Guía de buenas prácticas en los seguros

Este contenido tiene más de 6 años
Tal y como ocurre con los bancos, el sector de los seguros también tiene una guía de buenas prácticas, en la cual se impulsa la trasparencia en la comercialización de los seguros más comunes. Esta guía de buenas prácticas se complementa con las regulaciones obligatorias que las aseguradoras están obligadas a cumplir, y las dota de una comercialización más fiable.
 
Buenas prácticas en seguros
 

¿Qué es esta guía de buenas prácticas?

Unespa ha creado esta guía de buenas prácticas de transparencia en la comercialización del seguro que tiene como principal objetivo orientar en las decisiones que las entidades de seguros deben tomar para comercializar sus productos con transparencia en este sector. Cabe destacar, que la adhesión a esta guía no es obligatoria por parte de las aseguradoras, es completamente libre y voluntaria. Las entidades que opten por adherirse a esta guía, deberán cumplir tanto con los principios de la guía báscia de buenas prácticas, como con las obligaciones legales entre las que se encuentran: 
las relativas a la información previa a la contratación y a los sistemas extrajudiciales de resolución de conflictos regulados en la normativa de ordenación y supervisión de seguros privados; la adecuada formación e idoneidad de los mediadores y la vigilancia en el cumplimiento de las obligaciones en materia de información, tratamiento de datos personales, consentimiento y cesión de datos recogidas en la normativa de mediación y de protección de datos de carácter personal que les sean de aplicación; y los principios de honestidad, lealtad y buena fe que informan la normativa de competencia y de publicidad.  

 

Principios de la guía de buenas prácticas

Para que una compañía de seguros se adhiera a esta guía deberá cumplir con los siguientes principios: 
 
Las compañías aseguradoras deberán facilitar la información al cliente, previamente a la contratación, de la forma más fácil, sencilla y completa que se pueda, con el fin de que el cliente no deba descifrar la información que se le proporciona, sino que la comprenda claramente. En cuanto a los elementos de los que se informe deberán constar los siguientes:
  • Las garantías del contrato: Que especificarán las coberturas de la póliza, con el límite económico de cada una de ellas, si lo tuvieran, y los riesgos que quedan sin cubrir.
  • El Precio: Se deberá especificar las posibles volatilidades que el precio de la póliza pueda sufrir, a causa de la edad, la siniestralidad etc.
  • La declaración del riesgo: Se deberá detallar las consecuencias de no declarar de forma verídica, la naturaleza y características del riesgo, así como el estado de salud en los seguros personales.
  • La venta combinada: En el caso de que se ofrezcan más productos o elementos además del seguro, la aseguradora deberá clarificar al cliente, qué forma parte del seguro (el producto de seguro), y qué queda fuera de él (otros productos). 
  • La garantía: En particular, en los seguros de vida-ahorro, la compañía de seguros deberá detallar si el producto está garantizado, o bien si el tomador asume el riesgo de la inversión.
Las entidades aseguradoras deberán ofrecer los productos conforme a las necesidades que el cliente le ha hecho llegar, ofreciéndole las opciones que mejor se adapten a los intereses de éste.
 
Las compañías de seguros deberán realizar la comercialización y su publicidad, acorde a los elementos que ofrece la póliza, evitando cualquier posible enfoque que pueda llevar a un malentendido por parte del cliente.  
 
Si la compañía comercializa alguno de sus productos a través de internet, las entidades deberán incluir la información exigida por la legislación, con especial transparencia en:
  • Los criterios a seguir para comparar productos.
  • El número y nombre de las compañías utilizadas para ese análisis.
  • Informar de si los precios y condiciones que se muestran son estimaciones o son definitivos.
Si la contratación se puede realizar directamente a través de internet, se deberá facilitar un número de teléfono, o un medio alternativo de consulta.
 
Las compañías aseguradoras deberán fomentar la leal competencia en el mercado, reforzando así la reputación del sector asegurador.
 
Las aseguradoras deberán proteger a los clientes, adoptando medidas para solventar posibles conflictos.
 

Tipos de seguros incluídos

Esta guía de buenas prácticas aconseja la transparencia sobre los seguros que se contratan más habitualmente y por ende que afectan a más gente. En particular, esta guía se formalizó para que se adheriesen las compañías de seguros que trabajasen con estos tipos de seguros:
  • Seguro de Hogar
  • Seguro de Salud
  • Seguro de Automóvil
  • Seguro de Protección de Pagos
  • Unit Linked
A día de hoy, no es indispensable que la compañía trabaje con alguno de estos tipos de seguros para adherirse a esta guía de buenas prácticas.
 
Concluir, que la Unespa busca con esta guía que a los usuarios les resulte más sencillo entender y contratar una póliza, consiguiendo así que haya una mayor contratación de los seguros y a su vez más confianza por parte de los clientes. De esta manera, trata de evitar malentendidos, y conflictos que ocurren cuando se contrata un seguro y no queda rotundamente claro las condiciones, coberturas, garantías y demás del seguro. 
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar