¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Luz y Gas. Ahorro Enérgetico.
Factura luz y gas, Tarifa de ultimo recurso, Potencia eléctrica (kW), Interruptor de control de potencia (ICP)

¿Cómo conseguir ahorro en la calefacción? Consejos útiles

Ya ha llegado el frío, y parece ser que ha venido para quedarse. Conviviremos con él durante unos meses, por lo que es recomendable conseguir un buen ahorro en calefacción para obtener un uso eficiente de energía y bolsillo. Por ello, desde este post te proponemos unos cuantos consejos útiles y te avisamos con antelación, igual que en la serie de tv de moda con su famoso lema: "Winter is coming".

Ahorro calefacción: Consejos

A pesar de que el calor no quería marcharse, llegado el mes de noviembre era algo inevitable, lo que ha supuesto una despedida difícil para muchos. Ahora llega la temporada de mangas largas y pies helados, y una época complicada para muchas familias españolas, con unas facturas energéticas por las nubes que hacen de la "pobreza energética" de muchos hogares un serio problema nacional.

Para intentar hacer más llevadero el periodo gélido que nos espera vamos a recopilar una serie de consejos para poder hacer un uso eficiente de la energía y conseguir de nuestra vivienda un lugar acogedor en el que olvidarse del invierno. Además, cabe tener en cuenta que siguiendo tales indicaciones podremos conseguir ahorrarnos un buen puñado de €uros.

Para ello, primero analizaremos los sistemas energéticos más recomendados según la tipología de nuestra vivienda, ya que es importante partir de un sistema de instalación acorde con la misma. Después, enunciaremos 10 recomendaciones para maximizar el confort en nuestro hogar a la vez que minimizamos el consumo energético y nuestros gastos en las facturas. Empezamos.

 

 

Sistemas energéticos más habituales

Así como coincidiremos en que resulta básico empezar a construir una vivienda desde los cimientos, y no por el tejado, también deberíamos estar de acuerdo en que si queremos ser eficientes en nuestro consumo de energía para ahorrar energía y dinero, lo lógico es escoger un sistema de instalación acorde con el tipo de vivienda que utilizamos. Puede resultar algo obvio, pero vale la pena plantárselo con detenimiento y valorarlo suficientemente antes de tomar ninguna decisión, pues va a ser la base a partir de la cual gire nuestra facturaEn este caso empezar con buen pie es muy importante.

Para poder realizar una buena elección debemos tener en cuenta diversos factores:

  • Zona donde está situada la vivienda (cálida o fría)
  • Tipo de casa (unifamiliar, piso, nueva, vieja,...)
  • Aislamiento
  • Número de personas residentes
  • Tiempo de estancia en la vivienda

Según caso, decidiremos que sistema es el más indicado (gas, estufa, electricidad,...). A continuación, explicamos brevemente los sistemas más habituales según el tipo de vivienda:

  • Gas Natural: recomendable para primeras viviendas y zonas frías. Se trata de una buena opción si además suminstra agua caliente y la cocina es de gas. En la actualidad se trata del sistema más utilizado.
  • Gasóleo C:  ideal para chalés independientes o de grandes dimensiones. Hay que tener en cuenta qu este sistema exige una inversión fuerte.
  • Pallets de Madera- Estufa: perfecta para nuestra segunda residencia, zonas de climas templados o viviendas que necesitan puntualmente refuerzos de calor.
  • Eléctrica: recomendada para viviendas de poco consumo, es decir: segundas residencias, apartamentos, viviendas situadas en climas templados o personas que no pasen mucho tiempo en casa.

Una vez analizada la base para un buen ahorro en calefacción, que es contar con el sistema más adecuado en nuestra vivienda, pasamos a proporcionar una abanico variado de consejos útiles para conseguir dicho objetivo.

 

Consejos útiles para conseguir un considerable ahorro en calefacción 

Debería resultar ético hacer un uso responsable de nuestro sistema de calefacción que nos pueda permitir conseguir un ahorro considerable sin llegar a pasar frío en nuestra casa. Es más, mataríamos dos pájaros de un tiro, ya que lo agradecerían tanto el medio ambiente como nuestro bolsillo. Para ello, vamos a explicarte unos cuantos consejos que deberías tener en cuenta durante el largo invierno que nos espera:

  1. Comprobación de que no existan fugas de energía en ventanas y puertas exteriores. Caso de haberlas, es conveniente instalar burletes y cintas de material aislante para ajustarlas. Es imprescindible encontrar los sitios por donde se filtra el aire frío que proviene del exterior y encontrar la forma más conveniente y segura para impedirlo. Para las filtraciones que tienen que estar abiertas por motivos de seguridad (salidas de humo y rejillas de ventilación) es recomendable cerrar las puertas de dichas habitaciones cuando no estén siendo usadas. Estas simples medidas pueden suponer un ahorro del 30% en nuestro gasto (según IDAE).
  2. Refuerzo del aislamiento térmico de las paredes, suelos y techos mediante el estuco sintético, para poder reducir las filtraciones de aire. Caso de no poder realizar dicho aislamiento, existen otras opciones más siples como utilizar pinturas que son capaces de atrapar el calor de la luz y mantenerlo en la habitación.
  3. Las alfombras reducen la pérdida de calor a través del suelo, por lo que su colocación también es recomendable. Incluso los aislantes detrás de los zócalos resultan eficientes a la hora de evitar fugas y mantener la sensación térmica en un punto idílico.
  4. Llegado el frío, resulta de vital importancia bajar las persianas durante la noche y sacar el máximo provecho de las horas de sol, por lo que es recomendable dejar entrar los rayos de sol a través del cristal de la ventana durante el día.
  5. Resulta fundamental ventilar bien la casa para conseguir evitar la acumulación de gases y humedades, y se debe hacer durante todo el año, no solo en los periodos de frío. 10 minutos dan de sobra para ventilar bien el aire de cualquier habitación. Este método evitaría la necesidad de consumir más energía de la necesaria  a la hora de recalentar el aire, pero hay que tener mucho cuidado en no pasarse de tiempo, ya que podríamos enfriar en exceso la vivienda, lo que implicaría un mayor consumo de energía para que la calefacción devolviese la vivienda a su temperatura adecuada.
  6. También es recomendable purgar los radiadores una vez al año como mínimo, ya que el aire dentro del radiador no calienta. Los radiadores de agua funcionan al calentar el líquido en la caldera, que al mismo tiempo calienta el metal. Por tanto, si el agua fluye con total libertad aumenta la eficiencia y el ahorro de los aparatos es mayor.
  7. Volviendo a los radiadores, no se deben utilizar para secar la ropa. Parece algo obvio, pero es una práctica bastante extendida. Para secar la ropa lo mejor es dejarla al aire. Al secarla en los radidadores se llena el aire de una humedad que es bastante incómoda además de reducir la eficiencia energética de tal calefacción y consumir bastante más energía.
  8. Es recomendable tener un termostato a mano. Disponer de un sistema encargado de encender y apagar de forma automática la calefacción si tenemos en cuenta que la temperatura de la casa resulta de "vital importancia" (según IDAE). Las viviendas que cuenten con radiadores tienen la posibilidad de instalar  un termostato individual en cada uno de ellos.
  9. Conseguir una buena temperatura de confort. Según IDAE, la temperatura ideal para el confort del ser humano se encuentra en la horquilla que va desde los 19ºC a los 21ºC. A la hora de irse a la cama, dicha recomendación oscila entre los 15ºC y los 17ºC. Cabe apuntar que temperaturas que superen los 23ºC resecan el aire y dan sensación de incomodidad. Se debe tener en cuenta un dato esclarecedor en este aspecto, y es que cada grado más de temperatura supone un 7% de gasto de combustible, así que vale la pena pararse a valorar si conviene utilizar otra manta o un jersey antes de echar mano del termostato.
  10. Es recomendable realizar buen mantenimiento de la caldera para poder conseguir un consumo óptimo.

 

Para concluir con el artículo, quizás mencionar que la temperatura adecuada no es la que nos permite andar ligeros de ropa por casa. Hay que tener un poco de sentido común. Un buen jersey, unos pantalones largos, o una buena manta para los ratos de sofa (mejor si la acompañamos con peli, palomitas y buena compañía) son comodísimos y pueden conseguir ahorrar dinero y emisiones.

Por otro lado, puede valer mucho la pena moverse e implicarse un poco para conseguir un buen precio, lo que implica un ahorro mucho mayor. Para ello, es posible apuntarse a una "compra colectiva de energía" para particulares que se organizan desde diversos ámbitos (por ejemplo, OCU). Es totalmente gratis y no exigen ningún compromiso, y la cuestión está en que cuantos más usuarios haya registrados mayor es el ahorro conseguido.

Si has tenido la paciencia de seguir leyendo hasta llegar a este punto (hay que tener valor, pero es de agradecer), ya no tienes escusas para conseguir un ahorro en calefacción. 

 

¿Conoces algun otro método o información para poder conseguir un ahorro en la calefacción? No dudes en compartirlo con nosotros a través de los comentarios.

Descarga la guía de energía

En la guía gratuita de energía podrás encontrar todo lo que necesitas saber sobre luz y gas: cómo leer tus facturas, qué potencia contratar o cómo reclamar a tu comercializadora de energía ¡Descárgala de forma gratuita!

Quiero mi guía 

Autor del blog

  • Rankia

    Portavoz oficial de la empresa editora de este sitio web Rankia

Envía tu consulta

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar