Claves para tener cuentas y depósitos en el extranjero de manera legal

2

Abrir una cuenta bancaria como un depósito en el extranjero es completamente lícito siempre que cumplas con una serie de obligaciones administrativas y fiscales. Puede que te suponga retardar la operación en unos cuantos días, pero al final tendrás la seguridad de todo lo habrás hecho conforme a la actual normativa sobre transacciones económicas en el exterior. En donde siempre tendrás que tributar sobre las ganancias generadas a través de este producto financiero     

Claves para tener una cuenta o depósito en el extranjero

Las cuentas bancarias no pasan por su mejor momento en España. En donde la rentabilidad de un producto asociado a este producto, como es un depósito a plazo, apenas rebasa el nivel del 0,10% TAE, según los últimos datos proporcionados por el Banco de España. Mientras que por el contrario, en los países de la zona euro el rendimiento medio alcanza el 2%. Este es tan solo uno de los motivos por los que algunos usuarios han decidido o están estudiando abrir una cuenta en el extranjero. Pero, ¿realmente que tienes que hacer para que esta operación esté dentro de la ley y no tengas ningún problema?

 

En  principio, es de suma importancia que conozcas que es perfectamente legal suscribir una cuenta corriente o un depósito fuera de nuestras fronteras. Puedes hacerlo cuando quieras y en el país que elijas. Pero no tendrás más remedio que cumplimentar con una serie de exigencias que no tendrías que hacer en un banco nacional. No solamente desde punto de vista administrativo, sino fiscal y jurídicamente. ¿Cuáles son algunas de las claves para abrir y utilizar este producto financiero? Pues presta un poco de atención por si te ves necesitado a realizar esta operación en alguna que otra situación.

 

Primer requisito: Cumplir con tus obligaciones tributarias

Nadie te puede impedir que contrates una cuenta en el extranjero siempre que tributes por tus movimientos bancarios. Esta actuación debes materializarla a través de una declaración sobre las ganancias generadas, sean las que fuesen, en el Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas (IRPF). Completamente igual que si las tuvieses abierta en el territorio nacional. Son ninguna clase de diferencia y de forma que todos los retornos sobre los ahorros controlados desde la inspección fiscal.

 

Segundo requisito: notificar los importes más altos

Si el saldo medio de la cuenta bancaria no excede de 50.000 euros, tranquilo, porque no tendrás la obligación de declarar su titularidad. Pero si se excediese de esta cantidad habría un cambio sustancial en tus deberes con respecto a la Hacienda nacional. Porque en este caso, te verías en la obligación de decláralo ante las instancias tributarias de España. ¿De qué manera? Pues muy sencillo, rellenando el modelo 720 en el que indicarás que tienes suscrita una cuenta en el extranjero. Es el modelo utilizado para la lucha contra el fraude y que utilizas para declarar tus bienes en el extranjero.

Por otra parte, todos los importes superiores a un millón de euros que vayan a parar a estas cuentas también tendrán que ser notificados obligatoriamente. En este caso al Banco de España y para satisfacer su demanda de tenerlos informados de estos movimientos de capital a otros países. De acuerdo con la normativa vigente en materia de transacciones económicas con el exterior que establece la obligación de declarar estas cantidades. Rellenado el formulario ETE que sirve para avisar de estas operaciones monetarias en el extranjero por encima de esta cantidad.

 

Tercer requisito: aportación de la documentación básica

No pienses que es una operación llevada bajo el anonimato de tu identidad. No es así y tendrás que preparar toda la información posible sobre la procedencia de los fondos. Al igual que el extracto bancario de la cuenta de origen en tu país y en algunos casos incluso tu declaración de la renta. En cualquier caso, no bastará con que mandes fotocopias, sino que por el contrario estos documentos deberán estarán compulsados ante notario. Se trata de una gestión necesaria que retrasará en unos cuantos días la total disponibilidad de la cuenta.

 

Cuarto requisito: exigencias en el país de destino

Si has cumplimentado con estos pasos ya estarás en condiciones de abrir una cuenta o depósito en el extranjero. Pero sabiendo que habrá alguna que otra diferencia de unos países a otros. Como por ejemplo, en Gran Bretaña donde solamente los residentes pueden contratar este producto financiero. En otros, el proceso administrativo puede demorarse en unos cuantos meses y solo los clientes preferentes dispondrán de este soporte bancario con cierta rapidez. Mientras que en los países de la zona imperará una normativa más homogénea que te posibilite suscribirla en un tiempo razonable.

 

De cualquier forma y en los casos que este proceso lo hubieses realizado en un país de la Unión Europea, tendrás la misma protección que si lo hubieses realizado en España. A través del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), que protege un máximo de 100.000 euros por entidad y por titular. Ante cualquier incidencia que pudiese generarse en la entidad destinataria de estos fondos. Para importes superiores la solución pasa por abrir distintas cuentas en bancos diferentes para que puedas recuperar el dinero en escenarios no deseados.

 

Pongamos un ejemplo: Depósitos de Crédit Agricole Consumer Finance en Francia

Pongamos por caso que elegimos contratar el depósito a 12 meses de Crédit Agricole. Como sabemos, nos ofrece el 1% TAE a 12 meses y está protegido por el Fondo de Garantía de los Depósitos de Francia. ¿Qué tendríamos que hacer?

Como hemos comentado, al contratar uno de los depósitos en Crédit Agricole Consumer Finance, tendremos que incluirlo en nuestra Declaración de la Renta (IRPF) con los intereses que hayamos obtenido. En este artículo tienes una explicación más amplia de cómo hacerlo: ¿Cómo tributan los depósitos en el extranjero?

Si el depósito que hagamos con Crédit Agricole Consumer Finance es superior a 50.000€, tendremos que presentar el Modelo 720 en el que se hace una declaración de los bienes de los que disponemos en el extranjero. Si únicamente tuviésemos contratado el depósito de CACF no sería necesario presentar el Formulario ETE, ya que el máximo para contratar el depósito es de 500.000€. Aunque esto también ocurre en las cuentas en España, será necesario que justifiquemos de dónde vienen los ingresos que aportamos al depósito. 

Por último, hay que saber que los depósitos de Crédit Agricole Consumer Finance están garantizados hasta 100.000€ por entidad y titular por el Fondo de Garantía de los Depósitos de Francia. 

  1. #4
    24/11/18 17:40

    Entiendo que si no se llegan a los 22.000€ anuales no hay que declararlo, no? Por lo que no habría que hacer el primer requisito. Y cuanto puede costar compulsar los datos de la cuenta ante notario?

  2. en respuesta a pokora
    #2
    04/10/17 17:50

    La contrapartida es que pueden acceder a mayores tipos de interés que en España , como p.ej. en el Atom Bank , https://www.atombank.co.uk/ , que funciona por app en el móvil, participado por BBVA hasta casi un 30%, donde te ofrecen un 1,80 % TAE a un año ( 1,79% TAE con liquidación mensual ) hasta un 2,3% TAE a 5 años de plazo.

  3. #1
    04/10/17 10:40

    Curioso el caso inglés. Significa que los españoles que trabajan allí, no pueden abrir un depósito a menos que estén dados de alta comom residentes ?

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar