¿Cuál es la jurisprudencia del Tribunal Supremo en materia de cláusula suelo?

¿Cuál es la jurisprudencia del Tribunal Supremo en materia de cláusula suelo?

Ya han transcurrido más de dos años desde que el 9 de mayo de 2013 el Tribunal Supremo se pronunciara por primera vez sobre los límites a la variación de tipos de interés en las hipotecas, llamados coloquialmente  como “cláusulas suelo”. A pesar de dicha Sentencia en la que el Tribunal Supremo  fijaba los requisitos de transparencia que deben superar las “cláusulas suelo”, a día de hoy la mayoría de las  entidades financieras que insertaron dichos límites en sus escrituras de préstamos hipotecarios, siguen aplicando el suelo sus clientes, lo que les permite cobrar un interés mínimo que de media suele rondar el 3%, reportándoles así grandes beneficios habida cuenta que el Euribor cotiza actualmente en 0,16%. Por consiguiente quién en su día contrató un préstamo hipotecario a interés variable referenciado al Euribor con un diferencial de 0,50 puntos, se encuentra actualmente pagando un interés mínimo fijo del 3%, cuando de no tener dicha cláusula suelo, estaría pagando un interés del 0,66%.

Tras la pionera Sentencia de fecha 9 de mayo de 2013, el Tribunal Supremo ha tenido oportunidad de pronunciarse en otras cinco ocasiones, perfilando así su anterior doctrina y endureciendo aún más si cabe los criterios de transparencia que deben superar dichas cláusulas. En la práctica, a día de hoy, es prácticamente imposible que una cláusula suelo inserta en un préstamo hipotecario firmado antes del 9 de mayo de 2013, cumpla con los requisitos de transparencia exigidos por nuestro Alto Tribunal por cuanto:

  • El Auto de aclaración del TS de fecha  3 de junio de 2013: En la Sentencia  nº241/2013 el TS estableció en su apartado 225 los motivos por los que las cláusulas analizadas no eran transparentes:
  1. Falta información suficientemente clara de que se trata de un elemento definitorio del objeto principal del contrato.
  2. Se insertan de forma conjunta con las cláusulas techo y como aparente contraprestación de las mismas.
  3. No existen simulaciones de escenarios diversos relacionados con el  comportamiento razonablemente previsible del tipo de interés en el momento de contratar.
  4. No hay información previa clara y comprensible sobre el coste comparativo con otras modalidades de préstamo de la propia entidad –caso de existir- o advertencia de que al concreto perfil de cliente no se le ofertan las mismas.
  5. En el caso de las utilizadas por el BBVA, se ubican entre una abrumadora cantidad de datos entre los que quedan enmascaradas y que diluyen la atención del consumidor. 

Y en su Auto de aclaración de fecha 3 de junio de 2013, el TS confirmó que no era necesario que concurrieran simultáneamente todos los anteriores puntos, bastaba con se diera uno solo o cualquier otro que evidenciara la falta de transparencia.  Además en el Fundamento Jurídico Tercero se establece que:

La creación de la apariencia de un contrato de préstamo a interés variable, cuando el índice de referencia o su evolución, previsible para el profesional, a corto o medio plazo lo convertirán en interés mínimo fijo, variable nada más al alza, constituye uno de los diferentes supuestos de falta de transparencia y de cláusula abusiva, sin necesidad de que concurra ningún otro requisito.

Es evidente que todos los préstamos hipotecarios con cláusula suelo fueron comercializados como préstamos a interés variable, lo que permitiría la declaración de nulidad de la cláusula suelo por falta de transparencia, dado que en realidad se trataba de préstamos a interés mínimo fijo, siendo el suelo el interés mínimo a pagar durante toda la vida del préstamo.

  • La Sentencia nº464/2014 de 8 de septiembre de 2014: En esta segunda Sentencia el Tribunal Supremo perfila su doctrina en el sentido de dejar claro que la entrega de la oferta vinculante, en los casos en los que era de aplicación la Orden Ministerial de 5 de mayo de 1994, constituye un mero formalismo que no garantiza que el cliente pueda comprender las consecuencias económicas y jurídicas de la aplicación práctica de la cláusula suelo y su repercusión en los recibos de la hipoteca, si esta no iba acompañada de las correspondientes simulaciones para que el cliente pudiera apreciar que no iba a poder beneficiarse de las bajadas del Euribor.

Con esta Sentencia el TS zanja la cuestión relativa a la oferta vinculante, dado que un sector minoritario de la judicatura entendía que con la entrega de la oferta vinculante la entidad había cumplido con los filtros de transparencia.

  • La Sentencia nº138/2015 de 24 de marzo de 2015: Con esta tercera Sentencia el Tribunal Supremo concreta aún más si cabe su doctrina, aclarando que aunque el notario haya realizado una lectura de la escritura de préstamo hipotecario y haya advertido a los prestatarios sobre la existencia de la cláusula suelo, en cumplimiento del artículo 7.3.2.c) de la O.M. de 5 de mayo de 2013, tampoco dicha lectura superaría el control de transparencia al producirse en un momento tardío como resulta ser el día de la firma del préstamo hipotecario.
  • La Sentencia nº139/2015 de 25 de marzo de 2015: Dicha Sentencia es de especial relevancia por cuanto el TS fija como doctrina los efectos que debe llevar aparejada la declaración de nulidad de la cláusula suelo. De esta manera el Tribunal Supremo establece que cuando se declare la nulidad de una cláusula suelo, la entidad financiera vendrá obligada a devolver las cantidades indebidamente cobradas por la aplicación de dicha cláusula desde la publicación de la Sentencia de fecha 9 de mayo de 2013. Se fija dicha fecha, atendiendo a que la Sentencia dictada el 9 de mayo de 2013 es pública y notoria permitiendo así a las entidades bancarias comprobar si sus cláusulas suelo se ajustan o no a los criterios de transparencia del Tribunal Supremo.
  • La Sentencia nº222/2015 de 29 de abril de 2015: En esta última Sentencia el Tribunal Supremo viene a ratificar la jurisprudencia emitida en materia de cláusulas suelo e insta a las entidades financieras que no cumplan con los criterios de transparencia a alcanzar acuerdos con sus clientes, debiendo eliminar dichas cláusulas de sus contratos y devolver a los clientes las cantidades indebidamente cobradas desde el 9 de mayo de 2013.

Conclusiones: Atendiendo a la Jurisprudencia del Tribunal Supremo podemos afirmar que la gran mayoría de las cláusulas suelos utilizadas en nuestro país y que afectan a casi 4 millones de préstamos hipotecarios, son nulas por falta de transparencia. Sin embargo, a día de hoy la gran mayoría de entidades financieras no han procedido a eliminarlas, dado que el porcentaje de demandas presentadas, en la mayoría de los casos no llega siquiera al 5% de la cartera hipotecaria. El desconocimiento y el temor a embarcarse a un procedimiento judicial acaban jugando en contra del consumidor, pese a que tenga el éxito prácticamente garantizado.


Federico Wahnich
Abogado
 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar