Rankia España
Blog Materias Primas
Información y análisis de la evolución de las principales materias primas (commodities)

Las dinámicas del precio del oro

El reciente movimiento alcista observado en los metales preciosos ha permitido al oro recuperar en 2019 un protagonismo no visto desde hace tiempo. Ello a pesar de que la tendencia del precio en estos últimos años no ha sido ni mucho menos negativa.

Oro introducción

Y es que los inversores tienden a veces a acusar cierta amnesia cuando se trata de activos “no convencionales”. Las dinámicas de precio en un activo como es el oro, que carece de fundamentales y no genera yield, son muy particulares pero también es cierto que su evolución ha estado fuera del foco de unos inversores hasta este preciso momento, más preocupados por otros activos donde se ha venido apreciando una tendencia alcista sostenida, como han sido la deuda o la renta variable. Prueba de ello es que la mayoría de la comunidad inversora sigue viendo el oro como un “commodity” cuando realmente es una moneda.

Es bien sabido que el precio del oro no responde exclusivamente a factores de riesgo. Pero también lo es el hecho de que es considerado como un “activo refugio”, un cliché muy recurrido con spikes de volatilidad pero pocas veces bien entendido fuera del ámbito de inversión más profesional.La acelerada caída de los tipos de interés reales en dólares explica bien lo sucedido en lo que llevamos de 2019.

Y es que un entorno cada vez más pronunciado de tipos de interés negativos permite que el coste de oportunidad de mantener oro en cartera sea cada vez menor.Las señales sin embargo vienen de lejos, como explica por ejemplo el movimiento de los bancos centrales como mayores compradores de última instancia. Este año, sin ir más lejos, los bancos centrales han llevado a cabo en el primer semestre la mayor adquisición física de oro nunca vista para un mismo período equivalente.A pesar de estos factores, son pocos los inversores que han mantenido estos últimos años oro en sus carteras.

Generalmente, y al margen de su valor de refugio, su tenencia responde a factores que tienen que ver con la devaluación de las divisas y a los bajos tipos de interés. Las monedas pierden valor cuando los tipos de interés reales caen de manera abrupta, algo que ha venido sucediendo de manera acelerada en este último período en no pocas economías.Pero en este mundo de represión financiera que nos toca vivir, ni siquiera el oro se salva de la manipulación.

Y es que el oro es para los bancos centrales una gran amenaza ya que el dinero es manipulable gracias a que los tipos de interés de corto plazo pueden depreciarlo sin límite mientras que manipular el precio del oro, aunque no imposible, es más difícil ya que la oferta no es exclusiva de los bancos (las reservas de oro de los bancos centrales del G20 no llegan al 20%).Para un inversor convencional se debate desde hace algún tiempo la necesidad de tener oro en las carteras como forma de descorrelacionar las mismas.

Eso es cierto pero no es una regla matemática que se pueda aplicar de forma lineal. Precisamente la descorrelación hay que mirarla en los dos sentidos. Entre 2011 y 2015, el mercado de “equities” americano experimentó una importante etapa alcista mientras que el oro atravesó una fase complicada que le llevó desde cotizar por encima de los 1.800 NYM $/ozt a situarse un 40% por debajo de ese nivel.

Hay una fase más reciente en el último trimestre de 2018 en el que un índice global como el MSCI World se depreció casi un 20% con el oro subiendo casi un 6%.El movimiento en los precios del oro se explica más por el comportamiento de las divisas y el movimiento de los tipos de interés y no tanto por el ciclo económico o el nivel agregado de riesgo.

Hay que tener en cuenta que en ocasiones la inversión de oro no tiene porque hacerse necesariamente con la cotización del lingote ya que una apuesta interesante puede ser la inversión indirecta vía mineras.

Alberto Roldán

En ese caso hay que tener mucho cuidado con la selección ya que el error puede ser doble precisamente por el doble ángulo que las mineras ofrecen. Por ejemplo, entre mayo de 2008 y noviembre de 2008, las mineras cayeron a plomo con la misma intensidad que lo hicieron los índices de renta variable mientras que el oro cayó pero en una proporción considerablemente menor que le evitó un 80% de la caída observada en el “equity”.

La base fundamental para mantener un peso de las carteras en oro está en la protección que ofrece frente a la pérdida de poder adquisitivo que la inflación o los tipos de interés pueden provocar. La demanda del activo hace el resto cuando el mismo es requerido llevando los precios al alza.

Es por ello que si se sigue pensando que el ciclo avanza hacia tipos reales todavía más bajos, la oportunidad de alocar parte de nuestra cartera en oro tiene más sentido que nunca.

 

 

Este artículo ha sido extraído de la revista TRADERS' by Rankia, si estás interesado en leer más artículos relacionados con el Trading, puedes suscribirte de forma gratuita a continuación.

 Suscríbete Gratis >>> ¡Recibirás todos los meses el nuevo número de la revista TRADERS' by Rankia! Cada mes, nuevos artículos, entrevistas y noticias relacionados con el mundo del Trading. 

 

 

  1. #1
    Fernandojcg

    Hola, Buenos Días: Hay que entender que en el 2019 el Oro ha alcanzado máximos históricos en casi todas las Divisas mundiales, incluidas las más relevantes (JYP, EUR, GBP, AUD, CAD, etc.). Ahora mismo las más resistentes han sido el USD, que se encuentra a un 24% de sus máximos y el CHF que lo está a un 12,5%.

    Esto quiere decir MUCHO...

    Saludos.

Autores
  • Rankia

    Portavoz oficial de la empresa editora de este sitio web Rankia

  • Liz Amaya

Envía tu consulta

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar