Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
¿Por qué el verano es buena época para contratar un depósito a plazo fijo?

¿Por qué el verano es buena época para contratar un depósito a plazo fijo?

¿Es el verano un buen momento para contratar un depósito a plazo fijo? Quizá no haya una época del año ideal para contratar un producto u otro, lo que sí que es cierto es que el verano es un momento del año en que debe prevalecer la seguridad de tus ahorros por encima de otras consideraciones. En este sentido, los depósitos a plazo fijo son uno de los productos más seguros y que pueden servirnos para aplazar inversiones en los mercados de renta variable mientras estamos de vacaciones. 

¿Por qué es el verano buena época para contratar un depósito a plazo fijo?

 

Una de las ventajas que te aporta un depósito a plazo fijo es que es flexible, ya que podemos elegir el plazo de vencimiento que deseemos, importe a suscribir y hasta los diferentes modelos en que son comercializados ante los clientes.  Veamos otros de los motivos por los que contratar un depósito para guardar tus ahorros en los meses del verano.

 

Los depósitos pueden ser una inversión puente

Este es el primer rol que ejercen los depósitos a plazo en verano. Una época en la que es más complicado invertir en productos de renta variable. No en vano, estás de vacaciones y necesitas unos días de descanso en los que no estés pendiente de cómo evolucionan los mercados financieros. Sin la necesidad de llevarte un fuerte sobresalto y que quizás pueda mandar al traste tus vacaciones. En este sentido, no puedes olvidar que julio y agosto casi siempre han sido meses muy volátiles en los mercados bursátiles. Desde esta perspectiva, las imposiciones a plazo fijo son una alternativa a las inversiones convencionales.

 

Los depósitos tienen un interés fijo y garantizado  

Para estar más tranquilo en el verano nada mejor que un depósito. Esto se debe a que no deberás preocuparte ante lo que suceda durante estos días, ya que pase lo que pase a tu vuelta de vacaciones te reencontrarás con tus aportaciones económicas más su consiguiente interés. Estará garantizado en cualquiera de los escenarios posibles. Es una manera muy sencilla para que tus ahorros sigan rentabilizándose mientras disfrutas de unas jornadas de descanso junto a familiares o amigos.

 

Los depósitos son flexibles  

Una de las características más relevantes de este producto bancario es su gran flexibilidad. Esto en la práctica quiere decir que puedes suscribirlos solamente en el verano. Con plazos de 1, 2 y hasta 3 meses, aunque también tienes la opción de contratar depósitos a más largo plazo. Eres tú mismo quien determina su vencimiento, más allá de la rentabilidad que pueda generarte en este periodo.

 

Los depósitos permiten adaptarlos a tu presupuesto

Si por algo se caracterizan las imposiciones a plazo es porque puedes adaptarlas a tus propias vacaciones. Es decir, puedes suscribirlas desde solo unos días a varios meses y desde cualquier clase de importes. En este sentido, no hay ninguna clase de restricciones ni limitaciones. Se trata de una opción muy interesante para que este año puedas confeccionar el presupuesto de tus vacaciones, sin desatender a las inversiones. 

 

Los depósitos aportan una gran seguridad  

La seguridad es un valor muy valorado en esta época del año ya que tu principal deseo en estos meses es que tu capital no se vea mermado. Si ya de por sí en estos días tan especiales tendrás que afrontar unos gastos adicionales, no es cuestión de que encima llegues con menos dinero en tu cartera de inversión. Esta incidencia es algo que nunca se dará con la contratación de una imposición a plazo.

Por otra parte, ante cualquier suceso anormal que pueda afectar al emisor del producto, tendrás la completa seguridad de que te garantizarán hasta 100.000 euros por titular y depósito a través del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD). Toda una tranquilidad para pasar unas vacaciones sin sustos. Que es al fin y al cabo de lo que se trata.

 

Y, ¿cuánto ganaré con un depósito? 

Como hemos comentado, los depósitos son flexibles tanto en plazo como en importe y uno de los depósitos más flexibles ahora mismo es el Depósito Facto en el que puedes elegir el día exacto de vencimiento desde los 3 hasta los 60 meses, aunque los que mayor rentabilidad están ofreciendo son los depósitos con un plazo a partir de 12 meses, que ofrecen una rentabilidad del 1,31%. A continuación os mostramos algunos ejemplos de cuánto ganaríamos con este depósito en función del plazo y el importe:

 

Depósito Facto a 3 meses 

Depósito a 3 meses
Importe Intereses brutos
5.000€ 7,54€
10.000€ 15,08€
50.000€ 75,41€
100.000€ 150,82€

 

Depósito Facto a 6 meses

Depósito a 6 meses
Importe Intereses brutos
5.000€ 25€
10.000€ 50€
50.000€ 250€
100.000€ 500€

 

Depósito Facto a 12 meses

 Depósito a 12 meses
Improte Intereses brutos
5.000€ 64,90€
10.000€ 129,80€
50.000€ 649,01€
100.000€ 1.298,01€

 

Más información sobre los depósitos Facto

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar