5

    carlos2011

    en respuesta a Encogu
    Ver mensaje de Encogu

    Energeticamente independientes de momento no son.En la Argentina lo que hay son los mangantes de turno que se están forrando a costa del pueblo.


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar