La titulización, ¿reina o villana?

La titulización, ¿reina o villana?

“Convertir determinados activos, generalmente préstamos, en valores negociables en el mercado”. Así define el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española el término ‘titulizar’. Un vocablo que en los últimos años ha incrementado su cuota en el argot económico/ financiero.

Muy especialmente para bancos y cajas que han encontrado en este mecanismo de conversión una especie de ‘tres en uno’: aporta financiación, contribuye a gestionar mejor el balance –porque no está dentro de él– y reduce el consumo de recursos propios, una misión fundamental para evitar riesgos de liquidez.

Aunque para muchos expertos la titulización es una fuente de financiación y de optimización de recursos propios, también hay que tener en cuenta que esconde los riesgos propios del activo que se titulice. Por ejemplo, los préstamos hipotecarios, los activos que más peso tienen hoy en día en España.

De ahí que la titulización sea tachada por otros analistas como una de las ‘culpables’ de la crisis actual, dado que muchas subprime se han titulizado, lo que significa que las entidades se han ido pasando unas a otras los riesgos inherentes de estas titulizaciones ‘infectadas’ y han acabado contaminando todo el sistema.

El elevado riesgo de impago de los deudores de los activos es, sin duda, el principal riesgo que oculta la titulización. Para entendernos: un banco tituliza un lote de préstamos hipotecarios, pero con el tiempo alguno de esos préstamos deja de pagarse por no poder hacer frente la persona o entidad que lo pidió. Para entonces, el banco que lo titulizó ya ha transmitido el riesgo a otra entidad financiera.

Además del riesgo de impago, existen otros tales como los derivados de los actores que participan en el proceso de titulización. Por ejemplo, el hecho de que la emisión no sea del agrado de los compradores y se quede sin colocar; o el tipo de cambio (hay emisiones en otras divisas como dólares y yenes), e incluso el desajuste entre plazos si se mezclan préstamos hipotecarios a tipo fijo y a tipo variable.

El estallido de la crisis subprime ha frenado el proceso titulizador vivido en los últimos meses en España. Sin embargo, bancos y cajas, los principales ‘usuarios’ de las titulizaciones, han vuelto a la carga ante la ausencia de liquidez y lo seco que está el interbancario.

Así, Banco Santander, BBVA, Bankinter, Bancaja, CAM y Caixa Catalunya, entre otras, han vuelto a buscar dinero –y sobre activos hipotecarios– a través de esta vía de financiación. Sin embargo, la gran mayoría de las emisiones no han sido colocadas al completo ante la desconfianza que genera todo lo que huele a ladrillo.

Garantía Banco Santander

Pero siempre hay excepciones y una de ellas es el caso del banco presidido por Emilio Botín, que a primeros de abril logró colocar los 2.500 millones de euros que sacó al mercado. Claro que para ello tuvo que pagar mucho: un tipo de interés (o ‘cupón fijo’) del 5,12%. Muy por encima del Euribor y algo que muy pocas entidades están dispuestas a pagar. Y es que los inversores institucionales, los que suelen comprar estas emisiones, exigen elevados tipos de interés ante el riesgo que asumen.

Bien distinto es el ritmo de emisión de las tres principales entidades bancarias de la Comunitat Valenciana: Bancaja, CAM y Banco de Valencia. La primera es, de lejos, la más activa, dado que actualmente copa más de la mitad del volumen emitido entre las tres. Además de tener una emisión menos que CAM y Banco de Valencia juntos. Bancaja ha tenido un gran cartel en Europa a la hora de colocar sus emisiones. Muy especialmente entre inversores institucionales, principalmente de origen nórdico y centroeuropeo.

Bancaja, con mando en plaza

Hace exactamente un mes, la caja presidida por José Luis Olivas sacó al mercado el fondo de titulización de activos Bancaja 12 FTA –sobre bonos de titulización–, por un importe nominal de 2.100 millones de euros. Un fondo bien calificado por la agencia de rating S&P.

La CAM, por su parte, lanzó a finales de marzo un programa de titulización para pymes, Empresas TDA CAM 6 FTA, por un importe de 1.000 millones de euros. Una emisión respaldada por los derechos de crédito derivados de préstamos a empresas concedidos por la propia caja alicantina.

Banco de Valencia, por su parte, todavía no ha lanzado ninguna emisión de titulización en lo que va de año. Además, sólo tiene en curso cinco emisiones, que suman en total 4.133 millones de euros. Elbanco gestionado por Domingo Parra no suele recurrir a este mecanismo de financiación.

Equilibrando balances

Dada la escasez de liquidez existente en el mercado, bancos y cajas acuden semanalmente a las subastas de dinero del Banco Central Europeo (BCE), quien no admite peticiones que utilicen como garantías acciones o préstamos a personas físicas, pero sí bonos negociables como son las titulizaciones. Por este motivo, las entidades echan mano de las titulizaciones como aval sólido para acudir a tales subastas.

Las titulaciones además actuán igualmente como factor de equilibrio de los balances, dado que los activos titulizados salen fuera de balance y con ello se reduce el consumo de recursos propios, tan debilitados en los últimos tiempos.

España se ha convertido en uno de los principales emisores de este tipo de valores pese a que la titulización llegó aquí años después de haberse implantado en EE UU, Reino Unido y Alemania. De hecho, según un reciente informe de la agencia de calificación de riesgo Moody’s, el mercado español se convirtió en el mayor emisor de transacciones de pequeñas y medianas empresas a finales del pasado año en Europa.

El volumen anual de emisiones brutas de titulización en España se multiplicó por 15 entre 2000 y 2007 hasta alcanzar los 124.000 millones de euros, mientras que el saldo vivo de estos instrumentos aumentó en 17 veces, hasta totalizar los 307.000 millones. Son datos que se desprenden de un informe del Banco de España publicado a principios de año.

CÓMO ENTENDER EL FENÓMENO DE LA TITULIZACIÓN

10 RESPUESTAS SOBRE ESTE MECANISMO DE OBTENCIÓN DE LIQUIDEZ CADA VEZ MÁS extendido EN EL SISTEMA FINANCIERO

1) ¿QUÉ ES LA TITULIZACIÓN? Se trata de un método de financiación que transforma cualquier activo susceptible de generar una corriente de ingresos dentro del balance de una empresa en títulos o valores negociables. Sería algo así como transformar valores poco líquidos en títulos negociables.
2) ¿QUÉ SE PUEDE TITULIZAR? Lo que más se tituliza son préstamos hipotecarios, pero también pueden ser titulizables los royalties generados por discos, derechos sobre películas de cine, abonos de fútbol, alquileres de oficinas...
3) ¿QUIÉNES PUEDEN TITULIZAR? Desde un banco hasta una caja pasando por una empresa cotizada o incluso un equipo de fútbol, pero principalmente lo hacen las entidades financieras.
4) ¿QUÉ REQUISITOS DEBEN CUMPLIR? Deben ser homogéneos (productos de la misma naturaleza), generar flujos de caja, tener garantía de respaldo y como carecer de cargas legales.
5) ¿POR QUÉ SE TITULIZA Y QUIÉNES COMPRAN? Para obtener fondos, diversificar las fuentes de financiación y reducir la exposición al riesgo. Los compradores suelen ser inversores institucionales.
6) ¿CÓMO SE LLEVA A CABO LA TITULIZACIÓN? A través de un fondo de titulización, figura jurídica que permite transformar un activo poco líquido en uno negociable. Los agentes que intervienen en el proceso son la entidad propietaria de los activos, las entidades que proporcionan los mecanismos de calidad crediticia –con el fin de que las agencias de calificación les otorguen un mayor rating–, y una entidad gestora.
7) ¿CUÁNTOS TIPOS DE FONDOS DE TITULIZACIÓN HAY? Son dos: por un lado, los fondos de titulización hipotecaria –los que transforman los préstamos hipotecarios en valores negociables– y, por otro lado, los fondos de titulización de activos, que amplían el radio de acción a otros activos que no sean prestamos hipotecarios.
8) ¿CUÁLES SON LAS VENTAJAS Y DESVENTAJAS? Las ventajas principales son las de acceder a una nueva vía de financiación y la posibilidad de financiar las operaciones fuera de balance. Las desventajas pasan por el riesgo que concentran al estar en un mismo activo, por ejemplo el que atañe a los préstamos hipotecarios.
9) ¿CUÁL ES EL ORÍGEN DE LA TITULIZACIÓN? Nació en EE UU en la década de los años 70 como consecuencia de la necesidad de las entidades financieras de reducir costes para obtener fondos. A mediados de los ochenta los bancos ingleses importaron la idea.
10) ¿CUÁNDO SE REGULÓ EN ESPAÑA? La Ley 19/1992, de 7 de julio, sobre régimen de sociedades y fondos de titulización hipotecaria dio el pistoletazo de salida. Seis años después se amplió el rango de acción de la titulización a otros activos diferentes a los hipotecarios. Por ejemplo, las eléctricas utilizaron esta fía de financiación para hacer frente a la moratoria nuclear a mediados de los años noventa.

David Bowie, el Racing y Spielberg, también titulizan

No sólo de préstamos hipotecarios viven las titulizaciones aunque es cierto que son las que llevan la voz cantante. Sin embargo, cada vez son más los que recurren a este mecanismo de transformación con el fin de buscar nuevas fuentes de financiación. Así, el conocido cantante inglés David Bowie llevó a cabo una titulización de los ingresos que generarían la venta de sus discos en una década, que fue todo un éxito. El ex líder The Police, Sting, y el cantante escocés Rod Stewart también hicieron lo propio. Los equipos de fútbol también han encontrado en la titulización una vía de financiación. Así, el Arsenal inglés y el Racing de Santander cedieron a sus respectivos fondos de titulización las recaudaciones futuras que se iban a realizar en sus campos en sus años venideros. El Arsenal encontró la liquidez necesaria para construir su nuevo y flamante estadio; mientras que al equipo cántabro le ha permitido disponer de más dinero para paliar su deuda y, además, hacer nuevos fichajes. A mediados del año 2002, DreamWorks, la productora del célebre director de cine estadounidense Steven Spielberg, descubrió en la titulización una nueva forma de financiación a través de la recaudación de sus películas. Además, ello le permitió también captar recursos para acometer su salida a bolsa.

Un recorte de tipos exagerado, el de la Reserva Federal

A las ocho y cuarto de la tarde, hora española, del pasado miércoles 30 de abril, la Reserva Federal de EE UU, más conocida por las siglas FED, decretaba una bajada de su tipo director de un cuarto de punto, hasta el 2%. El banco central norteamericano encadenaba siete recortes consecutivos –desde el 5,25% que había fijado en septiembre pasado–, mientras el precio oficial del dinero se situaba en el nivel más bajo desde noviembre de 2004.

A priori, la decisión entraba dentro de lo previsto por el conjunto del mercado por aquello de evitar a toda costa caer en las garras de la temida recesión. Sin embargo, dos de los gobernadores de la FED (Richard W. Fisher, de Filadelfia, y Charles I. Plosser, de Dallas), votaron en contra. Ambos ya lo habían hecho también en la reunión del pasado 18 de marzo, cuando se acordó acometer un agresivo recorte de tipos de 75 puntos básicos, porque ya entonces entendían que las tasas no debían modificarse. Si a ello le añadimos que el crecimiento de la economía estadounidense en el primer trimestre del año batió las previsiones más optimistas, al presentar un dato del 0,6% (a expensa de ser revisado), la decisión de los sabios de la FED se antoja un tanto excesiva, dado que con ella podrían provocar otro rápido endeudamiento de los consumidores americanos y, obviamente, dar alas a un viejo enemigo: la inflación.

Las discrepancias de estos dos gobernadores con el máximo responsable de la política monetaria estadounidense, Ben Bernanke, han añadido más incertidumbre si cabe a unos mercados que temen que todavía queden más ‘muertos en el armario’. El tiempo dirá si las medidas aplicadas por la FED dan sus frutos y si Bear Stearns tiene sucesor, pero mientras tanto conviene no perder de vista los datos macroeconómicos que se vayan publicando en la primera economía del planeta.

Artículo publicado en El Boletin

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar