Claves para entender mi factura de luz

Cambios en la factura eléctrica: ¿Cómo entender nuestra factura de luz?

A partir del pasado 1 de abril entró en vigor la nueva reforma eléctrica que se aplicará el 1 de julio de este año. El procedimiento de cálculo cambia y, con ello, nuestra factura. A continuación, explicaremos algunas claves para entender la nueva factura eléctrica. Además de ello, nos pueden surgir preguntas frecuentes relacionadas con este suministro que debemos tener claras.

A 17 millones de personas les cambiará la factura. Los acogidos a las TUR dejarán de pagar el precio regulado por el Gobierno y pasarán a pagar por hora. Hasta la aplicación de la reforma, hasta el 1 de julio, pagaremos un precio provisional que se revisará cuando nos llegue la primera factura con el nuevo sistema. Es decir, desde el 1 de enero hasta la llegada de la nueva factura que será a finales de abril, se revisará cuánto hemos pagado, y si hemos pagado más de lo que marcaba el pool, las comercializadoras nos devolverán la diferencia.

Claves para entender mi factura de la luz

El primer trimestre, claramente, hemos pagado bastante más de lo que figuraba el precio en el pool. De modo que, por ahora, nos tienen que devolver dinero.

¿Cuándo nos devuelven el dinero?

La primera devolución, la que comprende el primer trimestre del 2014, será a partir del 15 de mayo, con la llegada de la factura. La cantidad variará dependiendo del hogar y del consumo.

La segunda devolución, que sería por el tercer trimestre, que comprende los meses de abril, mayo y junio, no se sabe si saldremos a pagar o a que nos devuelvan, dependerá del mercado mayorista eléctrico, pool.

¿Coste de la factura?

Por nuestra factura pagamos:

  • precio variable del kWh según el mercado (pool) + peajes o tarifas de acceso + un margen para las eléctricas (el tope de este margen lo fija el gobierno).

Nuestra factura se compone por:

  1. Término fijo de potencia. A más potencia contratada mayor coste. Actualmente el coeficiente del término fijo ronda los 3,5 €/kWh al mes o, lo que viene siendo lo mismo, 35 €/kWh al año. Varía en función de empresa y potencia contratada, es mayor si nuestra potencia es superior a 10 kWh y menor si nuestra potencia contratada es menor a los 10 kWh.
  2. Energía consumida. Actualmente, el término de energía ronda los 0,12 €/kWh - 0,14 €/kWh. Y nos cobrarán los kWh consumidos en el período que indica la factura. Con la nueva reforma, este precio variará cada hora. Y en nuestra factura se detallará en qué horas del día hemos consumido y cuánto, multiplicado por el precio del kWh en ese mismo momento. Supone una enorme complejidad y gran cantidad de número que verificar.
  3. Impuesto sobre electricidad
  4. Equipos de medida, en el caso de que el contador no sea nuestro (coste fijado por el Gobierno).
  5. Y, el IVA.

¿Qué pasa con los contadores?

Los consumidores o bien tenemos un contador analógico o bien uno digital. Si tenemos el digital veremos el precio del kWh cada vez que cambie, si tenemos el analógico, no podremos ver el precio del kWh, por ello, nos deberán facturar por consumos medios realizados en el período concreto y calculando una media del precio del kWh.

Además, las compañías ofrecen una tarifa plana, fija durante un año, normalmente, fijando un precio fijo y, según han declarado algunas de estas, en el caso de que estés pagando de más y al final del año hayas salido perdiendo, tendrás la opción de que te devuelvan el sobrecoste, pero sobre este método no hay nada claro.

¿Qué ocurre con la Discriminación Horaria?

Puedes seguir disfrutando de esta tarifa, pero puede que se te presente un inconveniente. La discriminación horaria se basa en que en determinados períodos tu coste energético era menor que en otro período del día. Pero ahora, al no regular el precio de kWh el Gobierno, no sabrás si realmente en las horas valle es más económico. Es decir, probablemente por la noche, de 22:00 horas a 12:00 horas el coste, que anteriormente era más bajo, no lo sea con la nueva facturación.

¿Adiós a la TUR?

Realmente, aunque parezca contradictorio, la Tarifa de Último Recurso, que pasó a denominarse PVPC, precio voluntario al Pequeño Consumidor, no desaparece.

La TUR pasa a ser el BONO SOCIAL. El Bono Social también cambia. Anteriormente el bono social hacía referencia a la ayuda que el gobierno ofrece a ciertos colectivos.  Consiste en no aumentar el coste de la TUR a los hogares de menos poder adquisitivo, sino que se les cobraba exactamente el importe de la tarifa del 1 de julio de 2009.

Pero, con la reforma, el bono social no será dicho importe sino que será un descuento del 25% sobre los precios reales. Y pasará a denominarse bajo las siglas de la TUR.

 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar