¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Micro Value

Informe anual 2017: mi cartera de inversión

INFORME ANUAL 2017: MI CARTERA DE INVERSIÓN

 

EL INVERSOR PARTICULAR

Como dije en más de una ocasión, los inversores particulares gozamos de un arma poderosa: la llave de entrada a compañías inaccesibles para fondos de inversión e inversores institucionales. Entonces, ¿por qué no aprovechamos esa grandísima ventaja y nos limitamos a invertir en los propios fondos? La respuesta es obvia: confianza. Confianza en la experiencia y conocimiento de sus gestores y, sobre todo, por una cuestión de tiempo y recursos de los que en muchas ocasiones carecemos. Sin embargo, aun tomando la decisión de invertir por nuestra cuenta y riesgo, ¿por qué entrar en negocios complejos? ¿Por qué entrar en compañías sumamente grandes que no logramos a entender en su totalidad? ¿Y por qué diversificar nuestra cartera con 30-40 posiciones si nunca podremos llegar a gestionar de forma eficiente más de 10? Parafraseando a Peter Lynch, "tener acciones es como tener hijos, no tengas más de las que puedas gestionar." Hagásmolo fácil -entiéndase la expresión, obviamente no es ni por asomo fácil-. Tenemos a nuestro alcance negocios tremendamente sencillos, rentables, con barreras de entrada y ventajas competitivas -sí, incluso los pequeños negocios las tienen-, con apenas deuda y bien gestionados por un accionista de referencia, competitivo y honesto.

Es vital invertir en compañías cuyo modelo de negocio comprendemos y saber cómo generan caja, y tratar de vislumbrar si serán capaces, no sólo de mantener la eficiencia y competitividad en el tiempo, sino de incrementarla con fuerza a futuro. Compañías, al fin y al cabo, de las que no sólo querrías ser accionista durante muchos años, sino también su cliente. Y ese es mi criterio: concentración de la cartera -10 compañías, a lo sumo-, negocios sencillos y conocidos en profundidad, y con un potencial muy elevado. Así aumenta nuestro margen de seguridad y se reduce -y en consecuencia se enriquece- nuestro tiempo de análisis. Puedo equivocarme, pero tengo el pleno convencimiento que la suma de todo ello acabará traduciéndose en rentabilidades satisfactorias con el paso del tiempo.

MI CARTERA DURANTE 2017

Durante el 2017 mi cartera ha obtenido un 35,5% de rentabilidad, incluyendo dividendos brutos y cambios de divisa -riesgo no cubierto-. Esto ha sido posible como consecuencia de la rápida puesta en valor de algunas de las posiciones, y que han sido parcialmente sustituidas por otras que presentaban en ese momento un potencial de revalorización mayor. El año ha sido muy satisfactorio, especialmente si tenemos en cuenta el potencial anualizado que presenta la cartera al cierre del ejercicio, que he estimado en más de un 20%.

En cuanto a las posiciones que integran la cartera en la actualidad, me gustaría destacar Umanis -ampliamente conocida por formar parte de la cartera de True Value y Metavalor Internacional-, Dart Group -aerolínea muy castigada en Bolsa por el Brexit, la mejor valorada por el cliente británico y la que más crece-, así como Protector Fors, Groupe Guillin, Black Diamond, Hitechpros y LSI Software -de las que ya os he venido hablando largo y tendido estos últimos meses-.

Los únicos valores que al cierre del ejercicio presentan rentabilidades negativas son Groupe Guillin y Figeac Aero, que representan conjuntamente un 17,7% de la cartera. A pesar de este pequeño bache, estoy convencido que comenzarán a dar alegrías más pronto que tarde. La primera tardará pero acabará trasladando el incremento del precio de las materias primas al cliente, y aunque los márgenes no se recuperasen -escenario muy pesimista- a 4 años vale más de 65 euros. En cuanto a la segunda, ya queda poco para reducir el rtimo de inversiones y generar flujos de caja positivos que disparará el precio de la acción. Sin embargo, he decidido no ampliar mis posiciones, ya que esto obstaculizaría la entrada de nuevas compañías como HitechPros o LSI Software, con mayores potenciales de revalorización y entornos más favorables. Nuevamente, ya lo decía Peter Lynch: "No se mejoran los resultados arrancando las flores y regando los hierbajos".

En definitiva, cuento con las ventajas de un inversor particular: no necesidad de justificar mis inversiones -sólo me debo a mi conciencia-, sin las ataduras reglamentarias establecidas por la CNMV, la posibilidad de acceder a valores pequeños e ilíquidos -como Hitechpros o LSI Software-, el no tener que compararme con un benchmark -únicamente he de batir a mis expectativas, que me he fijado en un 15% anual para los próximos 25 años, lo cual supondría multiplicar por 33 veces el capital inicial, sin tener en cuenta aportaciones adicionales- y, por supuesto, la publicación de una sola carta anual -¡el sueño de todo gestor!-, aunque es probable que este último punto sea ampliable a cartas trimestrales, en función del interés que genere.

GESTIÓN DE LA CARTERA

Una vez seleccionadas las compañías, ¿cómo, cuándo y en qué proporción incorporo estas a mi cartera? Lo explicaré aunque, de igual forma que el punto anterior -encontrar compañías desconocidas, de calidad y con un potencial extraordinario-, al fin y al cabo no difiere en demasía de la gestión de cualquier inversor racional. Una vez aplicados los filtros desarrollados anteriormente -negocios sencillos, sólidos y con elevado potencial-, la clave está en realizar una valoración bajo un escenario suficientemente conservador -sí, un único escenario-, y en base a este, establecer un precio objetivo y un horizonte de inversión -usualmente entre 3 y 5 años-, tras lo cual se obtiene una TIR anual. En el momento de acometer la incoporación de un valor a la cartera, la TIR anualizada de dicha inversión deberá ser siempre superior al potencial de la cartera, que a su vez debería permanecer siempre por encima del 20%. Esto no quiere decir que vaya a cumplirse ni mucho menos, sino que esta circunstancia nos ofrecerá un margen de seguridad tal que redundará en una rentabilidad cuanto menos satisfactoria en el largo plazo. El incremento o reducción de dicha rentabilidad, dependerá, entre otras cuestiones, del tiempo que tarde el mercado en reconocer el valor de las compañías que componen la cartera. Cada posición será siendo reemplazada de la siguiente forma: si su TIR anualizada es inferior al 15% (como consecuencia de una revalorización significativa o de una circunstancia que haya mermado su potencial) se venderá el 50% inicial de la posición, o el 100% en caso de tener en seguimiento una compañía con una TIR muy superior. En caso de que no fuera así, el 50% restante lo vendería siempre y cuando el potencial mermara hasta el 10% anual. Esta es, en esencia, la forma en que gestiono la cartera y que, como comentaba, no difiere en demasía de la de muchos gestores de carteras.

PERSPECTIVAS PARA 2018

Tras incorporar algunos valores cuyas ideas han sido extraídas de los fondos de inversión que considero más se adaptan a mi estilo de inversión -fundamentalmente True Value, Valentum y Metavalor Internacional, lo cual he de admitir que son apetecibles fuentes de ideas-, creo firmamente que el valor se encuentra en compañías lo menos seguidas posibles, sin importar su tamaño o volumen de negociación, con balances sanos, ventajas competitivas, excelentes perspectivas de crecimiento a medio y largo plazo, y que ofrezcan un potencial y margen de seguridad extraordinarios. Pero sin duda, lo más importante es que ese potencial de crecimiento venga sustentado por aspectos cualitativos: alto apalancamiento operativo (HitechPros), compañía del sector mejor valorada por el cliente (Dart Group), líder de costes de su mercado (Protector Fors), liderazgo mundial (Viscofan), baja deuda neta en un entorno altamente endeudado (Groupe Guillin), entre otros.

La llegada de una corrección a los mercados, ya fuera esta corta o prolongada, pondría en liza la fortaleza de la cartera: todas las compañías carecen de deuda neta, excepto Figeac Aero -que se comportó bien durante la crisis-, Groupe Guillin -como decía, sin apenas relevancia- y Black Diamond -compañía muy cíclica a mantener a muy largo plazo-. El resto de compañías -incluida Groupe Guillin-, una recesión o una subida de los tipos de interés, lejos de afectarles, podría incluso llegar a reforzar su posición dentro de los entornos en que operan, lo cual, a su vez, incrementaría el potencial de la cartera con un horizonte de inversión siempre largoplacista.

Todos estos atributos me llevan inexorablemente a descubrir compañías de calidad y pequeñas, prácticamente invisibles. He de aclarar que por ser más pequeñas no suponen un riesgo mucho mayor. Ante la escasez de oportunidades, gestores de grandes fondos se ven abocados a invertir en compañías sumamente endeudadas o de baja calidad. El hecho de entrar en compañías inaccesiblesa a estos reúne la principal ventaja de que algunas de ellas, además de gozar de un gran crecimiento de sus ventas y una expansión de los márgenes comerciales, poseen una elevada tesorería neta, lo cual las hace especialmente atractivas, ya que pueden utilizarla para adquirir competidores y acelerar su crecimiento, o para recomprar acciones si no encuentran oportunidades a precios atractivos.

Como he dicho en más de una ocasión, el inversor particular debe salirse de lo ordinario para obtener rentabilidades extraordinarias a largo plazo. 


Lucas López M.
@LucasLM89

 

Para ver documento completo:

https://www.dropbox.com/s/0a63burkuddq1v3/Carta%20anual%202017.pdf?dl=0

 

NOTA: La información contenida en el presente documento ha sido realizada con datos provenientes de fuentes confiables y públicas. El contenido no supone una recomendación de inversión, por lo que te sugiero consultar a un profesional de inversión. Las evaluaciones y valoraciones reflejan la opinión de su autor en la fecha en que han sido redactadas. Por lo tanto, tales evaluaciones y valoraciones pueden haberse quedado obsoletas. Los rendimientos históricos no garantizan rendimientos similares en el futuro.

  1. #2

    Isivor

    Extraordinaria rentabilidad. Soy un profano en la inversión directa en compañías, podrías indicar una cifra orientativa tanto a nivel global " del conjunto de la cartera ",como de empresas en particular ,que haga factible la inversión directa sin que las comisiones hagan mella. Gracias.

  2. #3

    Lucas89

    en respuesta a Isivor
    Ver mensaje de Isivor

    Dependerá del broker con el que trabajes y de las comisiones aplicadas, especialmente de las de custodia, y que supongan un porcentaje que razonable sobre el capital invertido. Un saludo.

  3. #4

    Alejandro Estebaranz

    Hola

    Enhorabuena por el año y por el informe.

    Estupenda noticia tener un nuevo blog de calidad en Rankia. A darle duro ;)

    Un saludo, Alex.

  4. #5

    Lucas89

    en respuesta a Alejandro Estebaranz
    Ver mensaje de Alejandro Estebaranz

    Muchas gracias, Alejandro.

    Enhorabuena a vosotros también por la excelente trayectoria y la más que necesaria labor académica que estáis desempeñando.

    Un saludo.

  5. #7

    Montecristo0482

    Gracias por compartir tu visión. Yo personalmente también mantengo una cartera de entre 8 y 12 títulos y comparto algunas de las posiciones que tienes...Esta cartera la complementó con otra de fondos , más cara pero más estable. Intentó que ambas carteras estén al 50% o 40 acciones y 60 fondos.

  6. #8

    Antonio34

    negocio sencillo con nuemros sencillos y has tenido alibaba???empresa pequeña jejejeje.
    No seras de Bilbao--no te lo tomes a mal es bromita.

    Enhorabuena por la rentabilidad y gracias por compartirla

  7. #10

    robertazo1981

    Los precios objetivos que marcas son valoraciones conservadoras no?? Yo creo que perfectamente groupie guillin puede llegar a los 85-90€ y protectors a los 215nok

  8. #11

    Mario Fontcu

    Enhorabuena Lucas, una increíble rentabilidad.
    Por cierto como has hecho para contabilizar así tú cartera? Es sobre una hoja de Excel?

Autor del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar