Mira que me ha costado pensar el título de esta entrada. Con lo fácil que hubiera sido abrir con un simple De nuevo la economía, estúpido. O un empalagoso pero oportuno Hoy he tenido un sueño. Lo relevante es que ya está, ya nos lo podemos creer: estamos en el primer día del resto de nuestra Historia. Y lo único que espero de Obama es que se despierte ya del sueño y no abuse de la fama que se ha ganado.

Obama va a ser más poderoso que su antecesor porque su partido tiene mayoría en las dos Cámaras y en el Tribunal Supremo -curiosa división de poderes en la principal democracia del mundo-. Creo que no es buena tanta concentración de poder pero confío en que el nuevo presidente compense este exceso con talante y multilateralismo, dos cualidades que van más allá del buen rollito.

Y lo que está claro es que Obama puede y debe cubrir la ausencia de liderazgo que afecta a la economía mundial desde que alguien firmó el parte de defunción del capitalismo tradicional. Abusando un poco de las mismas palabras de Obama, Wall Street (la economía financiera) puede recuperarse con una batería coordinada de medidas pero Main Street (la economía real) necesita una cabeza visible que oriente las expectativas en alguna dirección. Reconozcamos que en el corral comunitario europeo hay demasiados gallos reunidos y ningún líder con las ideas, la credibilidad y la pedagogía que requieren las circunstancias.

También confío en que el brazo económico de Obama -el premio Nobel Paul Krugman- nos devuelva algo del prestigio perdido a los economistas. Con independencia de que estemos de acuerdo o no en que el mercado es malo malísimo, creo que su aportación será digna de tener en cuenta.

El presidente no tomará posesión de su cargo hasta el 20 de enero, pero no creo que haya que esperar demasiado para notar su influencia. Me pregunto si no dispondrá alguna silla de más para la reunión del G-20.

Suerte a todos.


Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar