Los ciudadanos votan con los pies (también los de Bilbao)

A veces es difícil no cruzar la frontera entre la economía y la política: quieres hablar de la primera con objetividad y de repente te encuentras defendiendo o criticando ideas de partido. Y la dificultad se vuelve imposibilidad cuando el tema son, precisamente, las fronteras territoriales. Así que, después de un día y una noche enfriando las ideas y los sentimientos por la Tierruca, me dispongo a decir cuatro verdades sobre las viejas pretensiones anexionistas de nuestros vecinos. Por partes, con claridad:
  1. Colocar un titular en primera página de domingo no es inocente, hablando con rigor. Lo de ayer no era una noticia, era un publireportaje. Con ánimo de provocación. Lo siento, amigos diariomontañeses. Mal hecho.
  2. Un partido que está vigilado por lupas de los tres poderes, que ni siquiera tiene representación en el Parlamento Vasco, sólo tiene derecho a soñar. Otra cosa es que el señor Ibarretxe se plante un día en la Bien Aparecida con la ikurriña. Entonces el hecho consumado será contestado con otro hecho consumado. Cántabros que somos. Y un poco brutos.
  3. No es casualidad que el titular salga en pleno debate sobre el AVE. Y aquí se os ve el plumero castellanista, amigos diariomontañeses. Faltaría más que no tuviérais opinión propia pero anular argumentos estratégicos de peso apelando al sentimiento por La Marinera me parece juego sucio.
  4. Tampoco es casualidad que el publireportaje coincida con la medida anunciada por el Ayuntamiento de Castro de subir el IBI a los vecinos no empadronados. Está claro que va a hacer falta algo más que eso para corregir el problema fronterizo, que no es de mapas, sino de cobrar por utilizar servicios públicos. Nada más irreprochable, legítimo e inteligible por todos, por mucho que algunos se quejen.

Por mucho que los vascos parezcan diferentes, ellos también votan con los pies, esto es, eligen donde vivir, donde trabajar y donde tributar. Se ve que con Cantabria lo tienen más claro que el agua. Así que habrá que proponer medidas inteligentes, no sólo desde los ayuntamientos afectados, sino desde Puerto Chico y desde San Rafael. Menos aspavientos dialécticos y más soluciones. Que el tema ya es demasiado viejo.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar