El seguro de incapacidad laboral transitoria para los autónomos

La "salud de hierro" de los autónomos ha dado hasta para chistes de El Mundo Today. Pero detrás de las cifras que indican que los profesionales por cuenta propia apenas solicitan la baja por enfermedad, se esconde un verdadero drama.

Seguro por incapacidad temporal para autónomos

La presión fiscal que soportan y la obligatoriedad de seguir cotizando aún cuando no se generen ingresos o estos sufran una reducción considerable, hace que los autónomos sólo acudan a la baja por incapacidad laboral transitoria en casos graves.

Incapacidad laboral transitoria de los autónomos españoles en cifras

Según cifras de la Unión de Profesionales del Trabajo Autónomo, en 2014 sólo 10.362 autónomos solicitaron la prestación por accidente laboral frente a 355.572 asalariados.

Un estudio del ThinkTank Civismo confirma que España es el sexto país de la OCDE donde más cotizan los trabajadores autónomos: 29,8%, por detrás únicamente de Eslovaquia (47,15%), Hungría (45,5%), Eslovenia (38,2%), Holanda (36,5%) y Estonia (33%). Con la particularidad de que tanto en Eslovenia como en Estonia existen unos ingresos mínimos que, si no se superan, hacen que el autónomo no pague cotizaciones a la Seguridad Social. Esta medida se aplica también en países como Suecia, Canadá, Austria, Bélgica, Irlanda o Reino Unido. Pero en España los autónomos deben cotizar, ganen o no dinero, lo que implica un desembolso mensual cercano a los 300 euros (cotizando por la base mínima).

Con esta realidad es fácil de entender por qué los autónomos enferman menos que los trabajadores por cuenta ajena. Cerrar el negocio por una baja médica, dejar de atender peticiones de clientes, es un riesgo que pocos deciden asumir, sobre todo porque la Seguridad Social hay que pagarla sí o sí.

Ingresoso durante la incapacidad laboral transitoria de los autónomos 

Pero hay otro elemento que obliga a los trabajadores por cuenta propia a descartar muchas veces una baja por incapacidad laboral transitoria: la reducción de sus ingresos. Cuando un trabajador autónomo solicita la baja por enfermedad común, la prestación que recibe es de 530 euros desde el cuarto día hasta el vigésimo día y de 660 a partir del día 21. De ahí debe descontar su cotización a la Seguridad Social, con lo cual el subsidio se le queda, con suerte, en unos 400 euros mensuales, un importe insuficiente para llegar a fin de mes.

Aeguros de incapacidad laboral transitoria para autónomos

Pensando en una fórmula para ayudar a los autónomos cuando no queda más remedio que solicitar una baja por enfermedad, aseguradoras como Seguros RGA, AXA, Mapfre, Generali, DKV, FIATC y otras muchas, han creado seguros específicos de Incapacidad Laboral, productos que permiten a estos profesionales mantener su nivel de ingresos ante una baja por enfermedad.

Dependiendo de la modalidad escogida, el Seguro de Incapacidad Laboral Transitoria, ofrece a los autónomos una cobertura los 365 días del año y sin periodo de carencia (desde el mismo momento que contratar el seguro). Es, por otra parte, un ingreso compatible con el subsidio de la Seguridad Social o con cualquier otro seguro privado y tiene, además, beneficios fiscales.

¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar