Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

Si necesitamos acudir al mercado crediticio para solicitar un préstamo, se nos presentan tres alternativas principalmente: contratarlo con un banco, un establecimiento financiero de crédito o un prestamista privado. Comenzaremos definiendo los distintos tipos de prestamistas a los que podemos pedir un crédito y posteriormente comentaremos, basándonos en el perfil de cada solicitante, cuál es el primer prestamista al que hay que acudir a la hora de pedir financiación.

 

Necesito financiación, ¿qué tipos de prestamistas existen?

 

 

¿Qué tipos de prestamistas existen? ¿Dónde es más barato pedir un préstamo?

Lo primero que buscamos cuando solicitamos un crédito o un préstamo, es que el tipo de interés sea el más bajo posible, con el objetivo de ahorrar en la devolución de intereses. Sin embargo, nuestra solvencia económica es la que puede determinar el tipo de prestamista al que acudir, resultando en un préstamo más caro cuanto mayor riesgo tengamos como cliente. Esta relación será la que analizaremos en profundidad en las siguientes líneas y que influirán en las ventajas e inconvenientes de elegir un tipo de prestamista u otro. 

 

Solicitar un préstamo con un banco

Las entidades bancarias que todos conocemos (Caixabank, Banco Santander, BBVA...) prestan servicios de concesión de crédito pero también de captación de recursos a través de los depósitos. Están regulados por las directrices del Banco de España. El perfil de cliente que solicita un préstamo con un banco es aquel que puede aportar una nómina con la que justificar sus ingresos y que no tiene grandes problemas de liquidez, simplemente está buscando financiación para una operación en particular, como puede ser realizar una reforma, un viaje, pagar una boda o los estudios de los hijos. En principio, no tendrá problemas para devolver el préstamo en las cuotas pactadas y de ello se encargará de estudiar el departamento de análisis de solvencia de cada entidad bancaria. A continuación nombraremos las ventajas e inconvenientes de solicitar un préstamo con un banco:

Ventajas de solicitar un préstamo con un banco

  • El tipo de interés que ofrece un banco es el más bajo que se puede encontrar en el mercado. La media actual se encuentra en torno al 8% de interés.
  • Si perteneces al mismo banco al que le estás solicitando el préstamo y tienes buen historial como cliente, tendrán en cuenta tu reputación para ofrecerte unas mejores condiciones.
  • Pueden ofrecerte mejorarte las condiciones a cambio de aumentar tu vinculación con ellos.
  • Los bancos ofrecen distintos tipos de préstamos dependiendo de la finalidad para la que se utilicen. Gracias a esta diferenciación, los préstamos se adaptan en términos de importe y plazo a la utilidad que se le de. 

Inconvenientes de solicitar un préstamo con un banco

  • Solicitarán información personal muy detallada para estudiar la solvencia del cliente, solicitando generalmente tu nómina o un aval. Son muy rígidos a la hora de conceder un préstamo si el cliente no cumple con sus expectativas, en parte debido al endurecimiento de las condiciones de concesión de préstamos tras la crisis financiera.
  • El proceso de contratación es lento y complejo.
  • No conceden préstamos a personas que aparezcan en ficheros de morosos. 

En el caso de solicitar un préstamo con un banco, lo más importante será comparar entre varias entidades para buscar aquella que tenga el tipo de interés más bajo posible. Para ello, podéis descargar de forma gratuita el Comparador de préstamos de Rankia.

 

Solicitar un préstamo con un establecimiento financiero de crédito (EFC)

Los establecimientos financieros de crédito (EFC) se diferencian de los bancos tradiciones en que pueden ofrecer créditos al consumo o hipotecarios pero no pueden captar depósitos del público. Por lo tanto, no están adheriados a ningún Fondo de Garantía de Depósitos, pero sí que están sujetos a un régimen normativo vigilado por el Banco de España similar al de las entidades bancarias. El perfil de cliente que acude a estas entidades tiene algún tipo de historial de impago en el pasado o se encuentra desempleado en la actualidad y el banco le ha rechazado el préstamo.

Ventajas de solicitar un préstamo con un establecimiento financiero de crédito (EFC)

  • Pese a aparecer en los ficheros de morosos, pueden concederte el préstamo. Si la entidad de crédito considera que tu pertenencia a ficheros como RAI o ASNEF se debe a una deuda menor (como puede ser el impago de una factura telefónica), es muestran más flexibles que los bancos.
  • Las condiciones del préstamo son transparentes y se pueden consultar en la web de cada entidad.
  • El proceso es rápido, sencillo y puede ser 100% online o por teléfono.

Inconvenientes de solicitar un préstamo con un establecimiento financiero de crédito (EFC)

  • El interés que nos pueden cobrar por prestar dinero puede alcanzar el 25%, dependiendo del importe y plazo solicitado. En los últimos tiempos han mejorado sus condiciones y el tipo de interés puede ser igual de competitivo que un banco tradicional.

Los ejemplos más conocidos son sociedades como Cetelem o Cofidis.

 

Solicitar un préstamo de capital privado 

Este es el último caso al que tiene que recurrir el solicitante del préstamo y se deben limitar a casos de urgencia cuando las dos opciones anteriores hayan resultado negativas.

Son clientes que no ofrecen las suficientes garantías de satisfacer las cuotas de devolución del préstamo, a juicio de las dos entidades anteriores. Como el perfil de cliente es muy arriesgado, los préstamos de capital privado piden que pongas inmuebles como aval (como por ejemplo tu vivienda), de la cual se comprueba su valor de tasación y que está libre de cargas.

Los solicitantes de préstamos de capital privado responden a un perfil de persona que se encuentra en paro, aparece en ASNEF o incumple alguno de los requisitos básicos (como por ejemplo, ser residente en el país que se solicita el préstamo). Son más comunes en los casos de solicitar un préstamo entre particulares con garantía hipotecaria.

El mayor inconveniente de los préstamos de capital privado es que no está regulado por las directrices en materia de créditos del Banco de España. Pese a que el capital mínimo a solicitar puede ser elevado, se concede el préstamo en un corto periodo de tiempo. En cuanto al tipo de interés, será más elevado que el resto de opciones por el mayor riesgo de impago que tienen estos clientes.

 

En resumen, podemos concluir que la primera opción a la hora de solicitar un préstamo será con un entidad bancaria, siendo tu propio banco el que mejores condiciones puede ofrecerte gracias que poseen tu historial crediticio y la vinculación existente a través de otros productos. Si se recibe una respuesta negativa o tu perfil como solicitante no se adapta a esta opción, puedes consultar con una EFC y, en última instancia, con sociedades de intermediación de capital privado. A medida que avanzamos a la segunda o tercera opción, el tipo de interés aplicado será mayor.

 

  1. #1
    juanluissuarez

    muy buen articulo, algo para aportar seria que es bueno si no se tiene historial en un banco es ir haciéndolo poco a poco y pagar siempre a tiempo sus cuentas si tiene tarjeta de credito o algun servicio con el banco. Esto ellos lo tienen muy en cuenta a la hora de aprobar un prestamo.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar