1

Los créditos para master presentan unas condiciones generales de contratación más beneficiosas para sus intereses, debido principalmente a sus plazos de amortización, al menor número de comisiones o al período de carencia al que pueden acogerse, aunque los intereses que aplican no son ninguna “ganga” para sus demandantes, situándose en una franja que oscila entre el 7% y 11%.

Los másters se están convirtiendo en una de las fórmulas más exitosas para completar la formación de los universitarios, y de ahí que sean muchos los estudiantes que se decanten por este modelo educativo para ampliar sus estudios y disponerse en mejor línea de salida para encontrar un empleo.

No obstante los altos precios que tienen estos cursos superiores es un freno para apuntarse a ellos, en algunos casos limitados por las estrecheces de sus economías domésticas. Un máster público en España puede costar hasta 23.000 euros, mientras que si realiza en una entidad privada el desembolso incluso puede doblar esa cantidad.

No en vano muchos de sus demandantes tienen que acogerse a una vía de financiación con las que cuentan bancos y cajas de ahorro para afrontar sus elevados gastos y poderlos pagar en varios años. Si bien las condiciones generales de contratación son muy beneficiosas para sus demandantes por los plazos de amortización, el menor número de comisiones o el período de carencia que incluyen estos productos, otra cosa son los tipos de interés que aplican, que no son ninguna receta mágica para suscribirlos ya que están muy alejados de los créditos “blandos”, en una franja que oscila entre el 7% y 11%. A ello hay que añadir algunas comisiones que puede conllevar estos diseños bancarios (apertura y cancelación o amortización anticipada, principalmente) que pueden encarecerlo en cerca de un 2%.  

Mejores créditos para máster

Si por alguna característica se distinguen estos créditos destinados para los estudiantes es porque están comercializados mayoritariamente por los bancos y cajas de ahorro, que no ahorran esfuerzos para presentarlos ante sus clientes.
 
Novagalicia Banco contempla el “Préstamo Máster” para financiar la matrícula y los gastos extras de manutención y desplazamientos entre otros gastos, de los programas ofrecidos dentro de la demarcación de la comunidad gallega. Para ello los ofrece bajo un tipo de interés del 7,95%, por un importe de entre 3.000 y 25.000 euros, que se pueden amortizar desde 12 meses a 5 años como plazo máximo y que no conllevan comisiones.
 
Kutxabank también incorpora esta vía de financiación en su oferta, y que en esta ocasión lo proporciona por un importe mayor, de hasta 60.000 euros en función de la duración de estos cursos superiores, contando con un plazo máximo de amortización de 8 años, en el que se incluye un período de carencia opcional de hasta 2 años.
 
Bajo similares premisas se ha diseñado la propuesta de BBVA para sufragar las necesidades de los estudiantes para financiar estos cursos. Adelanta hasta 50.000 euros, que puede devolverse en un plazo de 10 años, en el que se incluye un período de carencia, total de capital e intereses, de hasta 24 meses.
 
Ibercaja, por su parte, los presenta para aquellos estudiantes que hayan finalizado sus estudios y deseen seguir complementando su formación, tanto en academias como en centros privados. Genera una financiación de 18.000 euros como límite, con un plazo de amortización que alcanza los 8 años, y con una posible carencia de hasta 3 años. Se puede contratar a un tipo de interés fijo (al 11%) o variable de Euríbor a 1 año + 7%. Por otra parte, esta propuesta también incorpora una comisión de apertura del 1,25%.
 
Catalunya Caixa parte del “Préstamo Estudios”, tanto en España como en el extranjero. El importe máximo que se puede solicitar es de 30.000 euros, por una duración equivalente a 5 años, en el que se aplica un tipo de interés fijo el primer año y posteriormente referenciado al índice de referencia europeo a 12 meses. Sin comisiones de apertura, estudio y amortización anticipada, pero en cambio aplica un 1% para disposiciones destinadas a financiar los gastos de desplazamiento y estancia.
 
Banco Sabadell incluye en su oferta otra propuesta para cantidades inferiores a 45.000 euros, en los que se aplica un interés del 7%, y a lo que hay que añadir una comisión de apertura del 1,25%. Dispone de un plazo de devolución de hasta 10 años. Como novedad, contempla la posibilidad de pagar sólo intereses durante la realización de los estudios (carencia), con un plazo máximo de 2 años.
 
“La Caixa” proporciona a los universitarios el “Crediestudios Superiores”, con la disponibilidad del importe en único pago, que pueden devolverse en 8 años como máximo. Este modelo permite financiar estos estudios tanto en España como en el extranjero, incluyéndose los gastos relacionados (manutención, material, etc.) con la actividad formativa. Partiendo de estas mismas bases comerciales,
 
Unicaja ha elaborado otro diseño, para acceder hasta 18.000 euros, sin comisión de cancelación ni compensación por reembolso, y que se puede pagar en un plazo máximo de 5 años. El Banco Popular, finalmente, incide en el mismo modelo, que se presenta bajo un tipo de interés del 7,37% y con importe máximo equivalente al coste de los estudios, que se puede amortizar en 5 años, con dos de carencia. Contempla una comisión de apertura del 1%, y de cancelación o amortización parcial por el mismo porcentaje con respecto al importe reembolsado si el período restante de duración es superior al año, mientras que baja al 0,50% si no supera el año.
 

 

¿Qué me ofrecen estos créditos?

  • Permite a los universitarios disponer de una financiación de hasta 60.000 euros, que pueden amortizarla en un período máximo de 10 años.
  • Las entidades emisoras aplican un interés que se mueve entre el 7% y 11%, a lo que se puede añadir las posibles comisiones que puedan presentar estos productos.
  • La bondad de estos diseños bancarios residen en que presentan un período de carencia que puede alcanzar los 2 años.
  • La oferta va dirigida tanto a centros públicos como privados, bien en territorio nacional como en el extranjero.
  • En muchos casos se suelen incluir también los gastos relacionados con la actividad formativa (manutención, material, etc.).
  • Son modelos muy parecidos entre sí que suelen comercializar la mayoría de entidades bancarias.
 
  1. #1
    02/10/13 13:25

    El problema que se plantea después de tener toda esta información, es si los bancos conceden realmente este tipo de créditos a todo el mundo, y cuales son las exigencias a los estudiantes.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar