¿Está aumentando la tasa de morosidad en las entidades bancarias?

1 recomendaciones

¿Cómo está evolucionando la tasa de morosidad de las entidades bancarias? Estos últimos meses estamos viendo un aumento de la tasa de morosidad, ¿por qué? Al igual que está ocurriendo en el sector de la financiación hipotecaria, las entidades financieras están siendo mucho más cautas a la hora de conceder financiación para préstamos personales. No podemos decir que sea algo nuevo, pues esta tendencia empezó a verse desde la crisis del 2008 y parece que ahora, ante la crisis del Coronavirus, se consolida.

¿Está aumentando la tasa de morosidad en las entidades bancarias?

 

¿Qué ha ocurrido con la concesión de préstamos personales?

Durante los meses de confinamiento, las entidades bancarias redujeron la concesión de préstamos a particulares. Por una parte, la paralización total de la economía hacía que no fuera urgente solicitar un préstamo personal para llevar a cabo necesidades como comprar un coche o reformar la vivienda, por ejemplo. También la imposibilidad de desplazarnos a nuestra sucursal bancaria más cercana ha hecho que se reduzcan las solicitudes de préstamo, al menos para aquellas entidades que todavía no han dado el gran paso al terreno digital. 

Por otro lado, la banca sabe que la situación económica y laboral general ahora es inestable, pues todavía se desconocen los efectos reales de la crisis que está provocando la expansión del Coronavirus. Es por ello que las entidades están endureciendo los criterios de concesión de préstamos, para evitar futuros posibles impagos por parte de sus clientes.

Esto puede resumirse en procesos scoring de préstamos más exigentes, es decir, que nos requieran un nivel de ingresos mensuales mayor o mayores garantías que antes para que nuestro préstamo sea aprobado. 

Tasa de morosidad de entidades bancarias

Hacía ya tiempo que veíamos como la tasa de morosidad de entidades bancarias se reducía poco a poco, incluso durante los meses de confinamiento. 

Esta bajada en la tasa de morosidad en pleno confinamiento por parte de las entidades se explica por la reducción en la concesión de préstamos que comentábamos anteriormente. Además, se lanzaron medidas para intentar paliar los efectos de la crisis del coronavirus, entre ellas las moratorias de préstamos e hipotecas y, además, el impulso de financiación por parte del Instituto de Crédito Oficial (ICO)

Veamos en la siguiente tabla la evolución de la tasa de morosidad de las entidades de crédito este 2020:

Mes Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto
Tasa morosidad 4,85% 4,82% 4,82% 4,75% 4,73% 4,67% 4,72% 4,75%

Elaboración propia

Datos: bde.es

Como podemos ver la tabla anterior, es a partir de los meses de verano que comienza a haber un aumento en la tasa de morosidad de las entidades financieras. Muchos de los plazos de carencia de los préstamos que se habían concedido acaban y parece que empieza a notarse los efectos económicos del Coronavirus sobre las familias y empresas españolas.

Por otro lado, también hemos recopilado los tipos de interés medios de los préstamos personales de este 2020:

Mes Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto
TAE 2020 8,41% 8,05% 7,93% 7,41% 7,44% 7,64% 8,01% 8,20%

Elaboración propia

Datos: bde.es

Debemos destacar que la TAE media de los préstamos de la zona euro está en torno a un 2% menor que en España.

¿Esto dificulta a las familias poder devolver sus préstamos?

Si echamos un ojo a la oferta de los mejores préstamos personales, vemos que podemos encontrar buenos tipos de interés, eso sí, es más difícil encontrar estos buenos tipos si no eres cliente de la entidad en cuestión, y aún así, casi siempre nos pedirán algún producto combinado, como un seguro de protección de pagos, para ofrecernos tipos de interés bonificados (aunque esto nos haga, al final, pagar más por ese dinero que el banco nos está prestando.

Nos preguntábamos si pueden influir los tipos de interés sobre la tasa de morosidad de las entidades bancarias. Por una parte cabe destacar que, cuanto mayor sea el riesgo que asume el banco ante un posible impago (es decir, cuanto peor sea nuestro perfil socio-económico), mayores tasas de interés se nos aplicarán, lo que resulta en una TAE mayor. 

Además, es lógico que, cuanto mayor sean los tipos de interés, mayores cuotas deberemos pagar, y eso, ligado a un cambio en nuestra situación laboral o económica, puede influir en la tasa de morosidad. 

 

¿Es momento para solicitar un préstamo?

Como estábamos comentando, es un momento complicado para decidir si nos conviene solicitar un préstamo o no. Debemos ser muy prudentes, incluso si los departamentos de solvencia y riesgo aprueban el préstamo, tenemos que valorar internamente nuestra situación personal y sobretodo, si puede ocurrir algo en un futuro cercano que pueda hacer que dejemos de tener unos ingresos mensuales fijos.

También habrá que valorar la operación en función del importe y plazo escogido, y, por supuesto, la finalidad. Actualmente se han disparado las solicitudes de préstamos para la reunificación de deudas, y los bancos son bastante reticentes a conceder este tipo de préstamos porque suelen conllevar un riesgo superior para la entidad.

Además, hemos de tener en cuenta que, si solicitamos un préstamo que finalmente no podemos terminar pagando, la entidad correspondiente nos incluirá en ASNEF, por sus siglas la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros (un fichero de morosos), y esto puede dificultarnos en el futuro la concesión de cualquier otro tipo de financiación.

¡Sé el primero en comentar!
1 recomendaciones
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar