Rankia España

blog Oikonomía: Economía de "andar por casa"

Blog de Fernando Esteve y José Manuel Rodríguez, profesores de Teoría Económica de la UAM.

Etiqueta "Crisis": 13 resultados

Dos simplezas en torno a la crisis

Dos breves apuntes sobre lo que está pasando. El primero se refiere a todo un bloque de comentarios contradictorios que se suelen oír por ahí acerca de la crisis. Por un lado, está la opinión expresada día sí, día también, por el Gobierno de este desventurado país y de toda la ingente multitud de sus corifeos autonómicos y locales, y que también, ¡cómo no!, aparece en boca de esos infatigables -y nada afectados por el paro- trabajadores que son los tertulianos, opinión que repite incansablemente que la crisis es "cosa de todos" pues a todos nos afecta en mayor o menor medida, por lo que aquellos todavía menos afectados (o sea, quienes aún tienen empleo) han de hacer algo por los más infortunados, o sea aceptar con entrega e ilusión las políticas de austeridad que desde el gobierno se decretan.   Leer más

La fijación anal alemana y la crisis de la zona euro

Es redundante que lo diga una vez más, pero creo que buena parte de los problemas que aquejan a la Economía como “ciencia” a la hora de intentar explicar el comportamiento humano en un entorno económico y, por consiguiente también, los problemas que aquejan a las economías reales que se guían por esa Economía a la hora de hacerles frente, se deben a la concepción que de la naturaleza humana tiene la Economía dominante, la que se conoce como Economía Neoclásica u ortodoxa, la que profesan -y subrayo esta palabra, pues creo que refleja más la fe que en ella tienen sus creyentes que en su capacidad explicativa y predictiva- la mayoría de economistas académicos y, por tanto, sus discípulos: los que pululan en los ministerios, bancos y demás centros del poder político, económico y financiero.

Debido a su pretensión de ser considerada científica como lo son las llamadas ciencias naturales, la Economía que han construido los economistas en estos dos últimos siglos pretende alejarse lo más posible de cualquier noción filosófica, psicológica o sociológica acerca de cómo es el hombre y cómo se comporta en sociedad, pues tales aproximaciones les resultan poco científicas a unos economistas que ansían ser reconocidos como los Físicos del mundo económico. Para ellos, los debates acerca de la naturaleza humano son cuestión de ideología y “filosofías”, y por tanto de apreciaciones subjetivas y de juicios de valor, y, en consecuencia, una base debilísima para construir una Economía “con fundamento”. Por ello, de siempre, la mayor parte de economistas se adscriben a la recomendación de dos premios nobel, Gary Becker y George Stigler, que en un artículo sonado declaraban orgullosamente que -entre economistas que se precien- de gustibus non est disputandum, o sea, que hablar de las preferencias deseos u objetivos que puedan tener los agentes es rebajarse al status de los psicólogos, sociólogos y filosofos, gente toda ella de poca confianza científica con la que mejor no dejarse ver.   Leer más

Las crisis económicas como modas: Marx, Keynes y Rupert Sheldrake (1)

 

En las entradas anteriores se pretendía “jugar” un poco (para  ver lo que daba de sí) con la idea de que la difusión de las crisis económicas guarda cierta relación con la que sigue  la moda y otros procesos similares, situaciones sociales  donde la imitación o  el comportamiento en manada (“herd-behaviour”), parece ser la norma, lo se explica porque los seres humanos tenemos una cierta tendencia a comportarnos de modo similar a como lo hacen los cardúmenes de peces o las bandadas de pájaros, sobre todo en contextos de información imperfecta y dificultades en la toma de decisiones, y ello a pesar de lo que nos gusta declararnos racionales e individualistas. En tales casos la imitación por parte de cada cual de lo que hacen quienes lo rodean constituye por lo general una regla de comportamiento si no racional sí, al menos, sensata (como lo manifiesta la sabiduría popular del refranero). Pero sucede que, a veces, como ocurre cuando lo que se imita son los comportamientos contractivos de algún o algunos sectores económicos que están pasando por malos momentos, esa regla de actuación puede acabar en una profunda crisis económica generalizada.   Leer más

Las crisis económicas como modas

(los duendes del OpenOffice hicieron que de la entrada anterior desaparecieran los últimos párrafos que la cerraban. Los pongo aquí, como una entrada adicional para evitar alargar más lo que ya era lo suficientemente largo)

 

Desde esta perspectiva algunas crisis económicas se asemejan, en cierto sentido, a la moda y sus cambios en su forma de difundirse. De pronto, al igual que hay un momento en que descubrimos que la ropa que guardábamos en nuestros armarios ya no se lleva, o sea que no (nos) vale, sucede cuando llega una crisis económica que nuestros activos económicos (incluyendo nuestro capital humano, o sea nuestra capacidad de trabajar) pierden parte o todo su valor: ya no se llevan en los mercados. Pero, a diferencia del mundo de la moda en la que una moda pierde su valor porque aparece otra, en el mundo económico cuando se asiste a una crisis económica generalizada no hay una nueva moda sustitutiva. Cuando cambia la moda en el mundo de la ropa, hay que echarse a la calle e irse de compras para renovar el armario con la nueva moda, pero cuando se está en mitad de una crisis ¿quién se va a echar a la calle a comprar?¿con qué medios?   Leer más

Cardumenes de peces y crisis económicas

Como le pasa a mucha otra gente, los “documentales de la 2” sobre bichos que ponen en televisión en las sobremesas suelen ser un método casi infalible para sumirme en el delicioso sopor de la siesta. Y si digo “casi” es porque hay un tipo que tiene sobre mí el efecto contrario, de modo que en que en vez de amodorrarme me despejan. Se trata de aquellos reportajes en que aparecen bandadas de pájaros o cardúmenes de peces moviéndose majestuosamente al unísono, ejecutando sin que sus cientos o miles de sus miembros cometan error alguno, las más increíbles coreografías no habiendo director ni música ni guión alguno. Tal nivel de sincronización entre tantísimos “individuos” me ha llamado siempre poderosamente la atención, pues me resulta sorprendente, mágico, irreal.

Nada hay en principio semejante a escala humana. Quienes hayan hecho la mili recordarán las tediosas horas de instrucción en que, apoyados por unas músicas que marcaban machaconamente el ritmo del paso los reclutas encuadrados en agrupaciones perfectamente simétricas desfilaban y ejecutaban unas elementales coreografías siguiendo las muy elementales órdenes (“de frente”, “media vuelta”, “giro a la izquierda”,”a la derecha”,...) que les gritaban sus superiores. Y, aún así, ocurría que siempre, siempre, llegado el momento del desfile, había errores, había problemas de sincronización que obligaban a a aquellos que se equivocaban a cambiar el paso dando un pequeño saltito sobre la misma pierna para acomodar su paso al de los demás. Nada que ver, obviamente con la sincronización magnífica de un cardumen de miles de sardinas que sin música, órdenes, ni encuadramiento simétrico que facilite los movimientos y ajustes, se mueve al unísono cambiando a la velocidad del relámpago la dirección, velocidad y apariencia del entero conjunto. Y no digamos lo que acontece cuando llega un predador al banco de peces o a la bandada de estorninos. Entonces, a la velocidad del rayo se produce una dispersión ordenada en la que los miles de ejemplares no se obstaculizan en su huida los unos a los otros, para luego, pasado el peligro, reconstruir casi rápida casi instantáneamente el cardumen. Y aquí, la diferencia con lo que acontecía en los campos de batalla del Antiguo Régimen en donde la estrategia todavía imponía la batalla en formación, es abismal. ¡Cuán difícil, por no decir imposible resultaba a los mandos mantener el orden en las filas ni aún amenazando con la muerte a los que lo rompiesen! Y si llegaba la orden de retirada, el “sálvese quien pueda” se traducía en total desconcierto, en masacre segura. Las dificultades de un comportamiento sincronizado para los humanos son proverbiales, como lamentablemente lo muestran los repetidos desastres que acontecen cuando en discotecas, estadios o teatros mueren más personas aplastadas por otras al tratar de huir que por el incendio o el desastre que originó el pánico y la huida descoordinada. En suma que se diría que sin seguir una coreografía, sin repetir unos ensayados pasos de baile o marcha, los humanos no podemos comportarnos sincronizadamente1.   Leer más

Una depresión anunciada

Por su interés y consistencia con los puntos de vista que llevo defendiendo en este blog en los últimos meses, he considerado oportuno "colgar" en él un artículo de Daniel Gross aparecido en la revista on line Slate, uno de los -para mí- mejores analistas económico-financieros de la actualidad. De momento, lo cuelgo en ingles confiado en no verme obligado a traducirlo. Como se ve, para Gross "lo que está pasando" y "va a pasar", o sea, una depresión a escala europea sin precedentes desde los años 30 del siglo pasado asociada con el desmantelamiento de los Estados del bienestar y ¿dios sabe qué vendrá después" tiene una causa clara. Una causa psicológica; el más que miedo, pánico, alemán a la hiperinflación. Para Gross, el "catch-22" al que se encamina no sólo la economía española sino la entera economía europea es un ejemplo de la larga sombra de Hitler, pues para los alemanes, fue la desvertebración social de la República de Weimar lo que abrió la compuerta a lo peor de sí mismos: el nazismo. Me da a mí, que en eso están profundamente equivocados, pues el nazismo y otros fenómenos del mismo tenor como el fascismo italiano y crota, el falangismo español, etc., tienen sus raíces en la Gran Depresión y en la incapacidad de las democracias asesoradas por malos economistas para hacerla frente.   Leer más

De maletas precintadas y planes de ajuste. En defensa de la contraseñalización.

En repetidas ocasiones se ha aludido en este blog a la llamada "economía de la señalización". Ante los problemas que la información asimétrica e imperfecta que los agentes económicos tienen los unos de los otros respecto a sus preferencias, cualificaciones, potencialidades, objetivos, etc., etc.; desconocimientos mutuos que dificultan o inhiben muchas transacciones económicas entre ellos (pues, por ejemplo, no se fían de sus respectivas capacidades o intenciones), resulta obvio que una de las formas de hacer frente a este problema informacional e incrementar el conocimiento mutuo es que los propios agentes (u otras instituciones como las Agencias de Calificación, hoy tan criticadas y con toda razón) emitan información válida sobre sí mismos o sobre los demás. A esa emisión de información se la conoce como señalización.  Obviamente, no toda emisión de información es una señalización efectiva, y ya se indicaron algunos de los requisitos fundamentales para que la información emitida por los agentes trasmita realmente información valiosa y no sea un ruido que para nada sirva, como son el que la señalización que emita un agente acerca de su calidad o de su  capacidad sea, por un lado, costosa y, por otro, sea  más difícil de emitir para aquellos agentes que están menos cualificados o son menos capaces (de ahí que, en el terreno educativo, teniendo  en cuenta que los títulos universitarios son o pretenden ser señales de calidad, la demanda de aprobado general la hagan habitualmente los peores estudiantes, los menos capacitados o los más vagos; al igual que son ellos también los que defienden la educación superior  enteramente gratuita). También, en otro post, se aludió a esa ley que lleva a que los agentes se vean obligados a emitir señales acerca de sus capacidades si algún o algunos otros lo hace so pena de aparecer, si no las emite, como de peor calidad que los que sí han emitido esa información.   Leer más

De pantanos hidraúlicos y liquidez monetaria. Más sobre la crisis.

Han ido pasando los días y los meses, y parece que, en otras latitudes, ya se atisba o se va sintiendo realmente algo así como una "primavera" económica que puede permitir que los ya famosísimos "brotes verdes" económicos florezcan por fin y fructifiquen. Aunque aquí, en este desventurado país, quizás por culpa del cambio climático, las "heladas" todavía amenazan a los verdes brotes de su siempre raquítica flora nacional....

Vale. Ya basta, ¿no? Me parece a mí que ya va siendo hora de dejarnos de tanto lenguaje "poético" para dar cuenta de algo tan común y pedrestre como es una crisis financiera que ha devenido en crisis económica. Porque....¡hay que ver cómo se ha usado y abusado del lenguaje metafórico en el "análisis" de esta última crisis económica! Y tanta "poesía" para, al final, acabar en nada, en nada intelectualmente consistente. Recordemos que todo empezó con la supuesta "toxicidad" venenosa de unas hipotecas en EE.UU., luego de la química se pasó a la biología para "explicar" como una enfermedad "contagiosa" la extensión de esa toxicidad económica al resto de las economías de Europa, y ahora, desde hace un tiempo, andamos con la metáfora botánica de los repetidos "brotecitos verdes".   Leer más

LAS CRISIS ECONÓMICAS: Una guía para principiantes

A veces, pero sólo a veces, los lugares más comunes en el mundo del pensamiento son paradójicamente los menos transitados, pues de tan comunes que son nadie "pasa" por ellos. Un caso claro de esto que digo creo que se da en la teoría (o mejor, las teorías) de las crisis y de los ciclos económicos. Veamos ese lugar común del que ya nadie habla. Se trata de que Robinson Crusoe, el héroe de la Microeconomía, mientras estuvo solo en su solitaria isla, no padeció de ninguna crisis económica. ¿Acaso no es esto una una obviedad, un lugar que de tan común que es, hace que sea casi un insulto a la inteligencia el demorarse en él siquiera un momento, dada la importancia y urgencia que acompaña a cualquier reflexión sobre las crisis? Es obvio: en la economía de Robinsón no había crisis económicas.

Que las crisis económicas sólo suceden en sociedades, que son por tanto crisis sociales parece efectivamente una tontería, una obviedad. Y, sin embargo, puede merecer la pena partir de ese lugar a la hora de hacer una guía para principiantes acerca de las crisis económicas puesto que como cosa ya bien sabida se la suele pasar por alto. Repitamos una vez más: Robinson no padecía de crisis económicas del estilo de las que padecemos quienes vivimos en sociedad. Aunque, por otro lado, si bien se mira, sí que de vez en cuando fue afectado por algo semejante a una crisis económica, pues como Daniel Defoe cuenta, padeció de penurias materiales semejantes a las que se sufren en una crisis, sólo que no eran culpa suya. Si sucedía un vendaval o una tormenta que arruinaba su cosecha, o si había una sequía con el mismo efecto, o si los habituales bancos de pesca no se presentaban a su debido tiempo, Robinson padecía de un tipo de crisis económica, al que se puede definir como crisis de producción, una penuria económica de la que -y esto es importante- no era él en absoluto responsable, una vez que se abandona ese extraño "pensamiento" mágico-religioso (al que, extrañanamente, todavía hoy hay quien se adscribe) que considera los desastres sean del tipo que sean (naturales o sociales) como "castigo" por los pecados cometidos contra las supuestas normas de un suspuesto ser divino extraterrestre. Las crisis evconómicas que afectaban a Robinsón eran pues crisis no de carácter o tipo social (pues una sociedad formada por un sólo individuo no es una sociedad) sino natural.   Leer más

LA "FALACIA DE LA VENTANA ROTA". Ideas para el Sr. Ministro de Industria en tiempos de crisis.

Fue hace muchos años, en un libro de Henry Hazlitt (La economía en un lección se llamaba, y está en la red y merece mucho la pena leerlo), cuando me tropecé por vez primera con lo que se llama la "falacia de la ventana rota" en Economía, expuesta por primera vez por F.Bastiat en un ensayo de 1839, Ce qu'on voit et ce qu'on ne voit pas ("Lo que se ve y lo que no se ve")  que también está en internet. Con ella Hazlitt empezaba su popular ataque -ya todo un clásico- a las políticas keynesianas de estímulo de la demanda efectiva desde el punto de vista liberal, ataque que consiste en señalar que, en el mejor de los casos, el gasto público no hace sino suplantar (más adelante se dijo "expulsar") a las inversiones del sector privado, y en el peor, disminuye la eficacia de la economía (pues la burocracia o, en general, la provisión por parte del sector público de bienes y servicios es inferior en términos de eficacia a su provisión por parte de empresas privadas) con lo que al final todos estabamos peor.  El gasto público no sólo no era productivo sino que era decididamente destructivo.
  Leer más

Otros contenidos sobre 'Crisis' en Rankia

[ VIDEO ]📉 Michael Burry PREDICE otra CRISIS EN BOLSA | Descubre las 6 ACCIONES que tiene en CARTERA

Alejandro Estebaranz. Michael Burry se hizo famoso por predecir la crisis financiera de 2008 y se benefició invirtiendo en contra con su fondo de inversión. Tal fue su hazaña que sirvió de inspiración para la película de LA GRAN APUESTA, protagonizada por Michael Bale y producida por Brad Pitt. Michael Burry ha...

[ VIDEO ]📉 Michael Burry PREDICE otra CRISIS EN BOLSA | Descubre las 6 ACCIONES que tiene en CARTERA

Alejandro Estebaranz. Michael Burry se hizo famoso por predecir la crisis financiera de 2008 y se benefició invirtiendo en contra con su fondo de inversión. Tal fue su hazaña que sirvió de inspiración para la película de LA GRAN APUESTA, protagonizada por Michael Bale y producida por Brad Pitt. Michael Burry ha...

[ VIDEO ]📉 Michael Burry PREDICE otra CRISIS EN BOLSA | Descubre las 6 ACCIONES que tiene en CARTERA

Alejandro Estebaranz. Michael Burry se hizo famoso por predecir la crisis financiera de 2008 y se benefició invirtiendo en contra con su fondo de inversión. Tal fue su hazaña que sirvió de inspiración para la película de LA GRAN APUESTA, protagonizada por Michael Bale y producida por Brad Pitt. Michael Burry ha...

[ VIDEO ]📉 Michael Burry PREDICE otra CRISIS EN BOLSA | Descubre las 6 ACCIONES que tiene en CARTERA

Alejandro Estebaranz. Michael Burry se hizo famoso por predecir la crisis financiera de 2008 y se benefició invirtiendo en contra con su fondo de inversión. Tal fue su hazaña que sirvió de inspiración para la película de LA GRAN APUESTA, protagonizada por Michael Bale y producida por Brad Pitt. Michael Burry ha...

[ VIDEO ]📉 Michael Burry PREDICE otra CRISIS EN BOLSA | Descubre las 6 ACCIONES que tiene en CARTERA

Alejandro Estebaranz. Michael Burry se hizo famoso por predecir la crisis financiera de 2008 y se benefició invirtiendo en contra con su fondo de inversión. Tal fue su hazaña que sirvió de inspiración para la película de LA GRAN APUESTA, protagonizada por Michael Bale y producida por Brad Pitt. Michael Burry ha...

[ VIDEO ]📉 Michael Burry PREDICE otra CRISIS EN BOLSA | Descubre las 6 ACCIONES que tiene en CARTERA

Alejandro Estebaranz. Michael Burry se hizo famoso por predecir la crisis financiera de 2008 y se benefició invirtiendo en contra con su fondo de inversión. Tal fue su hazaña que sirvió de inspiración para la película de LA GRAN APUESTA, protagonizada por Michael Bale y producida por Brad Pitt. Michael Burry ha...

[ VIDEO ]📉 Michael Burry PREDICE otra CRISIS EN BOLSA | Descubre las 6 ACCIONES que tiene en CARTERA

Alejandro Estebaranz. Michael Burry se hizo famoso por predecir la crisis financiera de 2008 y se benefició invirtiendo en contra con su fondo de inversión. Tal fue su hazaña que sirvió de inspiración para la película de LA GRAN APUESTA, protagonizada por Michael Bale y producida por Brad Pitt. Michael Burry ha...

[ VIDEO ]📉 Michael Burry PREDICE otra CRISIS EN BOLSA | Descubre las 6 ACCIONES que tiene en CARTERA

Alejandro Estebaranz. Michael Burry se hizo famoso por predecir la crisis financiera de 2008 y se benefició invirtiendo en contra con su fondo de inversión. Tal fue su hazaña que sirvió de inspiración para la película de LA GRAN APUESTA, protagonizada por Michael Bale y producida por Brad Pitt. Michael Burry ha...

Sonámbulos caminando hacia la Crisis

Fernandojcg. Hola, Buenos Días: Os dejo un buen artículo de Alejandro Nadal y publicado por "LaJornada" de México. En él, Nadal explica lo que algunos nos tememos que está por llegar... http://jornada.com.mx/2020/01/15/opinion/025a1eco Saludos.

Juan Ramón Rallo: ¿Por qué el gobierno no habla de crisis económica? | Rankia Markets Experience 19

Rankia. Conferencia magistral de Juan Ramón Rallo durante el evento Rankia Markets Experience (Noviembre 2019) en el que analiza la situación actual y futura de la economía española y si nos encontramos o no en una crisis económica.

Sitios que sigo
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar