¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog Luz y Gas. Ahorro Enérgetico.
Factura luz y gas, Tarifa de ultimo recurso, Potencia eléctrica (kW), Interruptor de control de potencia (ICP)

El polémico sistema futuro de facturación eléctrico

La futura factura de la luz cada vez causa más incertidumbre

Cuando vemos la factura eléctrica nos vienen muchas preguntas a la cabeza. Muchas de ellas se refieren a cómo pagaremos por nuestro consumo eléctrico y si sabremos entender todo lo que se nos están cobrando. Los cambios afectarán a todos, tanto a consumidores de libre mercado como a los que tengan contratos con comercializadoras, denominadas tarifas de último recurso (TUR).

Desventajas del modelo

En posts anteriores hemos venido diciendo que la reforma eléctrica conlleva más desventajas que ventajas, por lo que parece. Pero todo se ha de decir, no hemos presenciado aún sus consecuencias así que no podemos saber con cierta seguridad si nos perjudicará tanto como parece (pero lo más probable es que sí lo haga). Las críticas no son muy buenas, debido a la complejidad del nuevo sistema de facturación eléctrico. Y una señal de ello ha sido el retraso de la aplicación de esta dos meses, que da a pensar si realmente estamos preparados para soportar tal cambio. Todo apunta a que, como prácticamente siempre, saldremos perjudicados los pequeños consumidores.

Una ventaja posible del nuevo modelo es solo para algunos pocos. Para aquellos que tengan contador digital y consuman en las horas en las que el coste sea bajo.

           

 

Composición de la factura

La factura se compone de estos tres pagos:

  1. El coste de la energía. La futura volatilidad de este es lo que más preocupa. El coste de la energía será volátil debido a que las energías renovables, la hidráulica y la nuclear entran por completo en el sistema. Los días en los que haya mucho viento o mucha cantidad de agua desalojada de las presas por las hidroeléctricas el coste energético será menor a un día sin viento. Si el día no aporta energía entra la proveniente del carbón nacional, extranjero y otros ciclos que suponen un coste mayor para el consumidor. Y otra característica de dicho coste es que solo los 7 millones de consumidores de un total de 27 millones poseen contador digital y a ellos se les facturará por hora. A los restantes mediante medias en el período de consumo. El 35 % de coste de nuestra factura se corresponde al coste de la energía.
  2. Los impuestos. Representan nada más y nada menos que el 26,6 % aprox. del coste de la factura. 21% del IVA, 5% de impuestos especiales. Y cada Comunidad Autónom establece un impuesto de 5% en los recibos de la luz.
  3. Los peajes. Suponen un 47% aprox. del coste de una factura. En 2013 estos costaron a los consumidores 21.000 millones de euros. Una parte de estos, aproximadamente la mitad, son los costes asociados, que se dividen de la siguiente manera:
  • El 75% de estos costes asociados van destinados a pagar la diferencia que existe entre lo que los productores de renovables reciben por la energía vendida, con respecto a lo que el Gobierno les prometió abonar, subvención al Régimen Especial.
  • Un  15% se destina para que las islas no tengan un sobre coste energético.
  • Un 6% va destinado para las grandes industrias que se comprometen a cortar su suministro en el momento en el que se produzca una sobrecarga en la red eléctrica. 
  • Un 2% que garantiza la compra de carbón nacional, disminuir la entrada de carbón extranjero.
  • Y el 2% restante va destinado al bono social.

¿Qué es el bono social?

El bono social eléctrico es un descuento que se estableció para proteger a las personas con menos recursos. Suponía un descuento del 25% sobre el precio oficial de la luz, PVPC (Precio Voluntario al Pequeño Consumidor).

En el nuevo borrador del RD (Real Decreto), que se modificó pocos días atrás, sigue vigente dicho descuento. Pero lo que no se manifiesta es que existen dos bonos:

  • Bono Social del 2008, denominado también tarifa social. Daba la posibilidad de descuento a los contratos menores a 3 kilovatios de potencia, si el cliente lo solicitara. El descuento era que dichos consumidores no pagaban la parte fija del consumo eléctrico, el término fijo de potencia quedaba reducido a un coste de 0 para ellos.
  • Bono Social del 2009. La diferencia que contemplaba este era que el descuento se aplicó automáticamente, sin necesidad de que el cliente lo solicitase. No anulaba la cuota fija sino que abarataba el coste del kilovatio, los requisitos para beneficiarse eran menores.

El actual problema es que hay un desbarajuste tan grave que se puede dar la situación de que una familia con pocos recursos esté pagando grandes sumas por la cuota fija de la factura, ya que estaría acogido al bono de 2009. Mientras que otra familia, con más poder económico, no lo esté pagando porque se le aplicó el bono social de 2008.

Las familias más afectadas serán aquellas de rentas bajas que hasta el momento no han estado pagando el término fijo, pero que a partir de la nueva reforma lo harán y la subida de su factura será desorbitada en comparación a las de antes.

Estamos ante una gran incertidumbre. En los días restantes las cosas pueden cambiar. La puesta en marcha de la nueva facturación queda aplazada para el 1 de junio, pero hasta tal día no hay nada definitivo. 

 

Descarga la guía de energía

En la guía gratuita de energía podrás encontrar todo lo que necesitas saber sobre luz y gas: cómo leer tus facturas, qué potencia contratar o cómo reclamar a tu comercializadora de energía ¡Descárgala de forma gratuita!

Quiero mi guía 

Autor del blog

  • Rankia

    Portavoz oficial de la empresa editora de este sitio web Rankia

Envía tu consulta

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar