Incentivos en startups: Stock options (opciones sobre acciones)

Este contenido tiene más de 8 años

Un aspecto clave den el desarrollo de una startup es  hacer que sus personas clave se impliquen en el proyecto. Una de las herramientas para conseguirlo son las stock options (opciones sobre acciones).

¿Qué son las stock options?

Las stock options u opciones sobre acciones, son un derecho que se otorga por parte de la empresa a determinadas personas consideradas clave, que les permiten comprar acciones de la compañía durante un tiempo determinado, y a un precio fijado.

 

Las principales motivaciones para las compañias para entregar stock options son las siguientes:

 

  • Mantener y atraer a las mejores personas.
  • Implicar a sus personas como propietarios de la empresa.
  • Ofrecer un incentivo importante, pero perjudicando lo menos posible la caja de la empresa (tema crítico en startups).

 

¿Cómo funcionan las stock options?

 

Cuando la empresa entrega las opciones, fija un precio de la acción al que se suele llamar “strike”: normalmente es el precio de mercado de la acción en ese momento.  Si la opción tiene una vigencia de 3 años,  el beneficiario podrá comprar la acción durante esos 3 años al precio al que se emitió: si la acción sube, el beneficiario puede conseguir unos jugosos beneficios. Normalmente las stock options no se pueden ejercitar durante un tiempo determinado.  Veamos un ejemplo concreto:

 

La empresa “$SA” da a su responsable de I+D 100 opciones de compra para comprar la acción de “$SA” a 50 euros la acción. Las opciones se pueden ejercitar durante un año, a contar desde el 1 de enero de 2015. 

Si el 1 de enero de 2015 la acción de “$SA” vale 75€, el beneficiario de los derechos puede convertir las opciones en acciones: comprar 100 acciones pagando solo 50 euros por acción cuando valen 75€.  Su “beneficio” habrá sido de 2500 euros.

 

A partir de este sencillo planteamiento, se puede ir complicando hasta donde queramos. Pero si se quiere utilizar como incentivo,  la complicación no suele ser recomendable. Con las crisis de bolsa de los últimos años, ha habido muchas compañías  que han tenido que “repensar” y reconstruir su sistema de stock options por que al no subir el precio de la acción, el efecto ha sido el contrario al que se deseaba.

 

Las empresas suelen establecer un período de ejecución:   las opciones se podrán ejercer durante un período de ejecución “vesting period” de “x” años:  Por ejemplo, se puede establecer un período de 3 años, en el cual, un tercio de las opciones se puede ejecutar en el primer año, otro tercio en el segundo y el último tercio en el tercero.

 

No hay que olvidar que las stock options tienen un periodo de expiración:  si no se ejercitan dentro del mismo, caducan y pierden todo su valor.  Por otra parte, las opciones se suelen condicionar a la permanencia en la compañía: si abandonas la empresa, pierdes tus opciones.

 

En las compañías que no cotizan en bolsa, se establece un sistema de valoración de las acciones para poder aplicar las “stock options”.  Es recomendable el establecimiento de este sistema periódico de valoración, aunque no se cotice en bolsa, por permitir un mejor control sobre la empresa y en caso de divergencias entre accionistas puede facilitar la salida y la solución de las mismas.

 

En resumen, las stock options o opciones sobre acciones, pueden ser un sistema de incentivos positivo, pero debe utilizarse con criterio, para evitar efectos no deseados.

 

Juan Carlos Burguera. Abogado                             www.BurgueraAbogados.com

 

 

  

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar