Ley de segunda oportunidad: ¿en qué te va a afectar?

3

El pasado 28 de febrero entró en vigor la ley de segunda oportunidad, la cual modifica varias leyes con el objetivo de dar facilidades de pago a deudores particulares a la vez que prevé algunas medidas dirigidas a empresarios y autónomos. De ahí que se le llame “segunda oportunidad” porque la primera que tuvieron no la utilizaron pero ¿en qué puede beneficiarte esta ley?

He aquí un resumen de las medidas más importantes:

 

 

Medidas de la ley de segunda oportunidad para particulares

 

Dación en pago

La dación en pago es una modalidad de pago de una deuda que se ha venido exigiendo por parte de diversos colectivos con el objetivo de frenar las ejecuciones hipotecarias pero lo cierto es que la regulación que se le da en esta ley no es ni mucho menos genérica. Muy por el contrario, la dación en pago se prevé en la ley como una medida a la que se puede acudir sólo en situaciones muy concretas y cuya vigencia sólo durará cuatro años, es decir, hasta febrero de 2019.

Así, se suspenderá el deshaucio por la ejecución de la hipoteca cuando se den estas dos circunstancias:

1. Que sea trate de una familia que tenga especial vulnerabilidad, es decir, que sea familia numerosa, familia monoparental con dos hijos, que forme parte de la familia un menor de tres años, que el deudor sea mayor de 60 años y otras situaciones que prevé la norma.

2. Que se cumplan todos estos requisitos:

  • El conjunto de los ingresos de los miembros de la unidad familiar no supere el límite de tres veces el IPREM anual de catorce pagas (ver imagen), si bien este límite es superior en algunas circunstancias. 
  • En los cuatro años anteriores a la solicitud la familia haya sufrido una "alteración significativa" de sus circunstancias económicas.
  • La cuota hipotecaria supere el 50% de los ingresos de la familia.
  • Que la hipoteca recaiga sobre la única casa que tiene en propiedad la familia.

 

La figura del Acuerdo Extrajudicial de Pagos será accesible a los particulares

El Acuerdo Extrajudicial de Pagos consiste en un procedimiento mediante el cual los empresarios pueden negociar con sus acreedores antes de llegar al último recurso, es decir, al concurso.

Pues bien, con la ley de segunda oportunidad este mecanismo circunscrito a empresarios también es accesible a los particulares, siempre que la estimación inicial del pasivo no supere los cinco millones de euros y tampoco pueden acceder a él aquellos que se encuentren negociando con sus acreedores algún otro tipo de acuerdo para refinanciar su deuda.

Reestructuración de la deuda en el concurso de acreedores

La ley de segunda oportunidad modifica la ley concursal, de forma que el deudor particular puede beneficiarse de una posible exoneración de las deudas insatisfechas una vez haya acabado el concurso y no tenga activos con los que pagar.

Sin embargo, para acceder a la exoneración hay que ser un deudor de buena fe, lo que implica reunir no pocos requisitos:

1. El concurso no debe haber sido declarado culpable. Es decir, que el estado de insolvencia no hubiera sido debido a dolo o culpa grave del deudor por haber llevado una mala contabilidad o simulado operaciones patrimoniales, haber vendido bienes para no tener liquidez..., etc.

2. El deudor no debe haber sido condenado por una serie de delitos (contra el patrimonio, Hacienda...).

3. El deudor ha debido intentar, al menos, alcanzar un Acuerdo Extrajudicial de Pagos.

4. Que haya pagado los créditos privilegiados - los que afectan a determinados bienes o derechos, como las hipotecas, y los que afectan a la totalidad del patrimonio del deudor - y los créditos contra la masa, es decir, aquellos que aparecen con posterioridad a la apertura del concurso y, si no hubiera intentado un acuerdo extrajudicial previo, el 25% del importe de los créditos ordinarios. 

Alternativamente a esta última condición puede aceptar someterse a un plan de pagos que prevé la ley por el cual puede pagar la deuda en un plazo de cinco años siempre y cuando haya cumplido las obligaciones con la administración concursal, en los últimos diez años no haya obtenido el beneficio de la exoneración de la deuda y no haya rechazado en los últimos cuatro años una oferta de empleo "adecuada a su capacidad".

En concreto, el plan de pagos en cuestión consiste en pagar en cinco años contados desde la conclusión del concurso, no pudiendo devengar intereses las deudas vencidas durante ese tiempo. El deudor podrá proponer un plan de pagos que será oido por el juez junto con las alegaciones del acreedor o acreedores y conforme a lo alegado por las partes se decidirá cómo se realizará el pago.

Asimismo, la ley se reserva la posibilidad de que el acreedor concursal solicite al juez la revocación del beneficio de la exoneración del pago cuando se den determinadas circunstancias durante ese plazo de cinco años:

  • Alguna de las condiciones para considerarlo deudor de buena fe se incumpliese.
  • Incumpliese el plan de pagos.
  • Mejorase mucho su situación económica.
  • Se descubriesen bienes o derechos ocultos.

En definitiva ¿qué quiere decir esto? que accediendo a esta condición alternativa el deudor puede evitar que ejecuten la hipoteca porque no se exige que los créditos privilegiados estén pagados y tiene una segunda oportunidad para renegociar los términos del pago de la deuda, en definitiva acceder a una reestructuración de la misma.

Reforma del Código de Buenas Prácticas Bancarias

El objetivo de esta reforma es que un mayor número de familias se beneficien de sus medidas y que no se les aplique definitivamente la cláusula suelo a las familias que pertenezcan al colectivo vulnerable para poder seguir pagando la hipoteca y así evitar los deshaucios.

Así, la aplicación del Código de Buenas Prácticas se extenderá a las hipotecas constituidas en garantía de préstamos o créditos cuando el precio de adquisición de la vivienda no exceda del 20% de la multiplicación de la extensión del inmueble (en metros cuadrados) por el precio medio del metro cuadrado con arreglo al Índice de Precios de la Vivienda que publica el Ministerio de Fomento.

 

Medidas de la ley de segunda oportunidad para autónomos y empresarios

 

Cotizaciones en la Seguridad Social: nueva tarifa plana.

El 31 de marzo acaba la tarifa plana de la cotización a la Seguridad Social que variaba de 50 a 100€ por trabajador en función de la jornada laboral que tuviera.

La ley de segunda oportunidad fija una nueva tarifa plana para las nuevas contrataciones indefinidas, que establece la exención de la cotización por contingencias comunes por los primeros 500€ de salario que reciba el trabajador en caso de contratación a tiempo completo. Si se trata de una contratación parcial, tendrá una bonificación proporcional siempre que equivalga al menos a un 50% de una jornada laboral completa.

No sabemos la repercusión numérica que tendrá para las empresas respecto a la medida anterior pero solamente con exigir la contratación indefinida a tiempo completo ya es una restricción que hará que muchas empresas no se puedan beneficiar de esto y realmente no parece un incentivo fiscal lo suficientemente atractivo como para fomentar este tipo de contratación.

Impuesto sobre Sociedades

Las entidades con ingresos inferiores a 50.000€ no están obligadas a declarar el Impuesto de Sociedades, siempre que los ingresos correspondientes a rentas exentas no superen los 2000 euros anuales y todas las rentas exentas no estén sometidas a retención.

Bonificación para autónomos

Con la intención de que los autónomos puedan disfrutar de las mismas ventajas que los trabajadores por cuenta ajena, se prevé que habrá una bonificación del total de la cuota de la Seguridad Social – es decir, no tendrán que pagar nada por este concepto - durante un año para los autónomos que contraten a un empleado para poder cuidar de hijos menores de siete años o ascendientes de avanzada edad que se encuentren en situación de dependencia acreditada.

 

Además de estas medidas la ley de segunda oportunidad hace otras modificaciones como por ejemplo el reducción del número de jornadas cotizadas necesarias para que los trabajadores andaluces y extremeños accedan al subsidio por desempleo o pequeños cambios en la regulación del IRPF, el IRNR y el Impuesto sobre el Patrimonio.

 

El beneficio en que redunde este Real Decreto es cuestionable, pues de lo establecido en la ley a lo que luego realmente beneficie a gran parte de los deudores puede haber un gran trechoHasta ahora las deudas han sido una especie de "derecho inquebrantable" protegido por nuestro ordenamiento jurídico y el deudor ha respondido de sus deudas con todos sus bienes presentes y futuros.

Aunque las modificaciones hechas por la ley de segunda oportunidad son más bien tímidas y se reservan a personas que cumplen requisitos muy específicos, si los prestadores tienen la sensación de que su derecho no va a estar tan protegido, puede que algunos se lo piensen dos veces antes de convertirse en acreedores o que los exámenes de solvencia sean más exhaustivos.

  1. #3
    01/09/16 15:18

    Buenos días,

    Sabeis si esta ley es aplicable para tarjetas de crédito y créditos personales?
    Alguien ha realizado esta opción y le ha salido bien, por que claro cuanto cuesta el proceso?

    Saludos

  2. en respuesta a Kitty_kitty
    #2
    09/03/15 12:33

    Hola Kitty_kitty,

    La "buena fe" que se le exige al deudor es un concepto jurídico que no está bien delimitado, de hecho, si existe buena fe o no y estamos en un proceso en el que interviene un juez dependerá en gran medida del mismo, de sus valoraciones. En general, se refiere a haber actuado con diligencia, correctamente y sobre todo no haber actuado con malicia o con intenciones que no sean buenas.
    Quizá la expresión no sea la correcta pero hablar de una "contabilidad mala" se refiere a, por ejemplo, haber invertido sin ningún tipo de razonamiento en activos excesivamente arriesgados. En definitiva no haber sido diligente con tu patrimonio y ser culpable en parte o haber provocado tu situación de insolvencia. Para que se entienda bien, un ludópata endeudado podría tener un concurso de acreedores declarado culpable.

  3. #1
    09/03/15 11:55

    No entiendo el primer punto.
    Si están en esa situación se debe precisamente a haber llevado una mala contabilidad.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar