La próxima Gran Depresión de la década de 2020

28

Hola, Buenas Noches: Interesante artículo de Nouriel Roubini y que acabo de leer, de manera que os voy a hacer una traducción de lo más esencial del mismo.

Ciertamente, NUNCA es un buen momento para una Pandemia, pero la Crisis provocada por el COVID-19 ha llegado en un momento particularmente malo para la Economía mundial. El mundo lleva demasiado tiempo a la deriva en una tormenta perfecta que engloba riesgos financieros, políticos, socio-económicos y ambientales, que ahora se están agudizando aún más.

Después de la Crisis financiera de 2007-09, los desequilibrios y los riesgos que prevalecen en la Economía mundial se vieron exacerbados por errores políticos. Por lo tanto, en lugar de abordar los problemas estructurales que reveló el colapso financiero y la Recesión resultante, los Gobiernos en su mayoría siguieron con su particular pateado a la "lata", de manera que han creado importantes riesgos que hicieron inevitable otra Crisis. Y ahora que ha llegado, los riesgos se han vuelto más agudos. Desafortunadamente, incluso si la Gran Recesión lleva a una recuperación mediocre en forma de U este año, una Gran Depresión en forma de L seguirá más adelante en esta década, por varias siniestras razones...

La primera se refiere a los déficits y sus riesgos asociados: Deudas e incumplimientos. La respuesta política a la Crisis del COVID-19 implica un aumento masivo de los déficits fiscales, del orden del 10% del PIB o más, en un momento en que los niveles de la Deuda pública en muchos países ya eran elevados, sino insostenibles.

Peor aún, la pérdida de ingresos para muchos hogares y empresas significa que los niveles de Deuda del sector privado también se volverán insostenibles, lo que podría conducir a incumplimientos masivos y quiebras. Junto con los altos niveles de la Deuda pública, esto asegura una recuperación más anémica que la que siguió a la Gran Recesión de hace una década.

Un segundo factor es la bomba de tiempo demográfica en las Economías avanzadas. La Crisis del COVID-19 muestra que se debe asignar mucho más gasto a los sistemas de Salud, ya que la atención médica universal y otros bienes públicos relevantes son necesidades, no lujos. Sin embargo, debido a que la mayoría de los países desarrollados tienen sociedades envejecidas, la financiación de tales desembolsos en el futuro hará que las Deudas implícitas de los sistemas de Salud y Seguridad Social no financiados de hoy en día sean aún mayores.

Un tercer problema es el creciente riesgo de Deflación. Además de causar una profunda Recesión, la Crisis también está creando una holgura masiva en bienes (máquinas y capacidad no utilizadas) y mercados laborales (desempleo masivo), así como un colapso de precios en productos básicos como el Petróleo y los metales industriales. Eso hace probable la Deflación de la Deuda, aumentando el riesgo de insolvencia.

Un cuarto factor muy relacionado será la degradación de la moneda. A medida que los Bancos Centrales intenten combatir la Deflación y evitar el riesgo de un aumento de las tasas de interés (debido a la acumulación masiva de Deuda), las políticas monetarias serán aún convencionales y de mayor alcance. A corto plazo, los Gobiernos deberán ejecutar déficits fiscales monetizados para evitar la Depresión y la Deflación. Sin embargo, con el tiempo las perturbaciones de suministro negativas permanentes de la Desglobalización acelerada y el proteccionismo renovado harán que la Estanflación sea casi inevitable.

Un quinto problema es la disrupción digital más amplia de la Economía. Con cientos de millones de personas perdiendo sus empleos o trabajando y ganando menos, las brechas de ingresos y riqueza de la Economía del Siglo XXI se ampliarán aún más. Para protegerse de futuros choques en la cadena de suministros, las empresas de las Economías avanzadas reorientarán la producción desde regiones de bajo costo a mercados nacionales de mayor costo. Pero en lugar de ayudar a los trabajadores en el hogar, esta tendencia acelerará el ritmo de la automatización, presionará a la baja los salarios y avivará aún más la llama del Populismo, el Nacionalismo y la Xenofobia.

Esto apunta al sexto factor principal: la Desglobalización. La Pandemia está acelerando las tendencias hacia la Balcanización y la fragmentación que ya estaban en marcha. Los EE.UU. y China se desacoplarán más rápido, y la mayoría de los países responderán adoptando políticas aún más proteccionistas para proteger a las empresas y trabajadores nacionales de las perturbaciones globales. El mundo posterior a la Pandemia estará marcado por restricciones más estrictas sobre movimientos de Bienes, Servicios, Capital, Trabajo, Tecnología, Datos e Información. Esto ya está sucediendo en los sectores farmacéutico, de equipos médicos y de alimentos, donde los Gobiernos están imponiendo restricciones a la exportación y otras medidas proteccionistas en respuesta a la Crisis.

La reacción violenta contra la Democracia reforzará esta tendencia. Los líderes populistas a menudo se benefician de la debilidad económica, el desempleo masivo y la creciente desigualdad. En condiciones de mayor inseguridad económica, habrá un fuerte impulso para convertir a los extranjeros en chivos expiatorios de la Crisis. Los trabajadores manuales y las cohortes amplias de la clase media serán más susceptibles a la retórica populista, en particular las propuestas para restringir la migración y el Comercio.

Esto nos lleva a otro factor: el enfrentamiento geoestratégico entre los Estados Unidos y China. Con la Administración Trump haciendo todo lo posible para culpar a China por la Pandemia, el régimen del Presidente chino Xi Jinping se duplicará en su afirmación de que los Estados Unidos están conspirando para evitar el ascenso pacífico de China. El desacoplamiento chino-estadunidense en Comercio, Tecnología, Inversión, Datos y arreglos monetarios se intensificará.

Peor aún, esta ruptura diplomática sentará la bases para una nueva Guerra Fría entre EE.UU. y sus rivales, no solo China, sino también Rusia, Irán y Corea del Norte. Con las elecciones presidenciales de los Estados Unidos acercándose, hay muchas razones para esperar un aumento de la Guerra Cibernética clandestina, lo que podría conducir a enfrentamientos militares convencionales. Y debido a que la Tecnología es el arma clave en la lucha por el control de las industrias del futuro y en la lucha contra las Pandemias, el sector tecnológico privado de los EE.UU, se integrará cada vez más en el complejo industrial de la Seguridad Nacional.

Un riesgo final que no puede ignorarse es la perturbación ambiental, que como lo ha demostrado la Crisis del COVID-19, puede causar muchos más estragos económicos que una Crisis financiera. Las Epidemias recurrentes (VIH desde la década de 1980, SARS en 2003, H1N1 en 2009, MERS en 2011, Ébola en 2014-16) son, como el cambio climático, esencialmente desastres provocados por el hombre, nacidos de malas condiciones sanitarias, el abuso de sistemas y la creciente interconectividad de un mundo globalizado. Las Pandemias y los muchos síntomas mórbidos del cambio climático serán más frecuentes, severos y costosos en los años venideros.

Todos estos factores enumerados ya se vislumbraban antes de que golpeará el COVID-19 y ahora amenazan con alimentar una tormenta perfecta para arrastrar a toda la Economía global a una década de desesperación...

Y esto ha sido lo más importante del artículo de Roubini. Desde luego, el escenario que nos "dibuja" pone los pelos como escarpias, pero diría que va muy poco "desencaminado"... ¡Veremos!

Saludos.

  1. #20
    05/05/20 13:44
    Roubini, como todos los que se dedican al faranduleo, necesitan estar en el candelero y este planteamiento es su nicho de mercado.

    Hace tiempo también yo me vi seducido por estas teorías milenaristas pero cuando miras el detalle el planteamiento flaquea por todos lados. Esta pandemia ha sido un baño de realidad para muchos y nos ha demostrado cómo un bichito invisible nos puede poner contra las cuerdas, ahora bien, cuando el enemigo son una decena de historias con las que llevamos conviviendo años, cuando no décadas, y que en muchos casos se anulan entre sí...


  2. en respuesta a Alfon1971
    #19
    05/05/20 11:00
    Hola, Alfon1971: En esta ocasión estoy de acuerdo con lo que nos comenta y poco más puedo añadir, fuera de recalcar lo que ambos vemos totalmente CLARO: la UE sólo puede salir adelante si se avanza hacia algo parecido a lo que son los Estados Unidos. Su nombre ya nos dice lo que resulta más que obvio... ¿No?

    Saludos.
  3. en respuesta a Fernandojcg
    #18
    05/05/20 10:55
    Gracias por su comentario. Estoy de acuerdo con que la japonización de la economía europea presenta importantes diferencias con Japón, y dificultades añadidas. Además de todo lo que ha dicho, añadiría que Japón es un sólo Estado-nación, por tanto mucho más homogéneo en todos los aspectos que la UE, que viene a ser algo parecido a una confederación de Estados-nación. En la UE persisten aún muchas regiones pobres, en el sur y este de la Unión, que con un crecimiento bajo no van a salir de la pobreza. En la UE, además, hay mucha más desigualdad social que en Japón, incluso en las regiones ricas. 

    Otro aspecto de incertidumbre es qué va a pasar con la propia UE: está claro que con su estructura actual semiconfederal, no funciona bien, lo que se manifiesta especialmente en las crisis económicas. De persistir así, habrá más países que querrán salir, por ejemplo Italia, y entrará en una grave crisis institucional que podría conllevar su desaparición. Pero también esta crisis económica podría ser un estímulo para avanzar hacia unos Estados Unidos de Europa que serían mucho más funcionales que la actual UE. Es, por ejemplo, lo que pasó en los Estados Unidos cuando eran una confederación: tras la guerra de secesión avanzaron mucho más rápido hacia la estructura actual de Estado federal. 
  4. en respuesta a Marc1976
    #17
    05/05/20 10:27
    Hola, Marc1976: Efectivamente, nos encontramos en un "punto de inflexión" para nuestra Civilización... Y para salir adelante se precisan cambios muy profundos que pasarían por un Reset mundial de la Deuda y un nuevo Sistema monetario mundial más "lógico" y equitativo. Ello implicaría el "destronamiento" del Petrodólar y la adopción de muchas otras medidas. ¿Es eso posible? Pues, la verdad, es que lo veo harto complicado.

    Saludos.
  5. en respuesta a Alfon1971
    #16
    05/05/20 10:21
    Hola, Alfon1971: Lo primero de todo agradecerle sus comentarios, ya que sirven para enriquecer el post inicial. Eso NO quita para que discrepe con Vd. en varios aspectos. Veamos:

    1º.- Efectivamente, NO sabemos en qué grado se van a cumplir las predicciones de Roubini, pero a estas alturas de la "película" las "perspectivas" NO pueden ser más negativas. Dicho esto, es posible que salgamos de esta situación, pero NO creo que vaya a ser en el corto ni tampoco en el medio plazo. Y el coste a pagar va a ser muy importante en casi todos los sectores de la Sociedad.

    2º.- Las décadas previas a la 2ª Guerra Mundial fueron un DESASTRE a nivel mundial con la única excepción de los "Felices Años 20" y que duraron casi una década, pero que tampoco fueron "buenos" para MUCHOS (Por ejemplo, en la República de Weimar...).

    3º.- Un punto importante que Vd. cita es la posible "Japonización" de la UE... Bien, el termino "Japonización" se asocia a un elevado endeudamiento con bajo crecimiento. Y es evidente que las similitudes entre la UE y Japón están ahí... con tipos de interés negativos, elevado endeudamiento, menguante rentabilidad del sector bancario, compras masivas de activos por parte del Banco Central y todo ello combinado con un crecimiento del PIB decepcionante, baja Inflación y una población cada vez más envejecida y decreciente.

    Perooooo, y es el primer "pero", la UE es una especie de Japón con unos 15 años más joven... Otro "pero", NO menos importante, es que el bienestar individual NO depende del tamaño del PIB, sino de la porción que toca a cada persona...

    Y la "Japonización" de la UE presenta serios problemas por unas DEBILIDADES más que obvias:

    - Falta de movilidad del Capital.

    - Escasez de coordinación en las políticas económicas.

    - Ausencia de un mercado laboral único.

    - Un mercado único incompleto que impide a los integrantes de la UE que puedan beneficiarse de las sinergias que produciría una unión real.

    Es decir, que para que se pudiera dar una "Japonización" de la UE sería necesario que antes se produjera una unión fiscal y económica total.

    En fin, podría ahondar un poco más en mi réplica a su comentario, pero tampoco dispongo de más tiempo. En cualquier caso, le reitero mi agradecimiento por su participación, puesto que ha estado bien argumentada y eso es importante cuando se realiza un debate constructivo.

    Saludos.
  6. en respuesta a Marc1976
    #15
    05/05/20 05:33
    No te digo que no sea cierto. Pero date cuenta de una cosa: tu comentario podría ser perfectamente válido si se hubiera dicho en 1880. Ya por el último cuarto del siglo XIX se puso de moda entre filósofos y pensadores hablar de la decadencia de la civilización occidental (o al menos de Europa), y de que estaba abocada al fracaso de no hacer cambios urgentes. Siglo y medio después, ha habido grandes problemas en Europa, como dos guerras mundiales que han hundido la civilización europea hasta sus cimientos más básicos, pero también somos infinitamente más ricos que entonces y estamos más o menos unidos, y por primera vez en la historia se ha conseguido de manera pacífica. 
    A veces una grave crisis en todos los aspectos, como la que afrontamos ahora, puede ser un revulsivo para iniciar cambios profundos a mejor. Otras veces simplemente nos empobrece y crispa la convivencia sin que nada cambie. Ya veremos.
  7. en respuesta a Alfon1971
    #14
    05/05/20 00:50
    Creo que estamos en un momento que podemos llamarlo un punto de inflexión en nuestra civilización, podemos aprender de los errores y como si de un sacacorchos se tratara, quitar el corcho y aprender de todos los errores vaciando todo lo que se lleva dentro.... o dejar que las cosas sigan igual y el vino que haya dentro se pudra.... nuestra civilización ha de tomar decisiones y realizar cambios, porque tal como conocemos la economía global y el capitalismo ya no es posible seguir adelante, no nos sirven estos modelos.
  8. #13
    04/05/20 21:28
    Estas predicciones podrían cumplirse totalmente, parcialmente o en ningún grado. El ser humano ha demostrado a lo largo de la historia una nula capacidad para predecir el futuro. Ha habido momentos en los que había unanimidad en que el futuro a medio plazo era muy negro y,  en cambio, vino un periodo excelente. Como por ejemplo en las décadas previas al fin de la Segunda Guerra Mundial. En 1945 se pensaba, de manera general, que la civilización europea nunca resurgiría o tardaría muchísimo en hacerlo. En menos de una década ya había recuperado el nivel previo a la guerra e iniciaba varias décadas de crecimiento ininterrumpido, con pleno empleo y desarrollo del Estado del bienestar, sin guerras y unificándose. 

    Con esto quiero decir que no se sabe lo que va a pasar. Hay quien habla de un escenario de japonización para la economía y sociedad europeas, y a Japón no le ha ido tan mal en las últimas décadas. La economía en Japón crece poco, pero la población decrece, con lo que la renta per capita aumenta, mientras que hay pleno empleo. La deuda pública es enorme, pero como los tipos son muy bajos, no cuesta mucho financiarla. Los robots van supliendo la falta de mano de obra para cuidar a los ancianos. Tampoco digo que esto vaya a pasar en Europa: simplemente no se puede saber.

    De hecho, todas las predicciones que había sobre la llegada de la nueva crisis  y el desencadenante han fallado, ya que al final ha sido un virus totalmente imprevisto el desencadenante. 

    Personalmente, me parece que será el cambio climático y el deterioro medioambiental en general lo que provocará la caída de la civilización occidental, porque está claro que somos una plaga, y todas las plagas terminan abruptamente cuando destruyen el medio ambiente que las sustenta. Pero tampoco se puede saber si esto pasará en 10 años o en 100, ni si llegaremos a un punto de equilibrio y no pasará nunca. 
  9. en respuesta a Raul ab
    #12
    04/05/20 19:00
    Hola, Raul ab: NO... Precisamente, para evitar ofender a aquellos que tienen unas determinadas convicciones religiosas, suelo utilizar la expresión "Ostia" sin la "H". Además, tenga en cuenta que "hostia" con "H" se puede utilizar de la misma manera que otros sinónimos como bofetón, torta, etc. En fin, hecha esta aclaración queda claro que NO hay motivo para ofenderse.

    Me gusta Martin Armstrong, pero llevo cierto tiempo sin entrar en su Blog, así que me coge un poco de sorpresa lo que me comenta. Creo recordar que Armstrong daba recorrido a esto hasta el 2032... En fin, tendré que buscar algo de tiempo para ponerme al día sobre sus últimas predicciones. Perooooo la fecha parecía tenerla bastante clara, al menos las últimas veces que lo leí.

    Saludos.
  10. en respuesta a Fernandojcg
    #11
    04/05/20 18:44
    Estoy seguro de que no era con intención, pero en todo caso, no es elegante... Yo sigo al blog the Armstrong. Lo que pinta es un derrumbe civilizacional en los proximos dos años.
  11. en respuesta a Marc2
    #10
    04/05/20 09:25
    Hola, Marc2: NO es una situación exclusiva de España, y más bien diría que es un problema común en la mayor parte de los países que componen la UE. NO se ha fomentado la Natalidad y se ha buscado la "mano de obra" extranjera, así que cuando vienen "mal dadas" el problema toma una dimensión mucho más compleja.

    ¿Políticos? Hoy en día ya prácticamente NO existen en el mundo. Fuera de notables excepciones, lo que existe es una auténtica fauna que se dedica a manipular y PARASITAR a la mayor parte de la población.

    Saludos.
  12. #9
    04/05/20 08:34
    Hola,

    Hay una dificultad política  respecto a este tema:

    " la mayoría de los países desarrollados tienen sociedades envejecidas, la financiación de tales desembolsos en el futuro hará que las Deudas implícitas de los sistemas de Salud y Seguridad Social no financiados de hoy en día sean aún mayores. "

    Es una población que supone un alto porcentage de votos en España. Y los políticos cortoplacistas cuentan votos.  

    Saludos. 



  13. en respuesta a javimates
    #8
    04/05/20 00:39
    Hola, javimates: SÍ, mi comentario es un "Veremos qué sucede", aunque francamente NO soy NADA optimista, la verdad sea dicha... Posiblemente, los EE.UU. tengan mayor capacidad para salir de esta situación, pero también lo tienen MAL, al menos a priori. Respecto a la UE todavía lo veo más NEGRO y ya NO le digo en relación a nuestro país. Ojalá NO sea una situación tan dramática en el tiempo.

    Por cierto, javimates, su comentario me ha animado a hacer un nuevo post en el que enumeraré las muchas diferencias que existen entre las Recesiones anteriores y lo que ahora estamos viviendo. Es posible que lo realice a lo largo de esta madrugada.

    Gracias por sus comentarios y Saludos.
  14. en respuesta a Fernandojcg
    #7
    04/05/20 00:27
    Buen apunte, eso nos deja en un "veremos qué sucede". Es posible una catástrofe pero no es algo a lo que estemos abocados sin remedio. Por supuesto que lo que ha sucedido no es el escenario favorito en el que nadie se hubiera puesto hace unos meses, pero en USA la Fed hará lo imposible por evitar una recesión prolongada y en Europa, aunque con acción más limitada, intentaremos que todo mejore. ¿En qué grado lo conseguiremos? Es difícil de pronosticar.
  15. en respuesta a javimates
    #6
    04/05/20 00:10
    Hola, Buenas Noches: También de Einstein: "Como ser humano, uno está dotado con la inteligencia suficiente como para ver claramente lo profundamente inadecuada que es esa inteligencia cuando se confronta con lo que existe".

    Saludos.
  16. #5
    03/05/20 23:32
    Cuando Einstein ya vivía en USA le dijeron que un nutrido grupo de científicos alemanes había firmado un manifiesto declarando que la Teoría de la Relatividad era física inservible y equivocada. Su repuesta fue: "Si estuvieran en lo cierto una firma habría sido suficiente".
  17. en respuesta a Raul ab
    #4
    03/05/20 14:52
    Hace muchos años que sigo a Martín Armstrong y, efectivamente, es muy bueno en sus predicciones. Y ya sabe lo que le sucedió con la Justicia de su país...
      
    Y un simple apunte: cuando va sin H NO existe ninguna blasfemia si es a eso a lo que se refiere.
  18. en respuesta a Fernandojcg
    #3
    03/05/20 14:18
    Estoy de acuerdo que esto es el fin de la llamada "democracia de mercado". Mi comentario es que como pronosticador considero a este señor un fraude. No se si conoces a Armstrong, mucho más acertado. Y creo que no hace falta blasfemar.
  19. en respuesta a Raul ab
    #2
    03/05/20 11:49
    Hola, Raul ab: Suelo leer casi todo lo que publica Roubini, pero eso NO quiere decir que sea un "simpatizante" del mismo... Sin embargo, el artículo en cuestión lo he considerado bueno y ese es el motivo de que lo haya traducido y compartido con esta Comunidad.

    De todas formas, Raul ab, hay que aceptar que a priori en muy poco se va a equivocar el Sr. Roubini en sus pronósticos. Que éstos, probablemente, NO nos gusten, eso está claro. A nadie le gusta ir a peor, pero no es menos cierto que NO es momento para "alegrías" y SÍ para atarse los "machos". Las caídas de los PIBs han sido la Ostia y los próximos van a ser DEMOLEDORES. Por lo tanto, pienso que lo más coherente es adecuarse a cuál es nuestra REALIDAD y la que puede llegar a ser e intentar prepararse para un escenario bastante NEGRO y sino llega mucho mejor... ¿No le parece?

    Gracias por su comentario y Saludos.

  20. #1
    03/05/20 10:15
    Roubini es un charlatán que ha predicho siete de las últimas tres recesiones. No quiere decir esto que no sea cierto gran parte de lo que dice, porque lo obvio es obvio y desde luego la deuda actual es impagable. 

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar