¿Tengo que asumir algún coste con la subrogación de hipoteca?

¿Tengo que asumir algún coste con la subrogación de hipoteca?

La subrogación de hipoteca es el proceso mediante el cual se cambia se cambian el titular (deudor) o entidad bancaria (acreedor) de la hipoteca. En el caso de la subrogación de acreedor, la Ley Hipotecaria de Junio 2019 establece qué parte debe asumir los costes de subrogación, y los explicamos a continuación para que, si estás pensando en cambiar tu hipoteca de banco para encontrar mejores características, sepas qué costes tendrás que asumir. 

¿Tenho que asumir algún coste con la subrogación de hipoteca?

 

Subrogación de hipoteca, ¿qué costes asume el cliente?

La nueva Ley Hipotecaria de 2019 establece que cuando se produce la constitución de una nueva hipoteca, los gastos derivados de esta operación deben ser asumidos por el banco, es decir, el prestamista. En el caso de las subrogaciones de acreedor, por la que cambiamos el banco titular de la hipoteca, no se establece explícitamente que sea el banco quien deba asumir esos costes. También es verdad que hay entidades que asumen estos gastos para hacer aún más atractiva su oferta y captar nuevos clientes. 

Por ello, el prestatario debe tener en cuenta que deberá asumir los siguientes gastos, eso sí, como decíamos, siempre y cuando nuestra nueva entidad no se haga cargo de ellos:

  • Los gastos de tasación del inmueble: este gasto varía en función del valor del inmueble
  • Gasto de gestoría: este gasto variará en función de la gestoría con la que realices el trámite
  • Gastos notariales: Este suele tener un coste de entre el 0,2% y el 0,5% del capital pendiente de amortizar
  • Los gastos de inscripción en el registro de la propiedad: este coste no suele exceder los 100€
  • Comisión de subrogación: Puede que tu hipoteca esté exenta de este tipo de comisión o que, al haber transcurrido cierto tiempo no se te pueda aplicar. En otras ocasiones, la entidad a la que subrogues tu hipoteca se hace cargo de esta comisión. Si no es el caso, deberás tener en cuenta este gasto a la hora de subrogar tu hipoteca. 
  • Otros gastos: los derivados de la constitución de la nueva hipoteca, como por ejemplo, la comisión de apertura, si la hay. 

Como vemos, el coste que tiene que asumir el cliente con la subrogación de hipoteca es el de tasación de la vivienda, siempre que sea necesaria, y los gastos derivados de la constitución de la nueva hipoteca. El gasto de tasación será necesario siempre que el banco que recibe la hipoteca no indique lo contrario, es decir, el banco puede asumir este coste también o no pedir una nueva tasación porque se haya realizado una en los últimos 6 meses.

Es muy importante saber los gastos reales que debemos asumir de una subrogación, para evaluar si de verdad obtendremos un ahorro con la subrogación. Aunque puede que los motivos que tengamos para cambiar de banco vayan más allá de los tipos de interés, puede que no esté contento con la atención al cliente o cualquier otro aspecto, lo cual también puede influir en la decisión de si subrogar o no nuestra hipoteca. ¿Cuándo es rentable subrogar una hipoteca?

 

¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar