Las 4 comisiones más típicas de las tarjetas y cómo ahorrarlas

Las 4 comisiones más típicas de las tarjetas y cómo ahorrarlas

Como ya sabes, las tarjetas son de lo más útil y cómodo a la hora de realizar pagos y compras pero, si no elegimos bien, tener tarjeta también puede suponer el pago de comisiones. En este artículo vamos a contarte cuáles son las comisiones más típicas de las tarjetas a las que deberás estar atento y cómo podrás ahorrarlas.

Las 4 comisiones más típicas de los cajeros

 

Salir de casa sin tener que preocuparse de si llevas suelto o si vas a tener suficiente dinero para las compras del día es algo de lo más cómodo y que puedes hacer si dispones de una tarjeta pero como ya hemos comentado, si no elegimos bien podemos encontrarnos con algunas comisiones que no nos harán mucha gracia. A continuación vamos a ver algunas de las más típicas.

Comisión por emisión y mantenimiento

Estas comisiones son las que podrían cobrarte por el simple hecho de disponer de la tarjeta. Consisten en una comisión que te cobrarán en el momento en que te entreguen la tarjeta (emisión) y otra que se te cobrará de forma mensual, semestral, anual... por el hecho de que dispongas y hagas uso de la misma (mantenimiento).

Algunas entidades te permitirán librarte de dicha comisión si realizas algunas vinculaciones como pueden ser la nómina, recibos, pagos con la tarjeta... Pero si no estás dispuesto a esto, tranquilo, existen otras formas de librarse de dichas comisiones. Por ejemplo, con la Cuenta Estándar de Bnext no tendrás que hacer frente a este tipo de comisiones y, además, tampoco deberás realizar ningún tipo de domiciliación o vinculación para ello.

Comisión por retiradas de efectivo en cajeros distintos a tu entidad

Generalmente, cuando sacamos dinero de un cajero nos podemos encontrar con 3 comisiones distintas: la comisión fija del cajero, la de la red del cajero y la comisión por cambio de divisa. Cada una de estas comisiones tiene sus propias características:

  • Comisión de la red de cajeros: hasta el 2015, esta era la comisión que se cobraba a los usuarios por sacar dinero de un cajero perteneciente a una red distinta a la suya. Actualmente esta comisión sólo existe en el extranjero.
  • Comisión fija del cajero: esta comisión es la que cobra un cajero de determinada entidad por darte dinero (si es que eres de una entidad distinta)
  • Comisión por cambio de divisa: esta comisión la cobrará el emisor de la tarjeta al hacer el cambio de moneda.

Librarse de todas estas comisiones puede ser complicado, pero lo que sí que puedes hacer es reducirlas. Para ello, contar con una tarjeta que ofrezca algunos beneficios frente a estas comisiones puede ser interesante. Por ejemplo, con las cuentas de Bnext se te devolverá hasta 5 veces la comisión fija de los cajero de España y, con respecto al extranjero,  te devolverán hasta 5 veces la comisión de la red a la que pertenece el cajero y la comisión por cambio de divisa hasta 750€.

Si eres una persona que saca bastante efectivo, contar con una tarjeta con estas características puede ser muy beneficioso.

Comisión por quedarte en números rojos

Esta comisión se aplicará cuando, por culpa de hacer un uso excesivo del crédito de nuestra cuenta, nos quedemos en saldo negativo. Es decir, si realizas muchos pagos a crédito con tu tarjeta, cuando al mes siguiente se realice el cobro, podrás correr el riesgo de quedarte con la cuenta a cero, lo cual supondrá que tengas que pagar una comisión.

Comisión por duplicado de tarjeta

Algo que puede suceder si haces mucho uso de tu tarjeta de crédito o si siempre la llevas encima es que se te pierda, se rompa o incluso que te la roben. En este caso, lo más lógico es que tengas que solicitar un duplicado de la misma y, generalmente, esto no va incluido ni es gratis. La cantidad que tengas que pagar dependerá de cuál sea tu entidad.

Como hemos dicho, generalmente deberás pagar una comisión por el duplicado de la tarjeta, pero existen excepciones ya que algunas entidades ofrecen un reemplazo anual gratis. Ejemplo de esto es la Cuenta Premium de Bnext que ofrece un reemplazo de tarjeta al año además de envío urgente y 3 tarjetas virtuales.

Cómo evitar estas comisiones

Como has visto, hay una gran cantidad de comisiones que podrían cobrarte en cualquier momento y cuando menos te lo esperes, pero tranquilo, estamos aquí para darte algún consejo y evitar pagar de más.

  • Compara entre distintas opciones: esto es lo primero que deberás hacer a la hora de decantarte por una tarjeta u otra. Deberás elegir en función de cuáles sean tus necesidades.
  • Lee la letra pequeña de tu tarjeta: una vez has elegido, deberás leer muy a fondo la letra pequeña del contrato ya que, en ocasiones, puede haber alguna cláusula que se nos escape y terminemos pagando alguna comisión que no nos interese.
  • Cumple los requisitos: este punto puede parecer súper evidente, pero en ocasiones lo olvidamos y terminamos pagando. Muchas tarjetas nos obligan a realizar un número de pagos al mes para ser gratuitas o domiciliar algún recibo en la cuenta... Si olvidamos esto, lo más probable es que terminemos pagando.

 

¿Qué más comisiones de las tarjetas conoces?

 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar