Características de los seguros de ahorro y de los depósitos a plazo fijo

Este contenido tiene más de 6 años
Analizando el mercado de seguros, vemos cómo van cogiendo protagonismo, los productos financieros destinados a la obtención de una rentabilidad a cambio de depositar una cantidad de dinero por un plazo determinado, los seguros de ahorro. Para aquellos usuarios conservadores que buscan una rentabilidad a medio plazo, pueden optar entre instrumentos ofrecidos por las aseguradoras, como los seguros de ahorro o bien los depósitos a plazo fijo, comercializados por entidades bancarias.
ahorro
 
En general, este tipo de productos funcionan de la siguiente forma, se deposita una cantidad de dinero a plazo fijo, que reporta intereses, el plazo es directamente proporcional a la rentabilidad ofrecida. Esto quiere decir que si invertimos 10.000€, la rentabilidad será mayor si es a 10 años que si es a 5. Cuando se determina un plazo para que reporte tal rentabilidad, no se podrá disponer de ese dinero en ese tiempo, si se interrumpiera este plazo lo normal es que haya una penalización en el interés. Los principales productos de ahorro son:
  • Los depósitos bancarios.
  • Los seguros de ahorro. 
  • Los fondos de inversión y pensiones.
  • Cuentas remuneradas.
 
En este artículo nos centraremos en los seguros de ahorro y en los depósitos a plazo fijo, ambos centrados en clientes conservadores, con un interés fijo y un plazo predeterminado.
 

El seguro de ahorro

Este producto lo comercializan las compañías de seguros, al formalizar el contrato, el asegurado se compromete a abonar una prima,  se establece un plazo, en el cual no se podrá “tocar” el dinero, y cuando éste finalice, el asegurado podrá retirar el dinero invertido, más la rentabilidad obtenida (ofrecida por la compañía con anterioridad). Dicho de otro modo, se asegura un capital, y una determinada rentabilidad a un plazo fijado. El plazo de estos productos suele ser mayor que el de los depósitos, entre 2-5 años.
La prima se puede aportar de dos formas:
  • Prima única: lo que significa que el asegurado proporciona a la aseguradora todo el capital desde el inicio del contrato.
  • Aportaciones periódicas: Se aporta la prima periódicamente: mensualmente, trimestralmente, semestralmente etc. Esta aportación suele ser la más habitual en estos productos.
Si el asegurado precisa del dinero, en los casos en los que la prima se aporte periódicamente, la opción que presentan las aseguradoras es la de recudir la prima, con la intención de que el asegurado, disponga de mayor liquidez. En la póliza de cada seguro se determina las condiciones específicas, algunas permiten al asegurado no pagar la prima. 
 

Depósitos a plazo fijo

Este producto es una operación financiera, que funciona de forma similar a los seguros de ahorro, el cliente aporta una cuantía monetaria durante un plazo determinado, que le reporta una rentabilidad financiera. El periodo en el que el dinero queda inmovilizado queda fijado al contratar el producto, en comparación con los seguros de ahorro, el plazo de estos productos tiende a ser menor, hablamos de un ciclo de entre 3 meses a 3 años. 
 
En la fecha de vencimiento, el cliente puede retirar el dinero inmovilizado junto con la rentabilidad. Los intereses que remunera la entidad pueden ser cobrados de forma periódica, o bien a fecha de vencimiento con el resto de capital, se liquidarán en una cuenta corriente que el cliente deberá tener abierta con la entidad.
 
En función del depósito contratado, lo habitual es que si se quiere retirar el dinero con anterioridad a la fecha de vencimiento, se aplique una penalización o una comisión por cancelación anticipada. Hay que tener en cuenta que algunos depósitos, una pequeña minoría, directamente no permiten la cancelación anticipada, o la permiten en condiciones especiales.
 
Cabe señalar que estos depósitos a plazo fijo, tienen el tipo de interés fijo, en cambio, otros más complejos pueden ser variables o mixtos. Tanto los variables como los mixtos suelen estar vinculados a la evolución de un índice, al valor de una cesta de acciones, o a futuros y suponen un riesgo mayor.
 

Plan ahorro 5

En este post veo de especial interés, explicar los Planes de ahorro 5, que no se pueden catalogar ni como un seguro de ahorro ni un depósito a plazo fijo, aunque pueden ser comercializados tanto por aseguradoras, como por bancos. Viene a ser un nuevo instrumento de ahorro, introducido el 1 de enero de 2015, con funciones similares a un depósito a plazo de 5 años, con la gran ventaja de que los intereses no tributan. Este plan garantiza el 85% de la inversión, se podrán incluir activos de renta fija y variable.
 
El ministerio de Hacienda ha creado este producto con el fin de incentivar el ahorro. La rentabilidad ofrecida para este tipo de productos a plazo fijo, es inferior en comparación con la de los depósitos a plazo fijo o la de los seguros de ahorro, también se deberá analizar las comisiones, pues al tener el aliciente del “incentivo fiscal”, bancos y aseguradoras pueden inyectar un plus de comisiones. 
 
Si contratamos este instrumento de ahorro, para optar al incentivo fiscal, no se podrá tocar el dinero invertido, ni los intereses generados hasta el vencimiento del plan.
 

Fiscalidad de los seguros de ahorro y de los depósitos a plazo fijo 

Los intereses recibidos tanto por los depósitos, como por los seguros de ahorro, se consideran rendimientos de capital mobiliario, y al hacer la declaración de la renta, se integran en la base imponible del ahorro, ésta ha sido modificada con la reforma fiscal del 2014, la actualización será progresiva, implementándose en su totalidad en el año 2016. El cuadro a continuación muestra los tramos de tributación. 
 
Ganancias Tipos 2014 Tipos 2015 Tipos 2016
De 0€-6.000€ 21% 20% 19%
De 6.000€-24.000€  25% 22% 21%
De 24.000€-50.000€ 27% 22% 21%
A partir de 50.000€ 27% 24% 23%
 
 
8 diferencias entre los seguros de ahorro y los depósitos a plazo fijo
Como ya hemos indicado, ambos productos están enfocados a clientes conservadores, y hay muchas similitudes entre ambos productos financieros. A continuación, enumeraremos las 8 principales diferencias entre estos dos productos:
  1.  En general los rendimientos que ofrecen las aseguradoras suelen ser combinados, con una rentabilidad anual y los beneficios de la compañía.
  2. Es habitual que los seguros de ahorro tengan una rentabilidad asegurada por la compañía además de superior. En general tienden a tener un rendimiento mayor al 2%. 
  3. Los seguros de ahorro no entran dentro de las garantías del Fondo de Garantías de Depósitos (FDG), que garantiza hasta 100.000 euros, a diferencia de los depósitos a plazo fijo que si lo tienen.
  4. Las aportaciones exigidas a los usuarios de las aseguradoras, no son excesivamente elevadas, por lo que son más asequibles.
  5. En comparación con los depósitos, los seguros de ahorro suelen ser más longevos, entre 3-5 años.
  6. La rentabilidad en los seguros se acumula a la prima satisfecha, no hay abonos hasta su vencimiento.
  7. Los seguros de ahorro ofrecen coberturas como el fallecimiento.
  8. Como ya hemos indicado, la recuperación del dinero en los seguros de ahorro, no es tan sencilla como con los depósitos.

 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar