Comercio mundial deprimido. Oportunidades

Este contenido tiene más de 12 años

Baltic Dry Index como indicador económico

El índice Baltic Dry Index es un índice (wikipedia) de la contratación de fletes marítimos de carga seca de las 26 principales líneas marítimas mundiales, administrado por el Baltic Exchange en Londres, su creación se remonta al año 1744. El índice es una evaluación del precio del transporte por mar de las principales materias primas como son principalmente carbón, mineral de hierro y granos y nos refleja la cantidad de contratos de envío de mercancías que se cierran en las principales rutas marítimas mundiales.

Obviamente, en la medida en que la economía mundial entra en crisis, se reducen los contratos de transporte y en consecuencia el Baltic Dry Index también desciende, por lo tanto es un indicador adelantado al mercado y se revela como un eficaz termómetro de la evolución de la economía mundial.

En tiempos de crisis, el PIB (Producto Interior Bruto) desciende, se produce una reducción de consumo y aumenta la pobreza, lo que supone una menor demanda de materias primas y una paralización del comercio mundial que impacta en las empresas navieras, quedándose numerosos buques anclados en los puertos.

Bien, a continuación vemos en la gráfica el impacto que la crisis global está teniendo sobre el BDI. La caída acumulada desde los máximos de la pasada primavera hasta los mínimos de diciembre ha sido de un espectacular 94%. La escasez de crédito, caída de la demanda, falta de confirmaciones crediticias en los fletes y enorme desconfianza han provocado semejante destrozo.

Con el sentimiento y la cotización de las compañías del sector de transporte marítimo por los suelos, está siendo momento oportuno para análisis y estrategias. Muy interesante para aprovechar una ya iniciada recuperación tras caídas superiores al 90% también.

Baltic Dry Index

Una de las principales tentaciones a evitar por todos los países, en su búsqueda de soluciones para sortear la crisis, es alimentar el afán proteccionista que tanto daño hizo en otras crisis como la de la gran depresión. Los gobernantes saben las consecuencias negativas que ocasionaría elevar el tono proteccionista, ellos mismos alertan de los riesgos, y defienden el entendimiento y la labor común entre los distintos países para evitarlo.

Sin embargo, con la otra mano dan instrucciones para favorecer el uso y consumo de productos nacionales, como hemos podido observar aquí en España con declaraciones de algún ministro alentando el consumo de productos españoles frente al resto o en USA con el designio de usar materiales nacionales exclusivamente para desarrollar el plan de infraestructuras.

La demanda mundial está deprimida, el FMI espera un crecimiento del PIB global para 2.009 del 0.5% el peor dato en décadas, el desempleo global merodea la cifra de 50 millones de personas y los datos de consumo no permiten proyecciones optimistas, de manera que un regreso del BDI a la normalidad no está a la vista, aunque sí cierta recuperación.

China ha disfrutado de un crecimiento espectacular durante décadas gracias a las exportaciones. Las autoridades están fomentando el consumo interno para que el crecimiento no sufra todo lo que sería normal en el actual entorno de caída precipitada de las exportaciones. Hasta el momento lo van consiguiendo con éxito, durante el año 2.008 las ventas al por menor chinas ascendieron un 21.6% -frente al 16.8% de 2.007- y la producción industrial lo hizo en un 12.9% mientras que la ocupación laboral creció en 11.2 millones de personas durante el pasado año.

El plan de estímulo del gobierno chino, dotado con $600.000 millones para infraestructuras, va a procurar la generación de nuevos cientos de miles de empleos en 2.009 y previsiblemente ayudará a mantener un crecimiento positivo para el conjunto de la economía estimado hoy en el en el rango 5% – 7%. También en este caso se pueden extraer ideas de inversión orientadas a determinadas compañías chinas, preferiblemente cotizadas en USA, que se puedan ver beneficiadas. Se trata de compañías de construcción, aluminio o cemento que se pueden comprar a precios un 90% inferiores que hace tan sólo un año.

El mercado en su conjunto ha pasado una semana convulsa, luchando con soportes satisfactoriamente y obviando al mismo tiempo las malas noticias relativas a resultados empresariales. Este es un signo de fortaleza que si se confirmara con el esperado plan de ayuda de la administración americana, tiene capacidad de promover un rally alcista de cierta entidad. No conviene descartar un escenario alcista del 16% desde los niveles actuales y para las próximas sesiones.

El plan se espera sea presentado la próxima semana y en este compás de espera resulta atrevido ponerse corto, por lo que mientras no se presente y evalúe el nuevo plan de estímulo americano, tampoco se espera una presión vendedora intensa.

SP500 Intradía, 60 minutos

Sp500 intradia de 60 minutos

Datos de sentimiento inversor negativos combinados (American Association Investors Intelligence) con los positivos, compras, por parte de los insiders (especialmente en el sector financiero) son otro buen síntoma de la posibilidad de asistir a un movimiento al alza en condiciones.

Las distintas divergencias positivas, a las que he aludido en recientes escritos, continúan en marcha y apoyan una resolución al alza, que por otro lado, será obstaculizada en caso de asistir a cierres del SP500 por debajo de la zona 780- 800 puntos.

Atentamente,

Sugerencias en [email protected]

Antonio Iruzubieta
CEFA. Certified European Financial Analyst
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar