2008 es el Año de la Rata para los chinos. No sé. Para los amarillos igual es un gran año, para los europeos permitidme que lo dude, y no me hace falta leer ningún horóscopo. Sólo es una excusa para empezar mi último artículo del año.

En política dicen que va a ser el año de Hillary, aunque eso se verá casi al final del año. Tendremos, eso sí, espectáculo mediático asegurado. Mientras tanto, los españoles vamos más que sobrados con dos meses de campaña electoral intensa y el 10 de marzo escribiré -Dios mediante- un artículo titulado Ha sido la vivienda, estúpido. Sentencia que podrá explicar tanto una eventual victoria de Zapatero como una improbable aunque no descartable derrota.

En lo económico nos espera, para bien o para mal, un annus horribilis. Cierre de grifos bancarios en todo el mundo, bajada de la cotización del ladrillo, subida del petróleo y bienes básicos... En fin, continuación de este último trimestre y confirmación del fin de un ciclo económico. Que no será, necesariamente, muy largo pero sí muy pedagógico. Espero que los mercados hagan más caso a Trichet que a Bernanke y se dén cuenta de que el modelo basado en el dinero fácil y rápido es cimiento de arenas movedizas.

Y en Cantabria preveo pocas sorpresas. Todo dependerá de que el guión electoral se cumpla al pie de la letra y de que el cambio climático no revuelva demasiado el parte meteorológico. Buen año para los partidarios del transporte público y malo para los viciosos del coche. En breve me explicaré debidamente.

No opino ni del Racing ni de la Pantoja, para eso lean otros blogs, que abundan. Eso sí que no tiene marcha atrás: la web 2.0. Veremos a nuestros dirigentes fiarse más de lo que escribimos la gente normal en la Red que de las falsas estadísticas, que todo lo manipulan. Cosa que, por cierto, ya he señalado más de una vez en esta bitácora. Y me alegro de que la prensa oficial lo diga bien alto.

Pues con lo dicho, se acabó lo que se daba. Así que, como el dinero no da la felicidad, puedo decirlo de verdad: FELIZ AÑO 2008.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar