¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.

Bitácora de crisis

La crisis económica en tiempo real

Dos complejos menos en la Tierruca

Me permitan el ataque de optimismo. La euforia no es buena pero nos lo merecemos. Lo valemos todos y todas. Propongo una novena para una final entre el Racing y el Valencia (los republicanos no necesitan ninguna Copa del Rey). Y así resarcirnos de la salida - gracias al PP de Aznar - del Objetivo 1 y de su insaciable sed de agua del Ebro para sus ladrillos y sus campos de golf.

Porque ahora ya podemos decir bien alto que Cantabria tiene la autovía más cara del país, con su pedazo de puente (por eso lo podemos decir bien alto). Algunos no soportarán que una tierruca de medio millón de almas se lleve tanto dinero, en nombre de esa falsa idea de lo que es rentable y lo que no. Por una vez la cosa se resuelve a nuestro favor, aunque en la foto no todos pongan la misma cara de satisfacción que Revilla.

La última chiquillada preelectoral

A falta de conocer los detalles técnicos exactos que menciona De la Vega, tengo que decir que lo de los 400 euros me parece una chiquillada. Me imagino que Solbes estará de acuerdo conmigo, aunque no espero que me lo confirme antes del nueve-eme. Y por una vez tengo que apoyar a Rajoy con lo de las guarderías, aunque sea incompatible con sus reducciones de impuestos directos. Lo importante es que el confuso votante percibe que la propuesta del populero es más creíble que la de Zapatero, por estar más trabajada desde hace meses.

Ahora bien, más allá de las formas hay que decir que la propuesta del PSOE tiene nombre técnico: deducción en cuota. Esto es, para el contribuyente de a pie la medida supone que del total a pagar habrá que restarle 400 euros. Y el que haya contribuido lo suficiente por adelantado (vía retención en nómina) igual le sale a devolver un pico más. La medida es justa porque corrige cierta falta de progresividad en el sistema: fiscalmente el mileurista no se está comiendo una rosca, mientras que gente más desahogada se aprovecha de ventajas como la deducción por vivienda habitual y sale casi tan bien parada como el que se libra de pagar a Hacienda. Por no mencionar a las rentas más desahogadas todavía, que ya procuran montarse su S.L. para tributar al 35% en lugar de al 40%. IVA incluido, para su fortuna y para desgracia de los consumidores que lo soportamos.
  Leer más

Buenos tiempos para la Tierruca

Al menos es lo que parece a juzgar por la racha del Racing -crucemos los dedos el jueves-. Y por la competición entre nuestros dirigentes políticos para ver quién lo hace mejor (a veces incluso hacen algunas cosas bien). Y por ver quién se lleva los votos del PRC el 9 de Marzo. Y, cómo no, porque Paco Cascos ha venido a Santander para hablar de mi tema favorito: las infraestructuras. Sí, aquel ministro tan amigo de Piñeiro y de las kokotxas vecinas.

Pues resulta que Paco Cascos dice que él hizo mucho por nuestras carreteras, incluso por la de Panes-Potes. Y nos preparó el terreno para la alta velocidad. Y dice que con el PSOE sólo vamos a aspirar a un feve mejorado. Cosa que no me parecería mal, teniendo en cuenta que el sentido común de técnicos y profanos descarta que en Cantabria vayamos a tener velocidades siderales. Ni falta que nos hace. Y a propósito, nuestros vecinos pueden felicitarse por iniciativas como el acuerdo entre FEVE y Euskotren para el transporte de mercancías.

La Semana Negra

De los economistas se suele decir que explicamos muy bien por qué nuestras predicciones fallan más que una escopeta de feria. Yo más bien creo que, o somos unos incomprendidos o nadie nos quiere entender. Ya sabemos que quienes toman las decisiones importantes no toman muy en cuenta las opiniones de los que saben. Y así nos va.

Lo cierto es que los economistas sólo podemos explicar las cosas cuando tenemos cierta perspectiva del problema. Lo ocurrido en las Bolsas mundiales el pasado lunes puede ser síntoma o evidencia de una enfermedad que ya estaba diagnosticada con suficiente antelación. El término lunesnegro no es más que una cursilada periodística para justificar un titular. La caída y posterior subida de los índices no tiene fundamento en la economía real sino en la psicología de sus protagonistas -y puede que la pérdida de aceite en algún empleado treintañero-. Y nadie podía esperar que una bajada inédita de tres cuartos de punto en los tipos dolarinos hiciera efecto más allá de un par de días.

Pizarro

Uno se pasa toda la semana trabajando y le gustaría escribir más a menudo sobre la actualidad de la Cosa. La Cosa es la economía, claro, lo cual me impide enfilar una palabra sobre Gallardón para ser fiel a mi materia. Afortunadamente el PP me lo pone fácil y me ha puesto a tiro al número 2 por Madrid. Que no sabemos si va a ser Ministro de la Cosa a Costa de alguien. ¿Venganza para Rato? ¿Volveremos a la antigua separación de la Cosa entre Economía y Hacienda?

Me reafirmo en la necesidad de mantener al bueno conocido de Solbes al frente. Y me desmarco públicamente de aquellos que hablan de perros y collares sin tener ni idea. Sólo se le puede recriminar al viejo no haber llegado más lejos. Esa supresión de la desgravación por vivienda habitual. Y aquella otra reducción del plazo de la hipoteca a 25 años. Entre otros ajustes de cuentas que el largo plazo se va a cobrar como sea. Estemos o no todos muertos, como decía Keynes.

Yo SI soy patriota

Pues sí, en efecto, soy una persona que tiene amor a su patria y procura todo su bien, de acuerdo con la RAE. Supongo que los miembros del gobierno y de la oposición también. Y por eso mismo me cuento entre las moscas cojoneras que suelen hablar de la irreversible crisis económica que nos estamos comiendo ya, aunque sólo sea por el olor que se respira. Crisis que, por cierto, necesitamos con urgencia, para rebajar ese aire de nuevos ricos que llevamos puesto desde hace unos cuantos años. Que para sobrados los españoles.

Y a pesar de ser consciente de la situación, debo desmarcarme de la oposición y sus medios afines, porque creo que el bueno de ZP tiene cierta parte de razón. Lo primero, porque supongo que querrá que le vaya bonito el 9 de marzo. Lo segundo, porque el optimismo también crea riqueza, al contrario que el pesimismo -que altera las expectativas de los agentes económicos, y es peor que un mal dato, por real que sea-. Y, sobre todo, porque es de ley distinguir entre responsabilidad y culpabilidad. Y Solbes es responsable, pero no el principal culpable, de que la economía española dependa del ladrillo y de la hostelería.

Motores para la economía

La Contabilidad Nacional se ocupa de calcular el valor de la producción de un país. Este cálculo se puede realizar de tres formas:
  • Sumando el valor añadido obtenido en cada fase de la cadena productiva,
  • Sumando la remuneración obtenida por cada factor productivo (salarios, rentabilidad del capital, alquileres),
  • Sumando la demanda de los agentes económicos (consumidores, empresas, sector público y sector exterior).

De acuerdo con este último enfoque obtenemos los cuatro posibles motores de una economía:

  • El consumo interno, que se ve afectado, como sabemos, por la capacidad adquisitiva de las familias y de los hogares. Los bajos salarios y el encarecimiento de los créditos no lo van a poner fácil.
  • La inversión de las empresas, que se ve afectada por los tipos de interés. Algunos economistas distinguen entre la inversión productiva (industria tradicional y técnológica) y la del sector de la construcción. Ya sabemos que este último se enfrenta a un período de crisis y será necesario potenciar la primera.
  • El gasto público también puede ser motor de demanda y crecimiento, aunque también puede generar inflación. En los próximos años, el gasto en infraestructuras y vivienda pública puede compensar, en parte, la crisis en la inversión privada.
  • Por último, el sector exterior podría funcionar como alternativa de crecimiento económico, si bien en España importamos más de lo que exportamos y ello nos resta puntos. El encarecimiento del euro tampoco nos lo pone fácil.

En definitiva, la receta para afrontar la incertidumbre económica y posible ciclo de vacas flacas pasa por la inversión productiva (por ejemplo, en I+D y sectores de alta productividad) y por un gasto público eficiente. Es la única manera de reconducir una economía que hasta ahora se ha apoyado demasiado en el consumo interno y en la construcción residencial.   Leer más

Euskal Herria, 6 de Enero de 2025

Hace ya diez años de la independencia vasca. Fue tal día como hoy, en un acuerdo -llamado de Reyes- sin precedentes en todo el mundo, sólo comparable al que se alcanzó en Kosovo en el 2009. Otras regiones occidentales desarrolladas como Escocia, Quebec o Catalunya tiraron la toalla hace tiempo, ante el rechazo demostrado por su población en sus respectivos referenda. En el caso vasco, el éxito tuvo mucho que ver con la capacidad de Nicolas Sarkozy -hoy emperador de Francia- para encarar el futuro con audacia y sin hipotecas. Al fin y al cabo -le espetó el francés a Felipe VI- vuestro destino se llama Iberia. Y no nos va mal, la verdad. De hecho, la provincia portuguesa del norte crece a velocidad de crucero y sólo hay que lamentar algún conflicto con la especulación inmobiliaria en Madeira (todos concejales del PP). Por supuesto, Cantabria y La Rioja gozan de privilegios forales y no nos podemos quejar, diga lo que diga Viena (la nueva capital política de Europa tras la desaparición de Bélgica).

Movilidad a la europea

En mis predicciones para el 2008 me aventuraba a señalar que este iba a ser un buen año para el transporte público y malo para el privado. De esto último no andaba yo muy desencaminado. Al precio de la gasolina hay que añadirle el acoso fiscal para las matriculaciones de nuevos vehículos contaminantes y otras iniciativas como la del excelentísimo ayuntamiento de Berlín, que limita el acceso rodado al centro de la ciudad. Si bien no es la primera ciudad en plantear una medida de este tipo.

Ante acciones a la europea como esta hay dos tipos de reacciones a la española. La progresista cabreada (a ver si aprendemos de los europeos) y la liberal cabreada (a mí nadie me puede coartar mi libre movimiento). Yo me decanto por la primera, aunque sin demagogias ni cabreos. Y es que no pasa nada por copiar lo que funciona en otra parte, como sucede, por cierto, con las ayudas continentales al alquiler o a la familia, que proliferan en países conservadores y socialdemócratas.

El vaso está rebosante

¿Quién dijo miedo? El vaso del optimismo está que se sale. Por lo menos así lo ve mi paisano, el banquero, cuyo negociete va a superar los 8.000 millones de revalorizados euros. Él sí que tiene bien interiorizado lo que vale el vil metal. Espero que nuestros nuevos socios, malteses y chipriotas, lo aprendan rápido y dejen buenas propinas.

Jesús Caldera no parecía tan rebosante de felicidad al transmitir el dato del desempleo. Claro que su vaso es algo más pequeño que el de mi paisano. Por suerte lo ve medio lleno y el año va a ir bien, al menos hasta el 9 de marzo. Luego ya veremos.

El INE nos da otro horrible dato, el IPC armonizado. Ese 4,3% de subida de precios nos cuadra bastante a los consumidores. De todas formas, no se me emocionen los caseros, que todavía hay que esperar el dato del IPC a la española, ya que el de hoy es para consumo interno de Eurostat.

Autor del blog

Envía tu consulta

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar