Finalizan los contratos de alquiler de renta antigua

Finalizan los contratos de alquiler de renta antigua

Hoy en día aún queda un gran número de comercios que se benefician de un humilde precio de alquiler, gracias a la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1994, por la cual se ha permitido renovar contratos de alquiler con las mismas condiciones que las pactadas antaño. El 31 de diciembre de 2014 finaliza el plazo de los contratos de alquiler de renta antigua firmados antes de mayo de 1985 y prorrogados en la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos. 
 
contrato alquiler renta antigua
 
Cabe señalar, que en los casos en los que siga al frente del negocio el titular original del contrato o su cónyuge, el alquiler continuará invariable hasta el fallecimiento o jubilación de éstos. En cambio, si el que sustituyó al arrendatario es un descendiente, el contrato finalizará el día 1 de enero de 2015, al haber transcurrido el plazo de prórroga de los 20 años, como bien indica la Disposición Transitoria Tercera de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU).
 
Es la Disposición Transitoria Tercera la que afecta particularmente a este tipo de contratos de alquiler dice así:
“Los contratos de arrendamiento de local de negocio celebrados antes del 9 de mayo de 1985 que subsistan en la fecha de entrada en vigor de la presente ley, continuarán rigiéndose por las normas del texto refundido de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1964 relativas al contrato de arrendamiento de local de negocio, salvo las modificaciones contenidas en los apartados siguientes de esta disposición transitoria...En defecto de cónyuge supérstite que continúe la actividad o en caso de haberse subrogado éste, a su jubilación o fallecimiento, si en ese momento no hubieran transcurrido veinte años a contar desde la aprobación de la ley, podrá subrogarse en el contrato un descendiente del arrendatario que continúe la actividad desarrollada en el local. En este caso, el contrato durará por el número de años suficiente hasta completar veinte años a contar desde la entrada en vigor de la ley
 
Los inmuebles alquilados antes del 9 de diciembre de 1985 se regulan por medio de la Ley 29/1994 de Arrendamientos Urbanos (LAU), nombrada con anterioridad, que estableció un régimen transitorio para los contratos  de arrendamiento de local de negocio que ya existían en el momento de formalización de esta ley. La disposición primera, segunda y tercera de esta ley fija la fecha de finalización de cada contrato de renta antigua dependiendo del tipo de inmueble. 

 
 
Pues bien, dos son los escenarios predominantes para la extinción del contrato de renta antigua:
1. En el momento en el que fallece o se jubila el inquilino.
 
2. Al cabo de los 20 años desde la entrada en vigor de la ley. Esos 20 años se cumplen el próximo 31 de diciembre de 2014. Por lo que a partir del 1 de enero de 2015, los contratos de los inmuebles afectados quedarán sin efecto.

 

¿A qué contratos afecta?

Afecta a aquellos contratos que:
 
Hayan estado en vigor junto con la entrada de la LAU de 1994.
 
Hayan sido suscritos con anterioridad al 9 de mayo de 1985.
 
El arrendatario sea una persona jurídica.
 
Tengan una actividad comercial citada en la división 6 de las tarifas del IAE, entre las que se incluyen el comercio al por mayor y al por menor, restaurantes, bares, hostelería y talleres de reparación de vehículos, electrodomésticos, maquinaria industrial etc… Incluyendo también otras actividades que no siendo industriales, la cuota del IAE sea inferior a 510,86€.
 
Contratos de alquiler que no han sido traspasados.
 

¿Una vez se haya extinguido el contrato qué?

A 1 de enero de 2015, que se habrán extinguido gran parte de estos contratos, el arrendatario tendrá derecho a: 
 
Una indemnización de 18 mensualidades, en el caso de que en el local se instale, al año siguiente a la extinción del contrato, un nuevo negocio igual o afin al realizado por el ex arrendatario, éste tendrá derecho a percibir una indemnización de cuantía igual a 18 meses de la renta vigente en el momento de la extinción del arrendamiento.
 
Alquilar otra vez el local de forma preferente, en igualdad de condiciones al nuevo interesado, por lo que el arrendador debe informar de antemano las nuevas condiciones que piensa aplicar al nuevo contrato.
 
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar