¿Cómo comparar hipotecas?

Con las nuevas tecnologías, han surgido nuevas formas para poder comparar hipotecas sin ir de sucursal en sucursal preguntando las condiciones de cada producto de préstamos hipotecario que nos ofrecen.
 
como comparar hipotecas
 
 
 
Otro factor muy importante que las entidades financieras y bancos aún no logran llevar a cabo es que a menudo que sean más transparentes en su información, la calidad de la información que dan a sus clientes será más valioso. Por el momento los préstamos hipotecarios más transparentes en cuento a sus condiciones, tipos de interés, etc., son aquellas que ofrecen sus productos on line. Y esto es en parte por estar expuestos al público en general. Aunque otras optan por que el cliente tenga que darle sus datos para poder recibir cierta información o que se tenga que desplazar hasta una sucursal para saber las condiciones, y demás datos de interés a la hora de contratar una hipoteca.
Por ello, aunque las nuevas tecnologías nos ofrecer herramientas como los comparadores de seguros, es importante acudir a las páginas webs de los bancos o entidades financieras o incluso a las sucursales (en caso de que lo datos no los hagan públicos en la página web) para ver las condiciones de la letra pequeña.
 
Otro aspecto que no hay que descuidar, es que no todas las hipotecas son adecuadas para todo el mundo; cada uno deberá ajustarse a la hipoteca que más se acomode a su situación particular. Pues no es lo mismo comprar una primera vivienda, que comprar una segunda vivienda cuando la primera ya no tiene carga hipotecaria; igual que no es lo mismo ser funcionario que tener un contrato laboral temporal, porque las hipotecas a las que podamos acceder serán diferentes.
 

Elementos importantes para comparar hipotecas

 

Importe que financian

Como sabemos, los bancos no suelen conceder préstamos hipotecarios por el valor total del bien inmueble, siendo el máximo habitual por el que conceden el préstamo el 80% del valor del inmueble. Pero algunas este porcentaje lo reducen al 75%, 70% o incluso al 60% dependiendo si necesitas una hipoteca para primera o segunda vivienda. Por tanto tendremos que ver cuál es la cantidad de dinero que necesitamos y que hipotecas pueden concedernos un préstamo que llegue a dicha cantidad.
 

Plazo

El plazo es un aspecto importante, pues es el que determina en mayor medida la cuota mensual que vamos a pagar. De forma que cuanto más largo sea el plazo menor será la cuota mensual, y cuanto menor sea el plazo mayor será la cuota mensual.
La mejor opción es contratar el menor plazo posible, dentro de las condiciones en que podemos pagar las mensualidades debidamente. Esto es así porque cuanto más alarguemos la hipoteca, más intereses estaremos pagando por ella.
 

Tipo de hipoteca

Lo primero que tenemos que saber es que los préstamos hipotecarios varían si son para primera o para segundas viviendas. Y lo segundo es que dependiendo de si la finalidad del préstamo es la compra de una vivienda o la subrogación de otra hipoteca, las condiciones también serán diferentes. Por tanto, antes de empezar a comparar tendremos que saber qué tipo de préstamo hipotecario estamos demandando y ver que bancos los ofrecen.
 

Tipo de trabajo

Aunque no es común, existen hipotecas que solo van enfocadas a determinado tipo de cliente, en función de su actividad laboral. Aunque esto no es uno de los requisitos o condiciones que se diga por parte de los bancos de antemano, pero es probable que sea comunicado después de que el banco revise la documentación del posible cliente. Aunque no suelen haber muchos préstamos hipotecarios dirigidos a un perfil de cliente, como por ejemplo, los convenios MUFACE para funcionarios.
 

Tipo de interés

Los préstamos hipotecarios pueden ser a tipo fijo, tipo variable o tipo mixto.
  • El tipo fijo es más fácil de comparar, porque aquella que tenga un TIN menor con el mismo plazo, será la mejor opción.
  • En los tipos variables normalmente tampoco suele haber problemas a la hora de comparar porque casi todos los préstamos hipotecarios utilizan  como tipo de referencia el Euribor más un diferencial; por tanto el que tenga el diferencial inferior es la mejor opción. Otra cosa es que no utilicen el mismo tipo de referencia, en cuyo caso la comparación es complicada, pues el tipo de referencia a lo largo del tiempo no oscilara de la misma forma. Además, deberemos apoyarnos en la TAE como indicador adicional.
  • En los tipos mixtos la comparación es más complicada, porque tenemos que estar atentos al tipo fijo y al tipo variable. Lo habitual es que fijen para el primer año o los primeros 3 o 5 años un tipo fijo, y a partir de entonces un tipo variable. Por tanto, la tarea para saber cuál es la mejor opción es más laboriosa.
 

Comisiones

A la hora de pedir un préstamo hipotecario, el banco o entidad financiera suele hacer una serie de operaciones por las que cobra determinadas comisiones. Y dichas comisiones afectan al TAE.
Las diferentes comisiones con las que nos podemos encontrar son a la hora de comparar hipotecas son:
  • Comisión de apertura
  • Comisión por desistimiento total y parcial
  • Comisión por subrogación (limitada el 0’5% del total de la hipoteca para hipotecas a partir de 2003)
  • Comisión por modificación de condiciones
  • Comisión por novación
Ante condiciones iguales en una hipoteca, elegiremos aquellos préstamos hipotecarios que tengan menores comisiones.
 

Productos vinculados obligatorios

Los únicos productos obligatorios a la hora de contratar un préstamo hipotecario es el seguro de hogar, que en cualquier caso puede ser contratado con la misma entidad financiera o banco o con otra. Pero no nos referimos a este.
Nos referimos a que en ocasiones los bancos y entidades financieras nos obligan a una serie de seguros no obligatorios, así como condiciones que podrían encarecer finalmente los préstamos hipotecarios.
Por tanto, cuantas menos condiciones se nos impongan por parte de un préstamo hipotecario, éste mejor será.
 

Cláusulas y letra pequeña

Por último hay que estar atentos a la letra pequeña de los contaros, pues en ocasiones contienen cláusulas que podrían no interesarnos.
Una de las más comunes es la cláusula de suelo, que limita el tipo de interés mínimo que se nos aplicará en el préstamo, por tanto si tenemos un préstamo hipotecario con tipo variable y ésta es inferior al mínimo de suelo, no nos podremos beneficiar del mismo. Por ello es imprescindible leer detenidamente la letra pequeña de los contratos y decidir si queremos o no aceptar tales condiciones.
 
 
Si quieres saber cuál es la hipoteca que mejor se adapta a tu perfil, puedes utilizar el formulario ¿me concederán la hipoteca? de Rankia.
 
 
 
  1. #1
    20/10/14 23:45

    ¿Existe alguna hipoteca con cláusula de "cielo" (si se me permite la metáfora)? Actualmente, con un euribor tan bajo, sería más interesante tener un límite en el tipo máximo que podría llegar a aplicarse a la hipoteca.
    Lo más parecido a lo que busco es lo que ofrece EVO banco que reduce el diferencial a medida que sube el euribor.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar