Son más rápidos y cómodos en su formalización, generando un tipo de interés que oscila entre el 8% y 13%, aunque en función de la vinculación con la entidad podrá reducirse la cuota que tendrán que asumir sus demandantes. 
 
 
Préstamos por Internet
 
 
Los créditos por Internet es una de las vías por la que están optando los clientes de los bancos para satisfacer su demanda de liquidez, y por encima de otros modelos como los demandados en sucursales, por línea telefónica, e incluso desde los cajeros automáticos. No en vano, son más cómodos para formalizarse, ya que desde el ordenador puede accederse a ellos y a cualquier hora del día. No es que propicien el mejor de los escenarios en cuanto a los tipos de interés que aplican, pero sí que al menos ayuda a reducirlos levemente y aminorar la cuota mensual que tendrán que abonar sus demandantes.
 
Actualmente se mueven en una franja que oscila desde el 8% al 13%, aunque al igual que en los modelos tradicionales pueden bajarse su interés en función del grado de vinculación del cliente con su entidad (domiciliando la nómina u otros productos bancarios), con una bonificación de hasta el 2%. A la mayor comodidad que genera su contratación se le suma la rapidez en formalizarse su solicitud y, con menos trámites administrativos, como principales ejes de su estrategia de venta. También se caracterizan porque su punta de liquidez es menos elevada, sin que falten excepciones a esta regla que los impulsan hasta 60.000 euros como adelanto máximo. El período para su devolución, por otra parte, se mantiene inalterable con respecto a otras propuestas bancarias, entre 5 y 8 años, aunque eso sí sin ningún plazo de carencia que alivie sus cuotas mensuales.

 
Tampoco están libres de comisiones, ya que pueden aplicar hasta un 3% (preferentemente en concepto de apertura), aunque en la actual oferta siempre es factible recurrir a las propuestas más interesantes que están exentas de estos gastos y ahorrarse unos euros en su contratación. Pero si lo que quieren los usuarios bancarios son créditos “blandos” o de bajo interés, mejor será que se olviden de estas propuestas ya que no se venden bajo estas variables en ningún caso. 
 

Financiación desde el ordenador

 
Los usuarios que quieran disponer de créditos desde su ordenador, solamente tendrán que acceder a su cuenta a través de una entidad que opere en la Red, y acogerse a las ofertas que presentan. No es muy amplia, pero en todo caso cumplen con las expectativas de los clientes.
 
BBVA propone el “Préstamo Personal Online”, con un interés desde el 8,75%, que sirve para sufragar las primeras necesidades del hogar. Se trata de una vía de financiación que bonifica las vinculaciones con la entidad, restando un 1,50% en el tipo de interés por tener la nómina domiciliada o del 0,50% al contratar un seguro de protección de pagos.
 
Kutxabank ofrece otro modelo que puede formalizarse por Internet, como es el “Préstamo Efectivo”, que permite dotarse con hasta 15.000 euros, sin gastos de apertura ni estudio y con un abono inmediato en su cuenta.
 
Conlleva un período de amortización de hasta 5 años. La apuesta de Bankia se ha materializado por medio de los “Créditos Ya y Súper”, que se formalizan igualmente por medio de esta vía, con total rapidez y sin moverse de casa, como principales referencias de esta iniciativa. A través de ella, puede disponerse de hasta 9.000 y 30.000 euros, respectivamente, con un plazo para su devolución que alcanza los 5 y 8 años en cada caso.
 
El “Crédito Directo” se conforma como la respuesta de Ibercaja para satisfacer la demanda de sus clientes, que pueden contratarlo de forma inmediata y sin papeleos ante cualquier necesidad para dotarse de liquidez. Entre sus ventajas, destaca la exención de comisiones de apertura, amortización y cancelación. Se puede solicitar un adelanto de hasta 60.000 euros, para pagarlo en un plazo máximo de 8 años, al que se le aplica un tipo de interés anual del 12,95%.
 
Una entidad que opera exclusivamente por Internet, isantander, incluye en su nueva oferta al “ipréstamo”, para solicitar una cantidad entre 600 y 30.000 euros, aplicando un tipo de interés del 13,50%, y con una sola comisión, la de apertura, del 3% (con un mínimo de 60 euros). Se puede elegir un plazo de hasta 5 años para que las cuotas se ajusten a las necesidades de sus demandantes.
 

¿Qué aportan estos préstamos?

 
  • Un acceso más rápido, que generalmente no excede de un par de días desde su solicitud, y con la disminución de los trámites administrativos.
  • Son cómodos de formalizar ya que puede contratarse desde el ordenador de casa o el portátil, tan solo con la clave del banco.
  • El importe máximo que puede demandarse está ligeramente por debajo del que conceden otras vías de financiación más convencionales.
  • La rebaja en los tipos de interés que aplican los bancos no es excesiva, y en cualquier caso se reduce a unas cuantas décimas.
  • Es más habitual que estos modelos online se comercialicen exentos de comisiones y sin otros gastos de administración.
  • La relación física desaparece, aunque siempre podrá recurrirse a los canales tradicionales para solventar cualquier duda que tenga el demandante.
  • Se trata de una oferta muy dinámica que se va renovando constantemente para adecuarla a los intereses de sus clientes.
  • El único requisito para acceder a estos créditos es que se contraten a través de una entidad online, nunca en oficinas o por teléfono.
  • Disponen de plazos de amortización no excesivamente elevados para que puedan pagarse lo antes posible y evitar un sobreendeudamiento de los clientes.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar