Ahorra en las facturas: ¿Gas o electricidad?

Tipos de Calefacción: ¿cuál nos conviene más?

Existen distintos sistemas de calentar y/o enfriar nuestro hogar. La elección de unas u otras dependerá de muchos factores, por ejemplo del tipo de vivienda, de los metros cuadrados, de las instalaciones que ya incluya, de la temperatura de la zona geográfica, entre otros muchos. Pero la pregunta que la mayoría de consumidores se hacen es, ¿me conviene una instalación de gas o eléctrica?

Existe la opción de contratar ambas, luz y gas junto. Pero algunos consumidores prefieren la contratación individual, solamente de una de estas energías.

A continuación, nombramos los principales mecanismos de calefacción y algunas ventajas y desventajas de sus componentes.

 
 

Calefacción eléctrica

Radiadores

Son rentables para los hogares con un consumo de calefacción bajo. El coste de las estufas/radiadores es económico.

Convección forzada

Los aparatos de convección forzada se componen de unas resistencias eléctricas que aportan el calor y un ventilador que impulsa el aire caliente. Se denominan de convección forzosa cuando se les añade un mecanismo: ventilador, turbina, etc. para acelerar el proceso de la convección natural.

Calentadores por convección natural

Se denominan convectores porque permiten la entrada de aire fría por la parte inferior, subiendo y calentándose al subir a través de las aletas del aparato.

Una de las ventajas de la calefacción eléctrica es que es una de las energías consideradas más limpias, sin emisión de olores, gases ni residuos al no haber combustión. Pero el principal inconveniente es el precio. Desde la liberalización del mercado eléctrico en el 2009 el precio de la luz no ha parado de crecer. Actualmente es la calefacción más cara.

La evolución de los precios de la luz ha sido una constante subida, como podemos observar en el gráfico.

evolucion_precios_electricidad

Claramente, con la incertidumbre del sector y el nuevo sistema de facturación los consumidores están rechazando cada vez más la opción de instalar en su hogar calefacción eléctrica.

Calefacción radiante

  1. Aire
  2. Agua
  3. Electricidad

Funcionan a través del proceso conocido como radiación o transferencia directa de calor a una superficie fría. Se dividen en dos tipos: radiadores y suelo radiante. Los suelos radiantes necesitan una obra  más compleja para la instalación que los radiadores.

Este tipo de calefacción está basado en agua, utilizando un mínimo de electricidad. Su ausencia de pérdida de electricidad le convierte en uno de los sistemas más eficientes. El inconveniente es que se necesita una inversión elevada y la necesidad de contar con tuberías separadas.

Calefacción por Gas

Condensación a gas

La caldera de condensación son calderas estancas y tienen el mismo funcionamiento que las calderas de baja temperatura. Pero con la ventaja de aprovechar el calor o la energía de los gases de escape. Su rendimiento es muy elevado. Regulan la temperatura en función de la demanda energética. Los sistemas más comunes son los anteriormente mencionados: radiadores y suelos radiantes. Para instalar una caldera de condensación es imprescindible que nuestra vivienda cuente con suministro de gas canalizado. Solamente un 28% de los hogares lo tienen instalado.

Gas

Para poder instalar un sistema de calefacción por gas natural, se necesita una caldera de gas conectada a un sistema de tubos por los que circula el agua. Se instalarían por todo el hogar radiadores por los cuales se transmite el calor que viene dado por el agua caliente.

Condensación a gasóleo.

Las calderas de gasoil son aquellas que usan como combustible el gasoil o gasóleo, son baratas y tienen un mantenimiento relativamente sencillo. Por el contrario, contaminan más que aquellas que usan gas natural o biomasa.

El precio actual de este combustible es bastante elevado y no resultaría muy económico su coste medio anual.

Bomba de calor Aire / Agua.

El calor absorbido del aire exterior, el suelo o el agua subterránea se transfiere directamente al aire de la superficie que queramos calentar.

Con la bomba de calor aire-agua el calor se toma del aire exterior y se transfiere a un circuito de agua de calentará o enfriará un suelo o techo radiante., o también con otros aparatos como radiadores, aerotermos o ventiloconvectores.

Es económico porque todos los circuitos eléctricos necesitan poca energía para funcionar  y el resto de energías son totalmente renovables.

¿Qué nos conviene instalar si no tenemos gas natural?

Sin gas natural deberíamos plantearnos bien la pregunta de qué instalación o qué calefacción nos conviene más.

Pongamos el ejemplo de un hogar de menos de 100 metros cuadrados y en una zona templada, nos bastaría con una instalación de calefacción de apoyo, es decir, una combinación de radiadores y convectores eléctricos; y un termo eléctrico para el agua caliente.

Por otro lado, imaginemos que tenemos un hogar de más de 100 metros cuadrados y vivimos en una zona fría. Nos convendría instalar un sistema de acumuladores eléctricos, a poder ser con tarifa de discriminación horaria; y un termo eléctrico para el agua caliente.

Si vivimos en una vivienda unifamiliar grande en una zona templada, la mejor opción es instalar una caldera mixta de gas propano, en botella, para la calefacción  y el agua caliente, con sus correspondientes radiadores. O, también, podemos instalar un sistema eléctrico de convectores, además de un termo eléctrico para el agua caliente.

Sin embargo, si tenemos en cuenta el caso anterior, pero ahora nos encontramos viviendo en una zona fría es preferible una bomba de calor eléctrica y un termo para el agua caliente.

Como podemos observar en el gráfico de a continuación la comparación entre los distintos sistemas de calefacción son claras, la que nos resultaría más cara es la calefacción eléctrica y las más rentable el gas natural.

Fuente: tarifasgasluz

La instalación del gas natural en la vivienda supone un mayor coste que la eléctrica, pero en el largo plazo conseguiremos ahorrar.

  1. en respuesta a Lizpiz
    #2
    07/05/14 08:39

    Buenas Lizpiz, la verdad es que el gas resulta más barato que la electricidad si comparamos el precio a pagar en ambas modalidades. Pero, esperaremos a ver qué pasa con las nuevas tarifas a partir del 1 de julio.
    Muchas gracias por la corrección, errata corregida.
    Un saludo.

  2. #1
    06/05/14 22:39

    Antonia gracias por el estudio.Seria interesante también,comparar a que sale el kw en las diferentes modalidades,aunque mucho me temo,que serán variables con el tiempo,pues lo mismo nos las suben que nos las bajan,más subir que bajar,por desgracia.
    Asi,que ahorraremos con el gas natural,sino suben los precios a las nubes,como han hecho con el gasoleo.
    Por último,observo una errata,donde pone bombona de calor eléctrica,debería poner bomba de calor eléctrica.
    Un saludo.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar