¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.

Bitácora de crisis

La crisis económica en tiempo real

Más ideas sobre cooperativismo y empleo

En las últimas semanas se ha vuelto a reavivar la tormenta de ideas para resolver el problema de nuestro desempleo galopante. Europa exige una nueva vuelta de tuerca a la reforma laboral y todos intentan aportar su granito de arena al debate: los economistas con su contrato único, el INEM madrileño con sus nuevos criterios de recolocación y hace tres días el Banco de España mentando la bicha del salario mínimo. También hay un anteproyecto de Ley de Emprendedores, cargado de muy buenas intenciones, y un posible pacto entre caballeros, supongo que para abordar el desempleo de los jóvenes con prioridad respecto a otros colectivos.

Todas las propuestas que se han dejado encima de la mesa tienen que ver con el problemático concepto de flexibilidad. Es problemático por dos razones: siempre recae sobre los mismos (desempleados y trabajadores outsiders) y no es condición suficiente para crear empleo neto. Lo único cierto es que la receta de la flexibilidad funciona y, para demostrarlo de manera tangible e incontestable, no hace falta compararse con otras economías, basta con mirar el funcionamiento de las cooperativas de trabajo asociado: organizaciones lucrativas (osea, empresas) capaces de compaginar la eficiencia exigida por el mercado con los principios que impone la ética y el sentido común. Los datos dicen que las cooperativas mantienen puestos de trabajo y tienen una tasa de supervivencia mayor que otras fórmulas, gracias a una serie de ingredientes:   Leer más

Cuando el capital es el trabajo

Imaginad la situación. Serie televisiva de hospital, mitad de la enésima temporada. El centro sanitario corre peligro debido a la falta de financiación, o cae en manos de unos malvados capitalistas o cierra. Un grupo de médicos valientes y emprendedores deciden poner pasta para quedarse con él. A fin de cuentas, ellos son los que conocen el core business y, sobre todo, los que empatizan con el cliente hasta el extremo. Como es evidente, no todo sale bien (y en esto hay que agradecer a los guionistas el realismo de la trama). El primer business angel que accede a conocer el proyecto está encantado con la profesionalidad de los doctores pero tienen una carencia crítica: falta un gestor en el equipo, alguien que se ocupe de los números y tenga buen pulso para tomar decisiones económico-financieras. Finalmente, el hospital acaba en manos de una fundación y… hasta aquí la trama puramente empresarial.   Leer más

Parte de Crisis: buscando barriles nuevos para el vino nuevo

Hoy toca entrada sobre coyuntura. Esta ha sido una semana dura en cuanto a números, con la publicación del dato de la EPA y la revisión del cuadro macroeconómico que nos prepara para nuevos ¿recortes? ¿impuestos? ¿reformas-esta-vez-sí-va-en-serio? Todavía resuenan los ecos del excelgate y las dudas sobre si la crisis de deuda es una estafa, un mal menor o una inocente metedura de pata. Y da la impresión de que, a falta de conocer los detalles del nuevo plan de reformas, el Gobierno sigue empeñado en meter vino nuevo en los barriles reventados de las viejas instituciones económicas. Si todo lo que Rajoy nos va a presentar es una huida hacia delante en la edad de jubilación y una nueva hornada de excepciones y bonificaciones a la contratación, casi es mejor que se abandone en los brazos de la inactividad política. Y nos vemos en 2015. O no.   Leer más

Cuando los usuarios se organizan

En un análisis muy superficial sobre el funcionamiento de la economía, uno puede pensar que las empresas sólo tienen dos opciones en el mercado: monopolizar o competir. Con la misma superficialidad también podemos añadir que el monopolio es malo y la competencia es buena, aunque está claro que ninguna de las dos situaciones se dan en estado puro. Es más, donde aparentemente hay empresas compitiendo, resulta que hay un pedazo de cartel pactando el precio de las papeletas electorales o del asfaltado de una región entera. Y donde parece que hay un gran acuerdo de caballeros, puede que no haya más que una historia de cuernos e incentivos a la traición. Pura teoría de juegos. No me digáis que no es entretenida.

Hay situaciones en las que el camino óptimo no es ni competir ni acaparar, sino el camino del medio: la cooperación. Por el lado de la oferta esta estrategia es habitual y, desde mi punto de vista, muy sana cuando todo el mercado se beneficia: centrales de compra, joint ventures, alianzas estratégicas, clusters sectoriales, asociacionismo… No hay ningún problema siempre que haya transparencia y sepamos de qué van las partes contratantes. A diferencia de las estrategias oligopolistas, la cooperación empresarial permite que oferta y demanda se den la mano. Y, sobre todo, es la fórmula para que los pequeños puedan mirarle a los ojos al Goliat de turno.   Leer más

Cooperativismo y vivienda

La economía trata de producir bienes (y prestar servicios), a partir de una diversidad de recursos más o menos abundantes, con el objetivo de cubrir necesidades de variado pelaje. Hasta aquí la teoría, tal y como la explicaba en la entrada anterior. En la práctica, las personas nos dedicamos a hacer acopio de recursos, por si acaso en el futuro sirven para producir algo útil… o inútil. Entre esos recursos, no sólo el dinero es objeto de deseo. Hay quien acapara conocimiento, a base de cursos para el curriculum. Mucho más antigua es la especulación con materias primas, una práctica muy eficaz para que se cumplan todas las profecías sobre los tiempos de escasez. Y, como no, el suelo siempre ha dado mucho juego en ciertas culturas como la mediterránea o la anglosajona.

Lo cierto es que el suelo, como recurso, sirve para muchas cosas: para producir alimentos, para crear zonas de esparcimiento y, desde luego, para construir edificios destinados a diferentes usos. Vale, ya podéis dejar de reír… El caso es que lo que estamos viendo en los últimos años (caídas de precios, quiebras, rescates y, por supuesto, desahucios) deja claro que nos hemos cubierto de gloria como sociedad. Las personas necesitamos un suelo y un techo para vivir y, en el siglo XXI y en un país del primer mundo, no hemos sido capaces de resolver algo tan básico. Este fracaso social y económico es colectivo. No, que nadie mire para otro lado. Por muy vistoso que sea el papelón de administraciones, entidades financieras y empresarios del ladrillo, todos hemos participado en el resultado final. Ya veis, es lo que tiene cuando se ven las cosas con enfoque macro.   Leer más

Apuntes de Economía: necesidades, recursos, bienes

Antes de continuar con más aplicaciones del modelo cooperativo, creo que es buen momento para apuntalar algunas ideas muy básicas sobre economía general. Dicen los teóricos que la Economía trata sobre la asignación de recursos escasos. Sin embargo, cualquier definición que queramos dar será incompleta si no pone en el centro el concepto de necesidad. El objetivo de cualquier sistema económico es cubrir una diversidad de necesidades mediante la producción de bienes y servicios. Y ganar dinero no es un objetivo en sí mismo, aunque sí un buen incentivo para que el catálogo de necesidades cubiertas sea mayor o para que la producción resulte más eficiente –en costes o en calidad-. En esto, las fórmulas cooperativas me parecen más inteligentes que las mercantiles porque en su propuesta empresarial queda muy clara la vocación por la cobertura de necesidades más o menos complejas. Sin embargo, todos conocemos ejemplos de empresas mercantiles que ganan dinero a espuertas y no resuelven ningún problema a nadie. Gran contradicción que se debe a que alguien ha perdido el norte. Y un sistema económico que cuenta con recursos para producir pero no sabe gestionar necesidades es un sistema fracasado. Aplíquese el cuento a la economía global, a Venezuela o a Madrid capital, por poner ejemplos de diferente tamaño.   Leer más

Una de finanzas cooperativas

Pillines. Que después de cuatro entradas mentando al cooperativismo ya os imagináis que tengo algo que decir sobre lo de las aportaciones subordinadas. Por si el foro sobre la cuestión no echaba ya bastante humo, ahora se nos ha presentado ADICAE para echar más leña al fuego. Pues bien, siento deciros que en este post no me voy a posicionar ni por los buenos, ni por los malos, ni por los malísimos. Aburrido que soy. Sólo pretendo introducir algún elemento informativo para el debate, un poco de culturilla financiera cooperativa, por si os sirve. Y agradeceré que en los comentarios no me saquéis la mitología vasca, porfa. Esto no va de simpatías ni de fobias.

Bien, lo primero que hay que entender es que la cooperativa es el único formato de nuestro ordenamiento jurídico que mira por la empresa en lugar de por el empresario. Lo que importa es que la organización sobreviva y no tanto el beneficio del que pone el dinero. Lo colectivo por encima de lo individual, ya sabéis. Además, al movimiento cooperativo lo que le mola de verdad es movilizar personas, cuantas más mejor, para ganar tamaño, bien incluyendo socios o bien tejiendo redes. Ejemplos hay por el mundo: Credit Agricole, Groupama o el Circo del Sol. Y también Mondragón. Las cosas se hacen a lo grande y con mayor razón en sectores como el industrial, el financiero o la distribución. No, no son manías de los vascos, va en los genes del cooperativismo.   Leer más

Racing S.Coop

Esta entrada va a ser un poco atípica para mí porque no soy nada futbolero y el negocio que rodea al deporte rey siempre me ha tenido un poco mosca. Pero me hacía falta una buena excusa para felicitar al Racing de Santander, el equipo de mi Tierruca Montañesa, por esos 100 añitos que no se cumplen todos los días. Un gran día que, por una diversidad de factores, celebramos en las peores condiciones: con frío siberiano, en Segunda División y con varias mareas contraprogramadas para este día tan señalado por la historia de España.

Como es evidente, el título que le he puesto al post (1) es una pequeña e intrascendente ocurrencia que me permite enlazar con los temas que estoy tocando en el blog. Porque me parece que al Racing y a casi toda la Liga española les viene muy grande el traje de Sociedades Anónimas Deportivas (S.A.D) que diseñó en su día la Ley 10/1990 del Deporte, con la buenísima intención de solucionar la responsabilidad patrimonial de los clubes, mejorar su transparencia financiera y el acceso a mercados impropios de su actividad, como la Bolsa. Una posibilidad que ni siquiera han necesitado los grandes del lugar. Pero es que no sólo es la fórmula jurídica lo que me falla, sobre todo son los modelos de negocio que envuelven al fútbol pero que no tienen al fútbol como propuesta central de valor. Vale que cualquier negocio tiene todo el derecho del mundo a reinventarse, pero cuando ya no eres capaz de dar lo que tus clientes te pedían y te siguen pidiendo, igual hay que cerrar la persiana y dedicarte a lo que realmente te da de comer.   Leer más

Democracia, economía social y servicios públicos

Si algo echo de menos en los debates sobre política económica es la incapacidad que demuestran las partes contratantes para proponer terceras vías, soluciones nuevas que pueden hacer ganar a unos, a otros y, de paso, al interés general. Qué duda cabe que el interés general siempre es el principal dañado en el tira y afloja que nos traemos con los servicios públicos. Mientras los funcionarios defienden lo suyo y los espabilados de turno se frotan las manos para entrar a saco en el nuevo filón, seguimos sin resolver el dilema de cómo cubrir una serie de necesidades básicas sin que la economía y el sentido común mueran en el intento. Y a mí no me vale con aquello de que ya tenemos políticos para pensar y solucionar la papeleta a gusto de todos. Aquí hablamos de una hucha colectiva y algo tendremos que decir los contribuyentes sobre el tema. Vamos, digo yo.   Leer más

La semana de la incredulidad

Lunes, 4 de febrero de 2013

Querida bitácora de crisis:

A la tormenta económica que está viviendo este país sólo le faltaba un escándalo político. Pero uno de los buenos, nada que ver con unas tesis doctorales amañadas –los alemanes son aburridos hasta para eso-. Prensa, blogs, opinión pública y Fiscalía en pleno curso acelerado de contabilidad negra. Gente que se complica dando explicaciones sobre algo que es muy sencillo: la contabilidad B –B de Bárcenas- se puede llevar perfectamente con una sola cuenta, la 570 (Caja). El principio de la partida doble no existe en las cloacas de la economía. Lo único tangible es el dinero que sale y entra, lo demás se lo lleva el silencio, el compadreo y tu palabra contra la mía. Y salvando la presunción de inocencia de los que han sido señalados con el dedo, creo que la pregunta que deben hacerse en el PP es la siguiente: ¿por qué ha sido tan fácil perder la credibilidad de todo el país -y hasta de El Mundo? Y lo peor: ¿tiene hoy el Gobierno autoridad moral suficiente para pedir más sacrificios a los españoles?   Leer más

Autor del blog

Envía tu consulta

Conoce la otra comunidad del grupo Emergia.

Verema: Vinos, Restaurantes, Enoturismo y Club de Vinos

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar